Penal de Libertad

Quedó inaugurado el memorial en homenaje a presos políticos de la dictadura

Quedó inaugurado el memorial en homenaje a presos políticos de la dictadura
Javier Calvelo / adhocFOTOS
  • Javier Calvelo / adhocFOTOS
  • Javier Calvelo / adhocFOTOS

El Gobierno, en conjunto con organizaciones civiles por los derechos humanos, inauguró un espacio memorial para homenajear a las víctimas de la dictadura y especialmente a aquellos presos políticos que estuvieron detenidos en el Penal de Libertad.


El monumento, una especie de puerta abierta de varios metros de altura que lleva inscritos los nombres de todos aquellos que estuvieron presos, al lado de los números que les identificaban cuando eran reclusos, se ubica frente a ese penal.

El presidente del país, Tabaré Vázquez, estuvo presente en la inauguración, así como varios miembros de su gabinete.

La iniciativa de crear este memorial partió de la organización Asociación de Expresos Políticos de Uruguay (Crysol), en conjunto con un grupo de ciudadanos de Libertad, del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y contó con el apoyo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

"Celebramos esta inauguración como un logro en el camino de que el Estado uruguayo asuma sus obligaciones", aseguró en el acto el presidente de Crysol, Gastón Grisoni.

Por el Penal de Libertad pasaron 2.872 personas entre 1972 y 1985.

Grisoni aseguró que, como "sobreviviente del horror", siente la "obligación moral y judicial" de denunciar lo ocurrido durante la dictadura, al igual que las organizaciones civiles.

Mantener "viva la memoria de los crímenes, homenajear a las víctimas y promover el castigo penal de los responsables" es, según dijo Grisoni, la "única manera" de que esas violaciones no vuelvan a ocurrir.

"Es responsabilidad de todo el Estado y de la Justicia, que debe jugar un papel decisivo y preponderante. Especialmente cuando ya no hay obstáculos legales", señaló, para luego apuntar contra la Suprema Corte de Justicia (SCJ) por rechazar la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.

El activista por los derechos humanos recordó que el Penal de Libertad, desde su inauguración, fue un lugar en que los militares "se ensañaron y hostigaron" a los recluidos y sus familiares con una "crueldad inédita" que "nunca tendrá perdón, porque los crímenes de lesa humanidad no prescriben ni admiten perdón legal".

"Este memorial será un recordatorio de ello", agregó Grisoni y subrayó: "Por los chiquitos que faltan, por lo que vienen. Uruguayos, nunca más". EFE