Aumentar penas: ¿Solución para la inseguridad?

Fiscal Díaz: "De nada vale tener penas elevadísimas si no se agarra a nadie"

Fiscal Díaz: "De nada vale tener penas elevadísimas si no se agarra a nadie"

Para disminuir la cantidad de delitos no hay que aumentar las penas, sino ser más eficientes en la investigación y persecución criminal, dijo a El Espectador el fiscal de Corte, Jorge Díaz.

Por Espectador.com

"¿Aumentar las penas es una solución alternativa para reducir la delincuencia?"; con esta pregunta como disparador, Espectador.com entrevistó a diferentes protagonistas de la agenda para conocer su postura al respecto.

"De nada vale tener penas elevadísimas si usted no agarra a nadie, vamos a decir las cosas claras" subrayó Díaz.

Argumentó con datos: hoy, del 100% de las denuncias que se presentan en el país, solamente el 18% llegan al sistema judicial y apenas el 4.5% termina en una imputación penal.

"Esto demuestra que se trata de un sistema ineficaz e ineficiente y aunque usted incremente sustantivamente las penas, va a operar sobre ese porcentaje de 4.5%", clarificó Díaz.

El jerarca expresó que la experiencia uruguaya muestra que cuando se endurecieron las penas y se crearon nuevas figuras delictivas y agravantes, el efecto en la cantidad de delitos "fue insignificante".

Eso ocurrió particularmente en los años noventa. "Los delitos siguieron aumentando prácticamente al mismo ritmo con el que lo venían haciendo", precisó Díaz.

Para el representante del Ministerio Público, lo que sí aumentó en Uruguay fue la cantidad de personas privadas de libertad. "Tenemos un índice de prisionización de 320 personas cada 100 mil habitantes. Es uno de los índices más altos de América Latina, solo equiparable a Chile y solamente superado por Estados Unidos", expresó.

Para Díaz el delito es un fenómeno multicausal: tiene causas sociales, culturales, económicas y educativas. "Hay un conjunto de componentes que está en la causa del delito y que generan el hecho delictivo", indicó.

Sobre los altos índices de reincidencia delictiva, que llegan al 60%, Díaz estimó que "salvo que usted le coloque la pena de reclusión perpetua, en algún momento van a salir y en algún momento van a reincidir".

El fiscal sostuvo que lo primero que habría que hacer es trabajar en la prevención. "No solo el patrullero recorriendo la calle, porque si el problema fuera la cantidad de policías que tiene el país, Uruguay no debería tener problemas de seguridad porque somos el país que tiene mayor cantidad de policías por habitantes en todo América Latina", sostuvo.

Según el jerarca, la prevención implica factores educativos, económicos y sociales. "Tampoco creer, como se dijo en algún momento, que solucionamos la pobreza y la indigencia y se soluciona el delito. Ese discurso se construyó en Uruguay y también quedó demostrado que no era así", manifestó.

Para Díaz influyen los valores que transmiten los mass media, por ejemplo sobre quién es el héroe. "Mire la grilla, los héroes son narcotraficantes. Ahora los narcos están de moda. Todas las novelas son 'El cartel de los sapos', 'El señor de los cielos', 'El patrón del mal', 'La reina del sur'", ejemplificó.

Para el fiscal, el que crea que resolver el problema de la seguridad es sencillo "está equivocado: es complejo y requiere soluciones complejas".

Díaz rechazó que un aumento en las penas pueda ser un "mensaje" para los delincuentes. "El riesgo no es la pena, el riesgo es si me agarran o no", reflexionó.

Señaló que los delincuentes evalúan la posibilidad del éxito en la comisión del delito y en el éxito de la fuga. "No están pensando en la pena. Y si llevan un arma al delito están pensando en asegurar el resultado. No están pensando en que si voy y lo uso y si cometo un homicidio es un homicidio agravado. No piensan así. No están en el laboratorio delictivo haciendo un análisis del riesgo”, remató.

Entrevista realizada el 9 de junio del 2016

Registro

Suscripciones:
×