Tras ocho años, sigue impune el crimen de Miriam Mazzeo

Tras ocho años, sigue impune el crimen de Miriam Mazzeo

    Este martes se cumplen ocho años del atentado que acabó con la vida de Miriam Mazzeo.

    Un paquete llegó a su casa ubicada en la calle Plutarco esquina José Batlle y Ordóñez, en la mañana del sábado 3 de octubre de 2009 y cuando lo abrió, una garrafa que estaba adentro fue parte fundamental de una explosión que acabó con su vida.

    Su hijo Andrés, hoy con 22 años, dijo a La Mañana de El Espectador que "la esperanza es lo último que se pierde", ya que ocho años después del atentado mortal, el crimen aún sigue impune.

    "Era un día común y corriente. Era un sábado casi al mediodía. Yo me había ido a clases de inglés y en mi casa habían quedado mi madre y Facundo, un amigo", añadió.

    "Más o menos a las 11.50 hs, pasó esto, que nadie se lo esperaba. Hasta el momento seguimos pensando quien fue y el por qué. No tenemos ninguna novedad, ninguna idea", manifestó el hijo de la víctima.

    Por otro lado, aclaró que "hace seis o cinco años" que viene manejandose la misma información y "no han avanzado".

    "Nos queremos comunicar con la gente que está manejando el caso y no logramos tener la información que nosotros pensamos que tendríamos que tener siendo los familiares de la víctima", agregó.

    Díaz contó que es hijo único en una "familia muy unida" y "común y corriente".

    Relató además que sigue en contacto con su amigo Facundo, que estaba en la casa en el momento de la explosión. "Me sigo llevando y hasta más que antes" aseguró Díaz, quien agregó que aunque (Facundo) "tuvo alguna secuela" rescató "lo fuerte que es".