La terrible historia del crimen de Miss Honduras y su hermana

La terrible historia del crimen de Miss Honduras y su hermana

El crimen de la reina de belleza de Honduras, María José Alvarado, quien iba a participar en el certamen internacional Miss Mundo, asesinada junto a su hermana Sofía, sacó a luz que Honduras tiene la mayor tasa de homicidios del mundo, con más de 90 asesinatos por cada 100.000 habitantes, casi el doble que países que también sufren altos índices de criminalidad como Venezuela, Belice y El Salvador.

Plutarco Antonio Ruiz, de 32 años, novio de la hermana de Miss Honduras, fue el asesino confeso. La historia del crimen es aterradora. Las mató por simples celos y por la impunidad que se vive en ese país.

El 13 de noviembre, Plutarco Antonio Ruiz, conocido narcotraficante, estaba en una fiesta con su novia  Sofía. La pareja discutió porque ella bailó con otro hombre. Ese fue el motivo por el cual éste hombre disparó a las dos hermanas 22 veces. Luego, con la ayuda de un amigo las enterró cerca de un río, bajo cal viva para que los cuerpos se descompusieran lo más rápido posible.

Al día siguiente, Ruiz fue a casa de las hermanas a invitarlas a almorzar y le dijo a su familia que las jóvenes se habían ido de la fiesta con otro hombre. Poco después, acompañó a su madre y a su tío a hacer la denuncia de la desaparición ante la policía.

Una semana después, los investigadores consiguieron que confesara y los llevaran hasta el lugar donde estaban los cuerpos. Con él arrestaron a tres personas más.

Los cadáveres de las jóvenes fueron hallados enterrados en las boscosas márgenes de un río en el departamento de Santa Bárbara, al oeste de Tegucigalpa, después de haber estado desaparecidas por una semana.

Ruiz fue presentado ante un tribunal para formalizar la acusación por el delito de "feminicidio", que en Honduras conlleva una pena de hasta 40 años de cárcel.

Al ver las cámaras de la prensa, lo único que hizo Ruiz fue reír.

Sobre el féretro de Maria José se colocó la banda de Miss Honduras Mundo, certamen que ganó en abril y que la iba a llevar al concurso mundial en Londres.

Ahora la familia de las jóvenes asesinadas están planeando salir del país, debido a que temen por sus vidas, según informó el MailOnline.

La madre de ellas, Corina Alvarado Muñoz, espera llenar la aplicación de asilo político en los Estados Unidos, esta semana pues tema que Ruiz tome represalias enviando a sus mafiosos, por ellas.

Ruiz es un temido traficante de drogas en el pueblo de origen de la familia, Santa Bárbara, al norte de Honduras, según la Policía.

Ajustes de cuentas con amenazas y la violencia han originado, según rumores, innumerables delitos por parte de Ruiz ligado a varios asesinatos y desapariciones en la ciudad pobre del país, según la policía local.

Corina, de 26 años, única hija restante de Muñoz, dijo: "Tenemos que salir del país porque no estamos seguros de lo que podría suceder si nos quedamos. Ya no estamos seguras y ahora estamos temiendo por nuestras propias vidas".

La revelación vino luego que se conoció que Ruiz está siendo investigado por la Agencia de Control de Drogas estadounidense (DEA), debido a que después del macabro asesinato, han salido a la luz sus supuestos vínculos con el tráfico internacional de narcóticos.

Acuerdos entre los dos países podrían permitir la extradición de  Ruiz, quien enfrentaría cargos por tráfico de drogas en los  Estados Unidos una vez que cumpla la condena que se le imponga en su país natal.

Santa Bárbara  es una de las ciudades principales  que cuenta con un corredor importante para el transporte de estupefacientes  a través de Guatemala y México,  hacia los Estados Unidos.

“Todo mundo en el pueblo sabe desde hace tiempo que Ruiz es un traficante de drogas, pero ahora debido a la publicidad que ha rodeado el crimen de Miss Honduras, él también está bajo el radar de la  DEA", dijo una fuente policial a MailOnline.

Sobre la relación de Sofía con Ruiz, la madre explicó, que no era la primera vez que la joven ignoraba el consejo de la familia.

Comentó que hace ocho meses, mataron al hombre con el cual ella (Sofía) había estado viviendo por casi un año.

La madre de las jóvenes asesinadas declaró que su hija Sofía conoció a Ruiz en una feria del pueblo: Ella tenía 18 años y el 29. "El acababa de abandonar a su esposa y era un borracho. Primero ella se negó, pero fue tan persistente que termino saliendo con él".

"Le dije que no era adecuado para ella, que era demasiado viejo y que no era una buena persona, pero ella no me escuchó. Empezaron a salir en secreto", contó.

"Sofía siempre estaba rodeado de la gente equivocada, la gente en la ciudad, con la cual  las chicas buenas no se involucran”.