Dinámica en Chile

Chile: todos los productores lecheros, sin importar la escala, saben que es importante “prevenir y siempre apostar a la tecnología”

Chile: todos los productores lecheros, sin importar la escala, saben que es importante “prevenir y siempre apostar a la tecnología”

La lechería en Chile ha apostado por la actualización tecnológica y la prevención, y uno de los ejemplos de esta línea de trabajo es el proyecto Manuka, que nace en 2005 bajo el modelo lácteo neozelandés. Cubre casi 10 mil hectáreas, con 45 establecimientos lecheros y 35.300 vacas en producción, con un acumulado producido de 74 millones de litros desde el primero de julio hasta la fecha.

El doctor Hernán Sanhueza, gerente de producción ganadera y equinos de Virbac - Centrovet, indicó que la zona de Osorno es la más importante de Chile en materia de lechería, por lo que el laboratorio trabaja desde hace tiempo, tanto en la distribución como el trabajo a nivel campo.

Además, indicó que representa el 30% de la producción láctea del país, bajo el sistema de pastoreo. Es distinta a la zona centro, donde los tambos son estabulados, y se trabaja bajo una alta alimentación basada en concetrado. Eso hace que Osorno sea una zona de referencia para la lechería nacional, con la presencia de los principales distribuidores del país.

El asesor técnico de Manuka, Leonardo Valenzuela, destacó las características del proyecto, donde se llega hasta a 220 y 230 pesos chilenos por litro de leche remitida. Además, comentó que el sistema se basa en bonos y castigos, aplicados según las características de la remisión, con bonos por la sanidad, por sólidos y por certificación.

Álvaro Pérez Viazzi, presidente de Proleco, está presente en la gira de productores, visitando tambos de referencia para la lechería chilena, con la oportunidad de conocer de primera mano los métodos productivos del país trasandino. En entrevista con Martín Maidana, destacó los protocolos utilizados por sus pares chilenos sobre el manejo de pasto, además de la capacitación de personal y de gestión, sumado a la incorporación de tecnologías que ayuden a maximizar el uso de materia seca.