¿Cuál es el asesinato más perturbador contado por los libros?

¿Cuál es el asesinato más perturbador contado por los libros?

    En su columna, Fernando Medina presentó cinco páginas de sangre de la litertura y se propuso elegir, junto a los conductores y la audiencia lectora, la más inquietante y oscura.

    Son innumerables las grandes obras literarias que sitúan su ápice dramático en un asesinato. De la tragedia griega a la novela realista del siglo XIX, de Shakespeare al siglo XX y la maestría de algunos guionistas cinematográficos, de Edgar Allan Poe -que inventó el género policial- a la novela negra y los cuentos de Borges. Primero están las vísperas del crimen, la trama urdida por los conspiradores, el aire delicado del lugar en el que correrá la sangre. Luego están la investigación policial, los efectos de la ley, las infinitas implicaciones morales. Los hechos en sí, pero también la maestría de los narradores, provocan el asombro y el horror del lector.

    Las obras presentadas en la columna:

    de Esquilo: Clitemnestra y su amante, Egisto, asesinan a Agamenón, en la primera parte de “La Orestíada”

    de Shakespeare: Otelo, manipulado por Yago, asesina a Desdémona, en la tragedia del moro de Venecia

    de Dostoievski: Raskólnikov, culpable de un asesinato, confía en su racionalidad, pero la culpa lo consume, en “Crimen y castigo”

    de Borges: “La muerte y la brújula” y la espantosa relojería de los crímenes en serie

    de Woody Allen: “Match point” y el crimen sin castigo