Situación en el fútbol

Jorge Vázquez: "Creo que los dirigentes de los clubes deben tener un mayor compromiso" para solucionar los temas de la violencia

La crisis en el fútbol uruguayo desencadenó en la renuncia del Consejo Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), incluido su presidente, Sebastián Bauzá. Esta tarde habrá reunión entre José Mujica y los presidentes de los clubes para tratar de encontrar una solución de fondo a varios de los problemas que aquejan a este deporte que mueve tanta gente. En Perspectiva dialogó con el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, sobre el impacto de la decisión tomada la semana pasada y posibles nuevas medidas. Vázquez arremetió contra los dirigentes de los clubes (en especial contra Nacional por los disturbios de la semana pasada) y dijo que "deben tener un mayor compromiso" y no echar culpas a otros. También aseguró que esta problemática debe tratarse en "todas las áreas posibles de la sociedad" y no solamente en los estadios, "no pasa por poner más policías, pasa por tener menos violentos", concluyó.

(emitido a las 8.49 hs.)

EMILIANO COTELO:
El Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), comandado por Sebastián Bauzá y que lideró el momento más exitoso de la Selección Nacional, presentó su renuncia. La noticia puso de manifiesto la magnitud de la crisis que vive el fútbol uruguayo, una crisis debida a muchas razones, entre las cuales lo estrictamente deportivo tiene poco que ver.

Y en este esquema un factor de primer orden es la violencia cada vez más frecuente en las canchas. La gota que colmó en vaso en la AUF tiene que ver, indirectamente, con la medida que tomó el jueves el Gobierno, cuando dispuso que la policía no se desplegara de ahora en adelante en las tribunas del Estadio Centenario o el Parque Central. Las autoridades de la AUF que acaban de renunciar fueron severamente cuestionadas por algunos clubes, en particular por Nacional, porque el domingo aceptaron suspender el partido Peñarol-Miramar Misiones, que la Mutual de Jugadores había resuelto que no se disputaría por entender que los futbolistas corrían riesgos ante la ausencia de policía para protegerlos.

¿El Poder Ejecutivo mantiene pese a todo sus decisiones de la semana pasada? ¿Qué propone el Ministerio del Interior (MI) para erradicar de fondo la violencia en los estadios?

De estos temas vamos a conversar con el licenciado Jorge Vázquez, subsecretario del Interior.

¿Cómo se siente el Poder Ejecutivo cuando observa la renuncia presentada ayer por todo el Consejo Ejecutivo de la AUF, incluido el presidente, Sebastián Bauzá?

JORGE VÁZQUEZ:
Me produce una verdadera pena que estas cosas sucedan, sobre todo porque con Bauzá hemos tenido una relación muy estrecha durante estos últimos años, hemos trabajado mucho juntos. Creo que nos entendíamos muy bien, teníamos el teléfono siempre abierto para cualquier tipo de comunicación y para buscarles alguna solución a todos los problemas que se presentaron en los últimos años vinculados a este tema de violencia en el deporte. Se ha trabajado mucho, hemos intentado varias opciones para dar solución a este tema, con Bauzá siempre me he entendido muy bien y creo que algunas de las medidas que hemos tomado en conjunto, porque también han participado otros actores aparte de Bauzá, en general nos dieron buenos resultados.

EC - Todo indica que uno de los factores que precipitaron la dimisión fue el golpe de timón que el Gobierno dio la semana pasada en cuanto a medidas de seguridad en el fútbol…

JV - Sí, pero creo que el presidente Mujica cuando tomó esta decisión no fue para que renunciara nadie sino más bien para que todos los que de alguna manera están involucrados en el tema del deporte hagan una especie de mea culpa y busquen en conjunto una solución para evitar que estas cosas sucedan.

EC - Procuró un sacudón y terminó generando un cataclismo…

JV - Creo que de lo que pasó desde la semana hasta ahora lo que más podemos rescatar es este shock, porque hace una semana estaba todo el mundo hablando de los problemas de la violencia en el deporte, no se habla de quién juega bien, quién juega mal, quién gana, quién pierde, sino de quiénes son los que arman lío en los espectáculos deportivos.

