ROMPKBZAS

Juan José Calvo y dos "buenas noticias" sobre los datos de natalidad

Juan José Calvo y dos "buenas noticias" sobre los datos de natalidad
©Enzo Villalba - En la foto: El demógrafo y economista Juan José Calvo

    Nuestro colaborador, el demógrafo y economista Juan José Calvo, destacó en Rompkbzas que, si bien supone desafíos, el descenso de la mortalidad infantil y el embarazo adolescente pone a Uruguay al nivel de los países desarrollados. 

    El año pasado hubo en Uruguay 4044 nacimientos menos que en 2016. La tercera parte de esa baja está por la reducción del embarazo adolescente. Se trata de 1214 casos menos, un fenómeno enmarcado en una pronunciada caída que se viene experimentado en los últimos años, siguiendo lo que es la tendencia mundial.

    La novedad fue destacada como algo muy positivo por parte del gobierno, cuando estos datos se presentaron la semana pasada en el Consejo de Ministros. ¿Cómo se pueden analizar y qué conclusiones dejan?

    Entrevistado en Rompkbzas, el investigador y demógrafo Juan José Calvo las consideró dos “muy buenas noticias” para el país.

    El especialista remarcó que la tasa de mortalidad infantil se sitúa en un mínimo histórico, al acentuarse la tendencia observada en los últimos años.

    El fenómeno, indicó, demuestra un nivel similar a de los países desarrollados, destacando en ese sentido el éxito implementado por las últimas administraciones de gobierno.

    Calvo hizo énfasis además en la otra “buena noticia”:el descenso pronunciado de los embarazos adolescentes, una situación que impacta fundamentalmente en los estratos geográficos y sociales más bajos de la sociedad.

    El año 2017 observó en ese sentido un “cimbronazo” especial, al haberse logrado descender los índices en forma espectacular hasta niveles propios de países del primer mundo.

    La natalidad en las adolescentes bajó en ese sentido de 60 a 41 casos cada mil personas.

    Para Calvo, todo este fenómeno traerá consecuencias muy positivas para el país en múltiples aspectos y descartó que, como se afirmó desde algunos sectores, responda a un incremento en el número de abortos.

    En su visión, el motivo está dado en los cambios de comportamiento de la sociedad. Según explicó, a mediano plazo producirá un descenso en la población uruguaya, que de todas formas no será dramático. “Uruguay no se va a extinguir”, aseguró.

    Esto, puntualizó, también supone algunos desafíos. Fundamentalmente desde el punto de vista del empleo y el sostenimiento de los sistemas previsional y de salud.