Aumentar penas: ¿Solución para la inseguridad?

Según Zubía los delincuentes están ganando por goleada

Según Zubía los delincuentes están ganando por goleada

El fiscal penal Gustavo Zubía estimó que delinquir en Uruguay "es negocio" ya que de cada 100 delitos cometidos, la detención efectiva está entre el 3% y 4% y la prisión se ubica en el 2%.

Por Espectador.com

"¿Aumentar las penas es una solución alternativa para reducir la delincuencia?"; con esta pregunta como disparador, Espectador.com entrevistó a diferentes protagonistas de la agenda para conocer su postura al respecto.

El fiscal penal subrayó que las penas de los delitos tienen dos categorías: un máximo y un mínimo, cuestión que muchas veces se confunde. "Si hablamos de aumento de las penas máximas en Uruguay digo que hay penas razonables, creo que no son necesarias ni ayuda a lo que nos preocupa en este momento", afirmó el magistrado.

Respecto a aumentar las penas mínimas dijo que en principio tampoco está de acuerdo, "pero frente a la carencia de otros elementos procesales para que la persona cumpla la sentencia, por la vía indirecta aumentar el mínimo puede llegar a ser efectivo".

Sin embargo, para Zubía hay algo más simple y efectivo que es hacer cumplir las penas que existen hoy en Uruguay. Expresó que en la actualidad de las penas previstas en el Código, "de un 100% solo un 8% son las que se cumplen".

Interrogado sobre por qué no se cumplen las penas, Zubía recordó que el asunto viene de las épocas de bonanza "donde se sancionaron un montón de leyes que hay en la actualidad".

Según el fiscal, se apeló a mecanismos de benignidad: procesamientos sin prisión, excarcelación provisional, suspensión condicional de la pena, libertad anticipada, libertad condicional, salidas transitorias, redención, amnistía y gracia.

"Es como si usted tuviera que trabajar de 8 a 4 y pueda salir a las 2, o entrar a las 11, y otro sistema para salir a comer a las 12 y lo que esto hace es que usted no trabaje ni media hora. Esto hace que el sistema esté patas para arriba", manifestó Zubía.

De cada 100 delitos cometidos, la detención efectiva está entre el 3% y 4% y la prisión en el 2%, según el magistrado. "Si de ese poco universo capturado encima le damos los beneficios, el delincuente que no es tonto, calcula probabilidades y posibilidades, en todo tipo de delitos, lo que resulta que delinquir es negocio", subrayó.

Zubía consideró que las cárceles "son un infierno" y sin embargo hay altas tasas de reincidencia. "Si el individuo estuvo en la cárcel y vuelve a delinquir piensa: la cárcel fue brava, pero para algunos. "Para un trabajador es duro, pero para un ladrón es como ir al club a hacer gimnasia y encontrarnos con viejos amigos. El tema va en la mentalidad del uruguayo, sueña con rehabilitar al delincuente y el delincuente se ríe de eso. Hoy asistimos al espectáculo de delincuentes profesionales que se dedican al delito, que cuando usted los atrapa ya cometieron 15, 30 o 50 delitos", aseveró.

Consultado sobre si el nuevo Código del Proceso Penal ayudará a esclarecer más delitos, Zubía afirmó que "va a haber una investigación entre fiscales y policías que van a hacer más efectiva la resolución de los casos, pero no va a ser la panacea".

Señaló que habrá más juicios orales y públicos y que la gente se va a enterar de lo que pasa en la justicia. Como contrapartida, dijo que el nuevo código incluye el artículo 295, referido a la libertad condicional, que es un sistema de benignidad.

"Para qué poner penas tras penas al delito si no puedo aplicar sanciones. Lo que evita el delito es la prevención, saber que si cae no sale, indeclinablemente", consignó.

Según Zubía el delincuente puede ser procesado sin prisión pero cuando cae la sentencia condenatoria va a prisión. "Con el nuevo código más de un 90% de las personas no va a ir a prisión, entonces gastamos en proceso investigación policial, jueces y audiencias para que después la persona no sufra un solo día de sanción".

El fiscal estimó que el nuevo código "va a ser más eficiente para esclarecer pero no para sancionar y esas dos patas son el cimiento de todo sistema penal: que esclarezca y sancione. Estamos en crisis, muere gente. El Uruguay no puede seguir siendo benigno dando 'changüí' a todos", expresó.

Para Zubía "estamos soñando con hacer del delincuente el ciudadano modelo y no se puede". Consideró que "hoy los delincuentes ganan por goleada y ellos lo tienen claro".

Puso como ejemplo que hace unos meses una persona, en legítima defensa, tuvo que darles muerte a dos muchachos que de manera periódica le robaban, "iban a retirar dinero del almacén como quien va a un banco".

Según el magistrado "la impunidad con la que iban era increíble y cuando uno ve eso es porque están seguros de lo que hacen, hasta que llega una autoridad ajena al poder y acciona. Acá tiene que haber un cambio de mentalidad en cómo se trata al delincuente".

Zubía relató que hay un 40% de procesados sin prisión que lo toman como una victoria. "Gritan: ¡Ganamos!, yo los escucho".

Por último señaló que "al pueblo el delito lo está comiendo, le está sacando la sensación de equidad, de justicia, de que vale la pena ir a trabajar, deteriora todo el tejido social”, sentenció.

Entrevista realizada el pasado 20 de junio del 2016.

También te puede interesar:

Comentarios

  • José Luis Sívori

    "ojo por ojo, diente por diente". Hammurabi: 1792 a.c. Consecuencia: hoy no hay cárceles que alcancen en todo el mundo.

  • Walterio opinaalgo

    Mas clarito échele agua... El uruguay, un país lleno de leyes que no se cumplen.. El sentido común brilla por su ausencia y le decadencia se la debemos a nuestra clase política.

Registro

Suscripciones:
×