Ottati: "La persona que vive del delito va a seguir delinquiendo"

Ottati: "La persona que vive del delito va a seguir delinquiendo"

    El abogado penalista Amadeo Ottati considera que el aumento de penas "no tiene una directa incidencia en la baja de la delincuencia", porque "la persona que vive del delito va a seguir delinquiendo".

    Por Espectador.com

    "¿Aumentar las penas es una solución alternativa para reducir la delincuencia?"; con esta pregunta como disparador, Espectador.com entrevistó a diferentes protagonistas de la agenda para conocer su postura al respecto.

    Ottati opinó que "las penas son muy severas y largas, especialmente por cómo se manejan las cárceles en nuestro país que no reeducan". Destacó que la Constitución de la República establece que las cárceles deberían cumplir con esta función, pero que sin embargo no ocurre: "Casi nadie sale mejor de lo que entró, por el contrario, sale peor".

    Reafirmó que no cree que sea una "política criminal correcta" pensar que al aumentar las penas la tasa delictiva va a bajar.

    "Mientras no hagamos una reeducación en la cárcel que permita que a más tiempo la persona salga más recuperada, no sirve estar tocando las penas, por lo menos en lo máximo", expresó.

    El penalista dijo que para la sociedad, desde el punto de vista preventivo, es una garantía que la persona que cometió un delito permanezca aislada. Igualmente, recordó que "todos los días están saliendo de la cárcel personas con penas cumplidas que han cometido delitos graves, a las que no se les puede exigir que permanezcan un día más del que está fijado".

    Dijo que es necesario "cuidar mucho la dosimetría penal" porque no debería suceder que en la sociedad exista un convencimiento de que es fácil delinquir porque las penas son benignas o que un mayor aumento de las penas traerá como consecuencia menos delincuencia.

    Consultado sobre si considera que los delincuentes tienen en cuenta las penas que les serán aplicadas, Ottati respondió que aquellos que "hacen de la delincuencia su modo de vida saben que tienen que arriesgarse", dijo Ottati y añadió "el rapiñero va a rapiñar hasta que alguna vez lo agarren, confiando en que eso no ocurra".

    Por otra parte, entiende que "para la gente que no tiene un matriz delincuente, el hecho de saber a lo que se expone puede ser un disuasivo". Pero remarcó que igualmente su comportamiento va a depender mucho de las características personales de cada uno.

    "El rapiñero sabe perfectamente bien que si lo agarran va a tener que ir a la cárcel y posiblemente diga 'no lo hago', pero si vive de eso lo va a hacer igual".

    Ottati concluyó que "una persona que delinque por necesidad, por hambre o por hábito, porque es más redituable para él salir a trabajar o porque no encuentra trabajo, la pena no le importa en demasía como para poder desestimularlo".

    Entrevista realizada el pasado 28 de junio de 2016

    También te puede interesar: