Farmacias, conformes con demora en el inicio de venta de marihuana

Farmacias, conformes con demora en el inicio de venta de marihuana

    El vicepresidente del Centro de Farmacias del Uruguay (CFU), Alejandro Antalich, dijo que la organización, que engloba a más de 400 farmacias comunitarias, ve "con buenos ojos" la decisión del Ejecutivo de aplazar el inicio de la venta de marihuana en dichos establecimientos hasta 2017.

    "Nosotros lo vemos muy bien, realmente ha sido un tema que nos ha traído muchos inconvenientes, mismo entre nuestros asociados, sobre todo por la inseguridad que hoy en día se esta agravando", dijo a la prensa.

    Asimismo, opinó que el Gobierno debería revisar la ley para instrumentarla "mejor".

    "Estamos totalmente alineados con la comercialización del cannabis de uso médico, pero el uso recreativo ha generado estas incertidumbres que la propia dilatoria hoy en día muestra y determina con cifras claras que en Montevideo no llegaron ni siquiera a seis las farmacias que se adhirieron", especificó.

    Antalich hizo estas declaraciones luego de asistir a la firma de un convenio de cooperación institucional entre la CFU y Antel, para el desarrollo de políticas comunes relativas a la instrumentación de mecanismos administrativos.

    El pasado 1º de diciembre, el presidente Tabaré Vázquez dijo que no se implementará la venta legal de la marihuana en el país antes de que termine 2016.

    Vázquez explicó que todavía queda por avanzar en lo relativo a la comercialización y el manejo de la venta de marihuana por parte de las farmacias.

    "Son muchos los trámites, no es fácil el registro de los usuarios y la seguridad que debemos darle no solo a los que producen sino a los que van a vender la marihuana", indicó el presidente uruguayo.

    Por su parte, Antalich insistió que el mayor impedimento para la venta en farmacias es la seguridad, ya que los robos "con mayor agresividad" están aumentando e incluso declaró que la CFU estima un promedio de dos rapiñas (robos con violencia) a la semana en sus establecimientos.

    En este sentido, el vicepresidente indicó que la CFU acordó con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, establecer dos mecanismos de prevención.

    "Uno era un botón de pánico que está colocado por donde se hace las transacciones de dinero electrónico, y el otro era que las farmacias que tienen rapiñas habituales poder conectar el sistema de video-vigilancia al centro de comando unificado 911. Lamentablemente a día de hoy ninguna de las dos medidas fueron implementada", declaró.

    Por otro lado, Antalich dijo que desde el gremio consideran que el registro del consumidor, que estaría estipulado por la ley para tener acceso a la compra de marihuana, es "contraproducente" para los usuarios.

    "Los propios usuarios lo ven negativo, lo ven contraproducente que se pida un registro donde hay que dejar todos los datos, inclusive su huella dactilar, que queda en manos de siete personas, que no se sabe que va a pasar con ese registro", especificó.

    Además, puntualizó que habría que ver cuántos consumidores están ya registrados para ver si las seis farmacias que se han adherido a la venta serían "más que suficientes" para que las autoridades evaluasen la situación.