Qué hacer ante un “golpe de calor”

    Recomendaciones del Sistema Nacional de Emergencias ante las elevadas sensaciones térmicas y las altas temperaturas pronosticadas para las próximas horas.

    Estos son los cuidados generales para prevenir los riesgos asociados a la Ola de calor:

    Mantenerse informado/a sobre pronósticos, estado del tiempo y advertencias de las autoridades.
    Tomar especiales precauciones con las personas más vulnerables (menores de 6 años, mayores de 65, personas que realizan tareas al aire libre, personas con ciertas enfermedades como hipertensión, diabetes, obesidad, alcoholismo, personas discapacitadas).
    Evitar permanecer al aire libre entre las 11 y las 18 hs.
    Beber líquidos en abundancia, aunque no se tenga sed. Llevar agua fresca cuando deba trasladarse.
    Usar sombrero, ropa ligera, calzado liviano, lentes de sol con filtro y protector solar mayor de 30.
    No tomar bebidas alcohólicas.
    Evitar las comidas copiosas y calientes. Consumir frutas y verduras en porciones pequeñas y frecuentes.
    Mantener los alimentos refrigerados y extremar las medidas de higiene.
    Ofrecer líquidos a los/as niños/as y a los/as lactantes pecho a demanda.
    Evitar la permanencia de niños/as, personas adultas mayores y mascotas en el vehículo cuando esté estacionado.
    Recomendaciones específicas ante exceso de calor y “golpe de calor”

    El exceso de calor es la situación provocada por un anormal calentamiento del cuerpo en un período de tiempo relativamente breve. Sus síntomas son:

    Calambres.
    Agotamiento.
    Dolor de cabeza.
    Náuseas y/o vómitos.
    Deshidratación, señalada por piel y boca secas, decaimiento, ojos hundidos, sed intensa.
    Presión arterial baja y pulso rápido.
    En caso de Lactantes:

    Llanto sin lágrimas.
    Fontanela (mollera) hundida.
    Ante la aparición de estos síntomas se recomienda: permanecer en un lugar fresco y sombreado, tomar una ducha o refrescarse con paños húmedos y fríos en la cabeza, cuello, axilas y región inguial y beber líquidos fríos. Si con estos recaudos la situación no mejora, consultar a la brevedad con su servicio médico.

    El "golpe de calor" es la situación más extrema del exceso de calor, es un cuadro grave que se manifiesta con los siguientes síntomas:

    Temperatura corporal mayor a 40 grados.
    Piel caliente y roja.
    Inestabilidad al caminar.
    Mareos.
    Somnolencia, confusión, delirio o convulsiones.

    En caso de presentar estos síntomas, solicitar atención médica urgente y mientras se aguarda la asistencia, tomar las siguientes medidas:

    Colocar a la persona en un lugar fresco y sombreado.
    Refrescar el cuerpo con paños húmedos y fríos.
    Si la persona está consciente, colocarla con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo y ofrecerle líquidos fríos.
    Si la persona se encuentra inconsciente, no darle líquidos, colocarla de costado con piernas flexionadas.