Abracinskas sobre violencia doméstica: No sabemos si este fenómeno aumentó, pero “lo que sabemos es que se hizo más visible"

Abracinskas sobre violencia doméstica: No sabemos si este fenómeno aumentó, pero “lo que sabemos es que se hizo más visible"

    Para hablar sobre la violencia doméstica estuvieron en La Tertulia de este viernes en La Mañana de El Espectador, el antropólogo, artista plástico y docente Nicolás Guigou, la directora de la Ong 'Mujer y Salud Uruguay' Lilian Abracinskas, y el comunicador y director teatral Álvaro Ahunchain.

    "En treinta años tuvimos que construir la evidenciación del problema. No es nada nuevo, viene con la civilización humana. Logramos desnudarlo, y es muy feo verse en ese espejo, porque nos interpela. Lo que me preocupa de estas situaciones es que reaccionamos con la misma violencia que el hecho violento que estamos denunciando", expresó Abracinskas.

    "No sabes si este fenómeno aumentó o no. Lo que sabemos es que se hizo más visible", sostuvo la tertuliana. Además, contó que el reconocimiento de la violencia doméstica y sexual como delito, se dio recién en 2002, por lo que las políticas en materia de prevención de estos asuntos "son muy recientes", aunque reconoció que "son políticas de baja jerarquía presupuestal".

    Por otro lado, manifestó que en referencia a este tema, se están instaurando servicios con profesionales que "no han sido preparados para esto".

    Guigou por su parte, dijo que las reacciones de ira de la ciudadanía "también tienen que ver con la sexualidad. Muchos de los que salieron a la calle a pedir el linchamiento, desearon ser abusadores sexuales, en términos no conscientes. Hay indignaciones que son muy sospechosas. Hay mecanismos de pulsiones que muchas veces los seres humanos no pueden controlar".

    "Depende mucho de qué elementos hayamos heredado de la cultura, qué elementos salen a la superficie y cuáles no. En nuestra sociedad falta una revolución sexual, que no existió, porque se piensa que la revolución sexual tiene que ver con las libertades sexuales dentro de determinados marcos hetero-normativos, pero tiene que ver con algo mucho más complejo. (…) Esto tiene que servir para pensar cómo nos estamos construyendo como sociedad", añadió el tertuliano.

    "El relativismo cultural, heredero del postmodernismo, hace que haya gente que considere la pedofilia como una opción sexual. Debemos ir a la prevención. Con este tema estamos sobre diagnosticados. Todos los años pasan cosas, todos los años aparece Uruguay en un vergonzante primer puesto regional en violencia de género, y nosotros seguimos diagnosticando sobre el tema", estableció Ahunchain.

    "Si la tercera parte de las mujeres que mueren, habían hecho la denuncia, es evidente que mueren porque el estado no tiene la mínima eficiencia para protegerlas y los tipos terminan asesinándolas como represalia por haber denunciado. Esto es de cajón. El camino que debemos tomar como Estado responsable para proteger a nuestros ciudadanos y ciudadanas es mejorar las condiciones de seguridad para las personas que denuncian. Esto no existe. (…) El Estado puede mejorar (las políticas) con una fuerte inversión. ¿En cuántas estupidez e invencibilidades invierte este Estado? Debe asegurar que existan las suficientes hogares de acogidas para las mujeres que van a denunciar", enfatizó el tertuliano.