La Batalla de Marengo, literatura y música

La Batalla de Marengo, literatura y música

    Fernando Medina dedicó su columna a conmemorar la Batalla de Marengo, sus repercusiones literarias y la obra que combinó hechos y ficción con una música inmortal, la ópera “Tosca” de Giacomo Puccini.

    En medio de la fuerte tensión entre republicanos y absolutistas que marcó los años inmediatamente posteriores a la Revolución Francesa, las noticias que llegaban a Roma desde Marengo, en Alessandria, al norte de Italia, en las primeras horas del 14 de junio de 1800, daban cuenta de que Napoleón Bonaparte había sido derrotado allí por el general Michael von Melas y el ejército austríaco, en un hecho que sería ampliamente celebrado por las fuerzas conservadoras y el Papado.

     Las noticias, sin embargo, eran apresuradas y erróneas: Bonaparte se había encontrado en una situación inicial de desventaja, pero había logrado revertir el curso de la batalla, obteniendo una gran victoria.

     Los republicanos eran perseguidos y apresados por la policía de los Estados Pontificios, al servicio de la monarquía y de Pío VII. La victoria de Napoleón era una luz de esperanza para quienes todavía defendían los ideales de igualdad y libertad impuestos por los ejércitos bonapartistas.

     En su columna, Fernando Medina comentó lo más sobresaliente de esta página de la historia de las campañas italianas de Napoleón, motivo principal de La Tosca, obra del dramaturgo francés Victorien Sardou, que recoge las agitaciones políticas y los hechos de sangre de ese día, introduciendo un truculento melodrama, típico del verismo. Se refirió al estreno de la obra en Francia y en Italia y presentó, finalmente, la ópera Tosca de Puccini, basada en el drama de Sardou, de la que compartió algunos fragmentos: el Te Deum que se canta en la Basílica de Sant'Andrea della Valle para celebrar el presunto triunfo austríaco; el Vittoria entonado por el héroe revolucionario, el pintor Mario Cavaradossi, al recibir, estando preso, la esperanzadora noticia de que Bonaparte ha vencido; y la famosa aria E lucevan le stelle, que es el adiós del héroe al arte y a su amada Tosca, antes de ser fusilado por la guardia del barón Scarpia, jefe de la policía, en la terraza del Castillo de Sant'Angelo.

     Los libros citados en la columna:

    Napoleón Bonaparte (Marengo o la consagración del régimen), de André Castelot. El Ateneo, ed., 2004

    Historia de la literatura francesa (El teatro - Sardou), de Albert Thibaudet. Losada, ed., 1939

    Puccini (Tosca: Todo vida y fuego), de Peter Southwell-Sander. Ma Non Troppo, ed., 2002