Experto pide abrir el mercado de cannabis a turistas

Experto pide abrir el mercado de cannabis a turistas

    El doctor en Derecho Pablo Galain, que está realizando un estudio sobre el impacto de la regulación del mercado de cannabis en Uruguay, sugirió modificar la normativa para que los turistas puedan adquirir en las farmacias. También habló de un “mercado gris”, donde los registrados venden o regalan cannabis por fuera de los clubes o el autoconsumo.

    Galain, que es investigador senior del Instituto Max Planck para el Derecho Penal Extranjero e Internacional (Alemania), opinó que la regulación no implica un cambio de paradigma, sino una “grieta” en el que estaba vigente, el “paradigma prohibicionista”.

    En entrevista con Suena Tremendo, el experto dijo que la regulación del mercado de las drogas debe ser seguida atentamente desde el punto de vista criminológico.

    “Principalmente a mí me interesa lo que tiene que ver con la política criminal y con lo que se llama seguridad jurídica, pero esto también te abre muchas ventanas que en un primer momento quizás no pensaste, que puede ser el acceso de los turistas al mercado, porque es un mercado que no es inclusivo para todos. Quería saber qué pasa cuando hay restricciones y cuando esas restricciones no sirven de contención”, explicó.

    Galain realizó una serie de encuestas en la Ciudad Vieja, cuyos resultados adelantó un artículo del semanario Búsqueda, que muestra que más del 60% de los turistas accedieron a cannabis y la mayoría consiguió “flores”. Ante esto, Galain opinó que “tenemos que ver si ha cambiado la modalidad del mercado negro (que antes vendía cannabis prensado) o quizás estas flores están proviniendo de otro mercado, que podremos llamarlo mercado gris”.

    Este mercado gris estaría conformado por consumidores registrados que venden o regalan el cannabis cultivado por ellos mismos. Para el experto, esto podría “impactar en quienes están analizando las políticas públicas para que vean una posibilidad de cambio en ellas”.

    “Uruguay se ha vendido como un país gay-friendly, entre otras cosas. Tendría lógica como política turística que sea considerado (abrir el mercado). No nos hemos dado cuenta que esto no es una cuestión ideológica, atrás de esto puede haber un ingreso muy importante para el Estado”, opinó.

    “¿Por qué un turista que viene acá y declara que va a estar una semana no podría comprar mediante registro los diez gramos? ¿O dos semanas veinte? ¿Cuál sería el problema? Tengo el registro, lo tengo controlado, yo sé qué tipo de cannabis va a consumir, y en ese sentido estoy protegiendo la salud de todos los habitantes, que es lo que dice la ley. Hay contradicciones, es la salud de todos los habitantes, habría que ver qué es habitante", concluyó.