Zubía: "compartí el video por el desparpajo de los delincuentes"

Zubía: "compartí el video por el desparpajo de los delincuentes"

    Para hablar sobre el video que se viralizó a través de las redes donde se ve a un grupo de jóvenes disparando armas de fuego, entre las que aparecen una ametralladora y un fusil de guerra, estuvieron en La Tertulia de este viernes en La Mañana de El Espectador, el fiscal Gustavo Zubía, el antropólogo, artista plástico y docente Nicolás Guigou, y el comunicador y director teatral Álvaro Ahunchain.

    Desde el Ministerio del Interior se informó que varios de los hombres que aparecen en el video están requeridos por la Justicia.

    El fiscal Gustavo Zubía fue uno de los primeros en compartir esta grabación en su cuenta de Twitter y advirtió: "Conocen esta realidad... se entiende lo que quiero transmitir cuando hablo de CULTURA de IMPUNIDAD y lo mal que enfocamos el tema... Ciegos…".

    El fiscal aclaró que obtuvo el video a través de múltiples personas que se lo compartieron por otras vías de comunicación, y expresó que lo compartió por "el grado de desparpajo, de barbaridad, en que estas bandas de delincuentes pesados se expresan. Acá hay un mensaje de 'nosotros nos filmamos a nosotros mismos, disparando armas de fuego, estamos filmando un delito, y se lo imponemos al resto de la población por esta vía de hacerlo conocer a través de las redes sociales'".

    "Primero hice las averiguaciones policiales pertinentes, me dijeron que se estaba indagando, y luego hice el comentario de lo que vengo sosteniendo hace añares, que es el crecimiento de la cultura de la impunidad para estos grupos delictivos, y nuestra ceguera al momento de enfrentar el delito. Seguimos viviendo en un país utópico, donde creemos que estas personas tienen probabilidades de cesar esas intensidades delictivas nada más que por recibir mejor educación, alimentación o por tener algún mecanismo de inserción social más profundo", declaró el tertuliano.

    Zubía opinó que "seguimos soñando, los delitos siguen creciendo, las muertes se siguen intensificando", y agregó que Uruguay tiene una política "absolutamente contradictoria al momento de legislar e imponer determinados tipos de sanciones".

    "Por un lado legislamos con mayor eficiencia en cuanto a imponer sanciones reales, de acuerdo a determinados temas con mayor trascendencia, y por el otro lado bajamos y creamos inclusive la Ley 19644, que creó las obscenas libertades vigiladas, que pueden llegar hasta penas de delitos de cinco años para delitos sexuales o abuso. Enfrentamos mal los delitos porque los mensajes de nuestros padres, El Estado, es contradictorio. Mamá te dice '¡qué bien!', y papá te dice '¡qué mal!'".

    Ahunchain se manifestó de acuerdo con las declaraciones de Zubía, y agregó que "hay por un lado una demanda de represión policial, y por otro lado, una demanda de eficacia judicial, ambas están fallando, y yo le agrego una tercera pata, que es una política de shock cultural, porque acá el problema es la marginación cultural, es el la cultura del delito, de herir la convivencia, de la ley del más fuerte".

    "Estos son fenómenos que ya los vimos en épocas pasadas, que no solo se solucionaron con una durísima represión de la policía, que es imprescindible a esta altura, sino que también se solucionaron con un shock cultural que permitió que los adolescente de los barrios que eran los captados por las bandas de narcotraficantes, encontraran otro camino en una biblioteca, en una función de teatro, en un concierto de música, encontraran un camino diferente con una política del estado realmente agresiva, para traerlos a la civilización y al humanismo. (…) El gobierno no tiene ningún control de esta situación", consideró el tertuliano.

    Por su parte Guigou dijo que Uruguay hace poco ingresó "a la lógica de casi todos los países latinoamericanos de tener crimen organizado, que tiene que ver con el narcotráfico. En aquellos países donde se ha lanzado una guerra contra el narcotráfico los resultados son desastrosos. A medida que estas modalidades de crímenes organizados se van consolidando, nos vamos a tener que acostumbrar a no solo la amenaza de los jueces, sino también a jueces corruptos, policías corruptos. Hay una ceguera en relación a lo que constituye el delito".

    "El crimen organizado tiene éxito en la medida en que hay una parte de la población totalmente desguarnecida", señaló el tertuliano.