EC - En las últimas horas se habla de otra cosa, ahora ya se habla de la dirigencia del fútbol, de si hay que cambiar o no a partir del año 2016 el contrato con la empresa que tiene los derechos de la selección.

JV - Está bárbaro, acá el problema es cómo solucionamos el tema de la violencia en el deporte. Lo otro es un problema de la AUF, de los cuadros, de lo que sea. El problema que tenemos en este momento es cómo hacemos para trabajar juntos, porque este no es un problema exclusivo del MI. Hemos ensayado una cantidad de cosas, y no es que hayamos fracasado, en muchos aspectos hemos tenido buenos resultados. Por ejemplo, hace mucho tiempo que no tenemos un incidente que lamentar, muertes en el fútbol. El otro día, si la policía no hubiera contenido a la hinchada de Nacional -parte de la hinchada, porque no fue toda-, probablemente en el parque Batlle habría habido algún muerto.

EC - Ustedes tienen esa convicción porque la composición de lugar que se hicieron fue que esos hinchas violentos de Nacional que estaban en la tribuna Ámsterdam pretendían enfrentarse a los de Newell’s, iban a una especie de venganza.

JV - Sin ningún lugar a duda. Por eso bastante tiempo antes el MI y la policía hicieron contacto con la policía en la Argentina para identificar hinchas violentos, vino gente de Argentina a ver cómo se había planificado el operativo en Uruguay. Y hace dos días yo recibí una carta de un miembro del Ministerio de Seguridad y Justicia de la República Argentina elogiando el operativo policial y agradeciendo que se hubiera acompañado a la hinchada de Newell’s desde que llegaron al Uruguay, hasta que llegaron al Estadio Centenario, dentro del estadio y el haberlos sacado antes, como se había planificado, y llevarlos hasta la carretera para que volvieran sin ningún problema a su país. Y nos dicen: "Gracias a estas medidas, ningún ciudadano argentino fue lastimado".

EC - Muchos uruguayos entienden que estuvo bien Mujica al darle un "sacudón" al fútbol para provocar una reacción en busca de soluciones a la violencia en las tribunas y en las canchas. De todos modos, incluso quienes ven bien el gesto del Poder Ejecutivo no terminan de entender o compartir la medida en sí misma. ¿Por qué se dispuso que en el Estadio Centenario y el Parque Central la policía no se instalara en las tribunas y se limitara a dar seguridad a los jueces y a los funcionarios encargados de la recaudación?

JV - La primera medida que se nos comunica de parte del presidente de la República es no cubrir con policías dentro del Estadio Centenario y el Parque Central. Ahí es donde últimamente se desarrollaron los acontecimientos más violentos. Poquitos días atrás hubo un partido en el Parque Central en el que la hinchada que salió primero después apedreó, rompió vidrios, rompió autos, hubo una queja bastante importante. Y el acontecimiento último en el Estadio Centenario… Hay cosas que nos llaman la atención, lo primero que decimos: ¿por qué Nacional no fijó este partido con Newell’s en el Parque Central y lo fija en el Estadio Centenario?

EC - ¿Tienen una interpretación?

JV - No, tengo una versión, no una interpretación. El propio presidente de Nacional dice: "No lo fijamos en el Parque Central porque sabíamos que íbamos a tener lío y nos iban a suspender el Parque Central". Entonces, si sabemos… Cuando la policía sabe que va a haber lío implementa un operativo que empieza antes, en la Argentina, hay contactos, todo lo que le conté, se buscan medidas de seguridad, se los protege dentro de la cancha, se los saca, vuelven a su país. Y se nos arma este enorme escandalete.

Pero hubo otras cosas más. Hubo de alguna manera una promoción de ir al Estadio Centenario, se bajó el precio de las entradas. Si yo sé que se va a armar lío en el Parque Central, me voy para el Estadio Centenario, bajo el precio de las entradas para que haya una mayor concurrencia… Algo no anda bien. Creo que los dirigentes de los clubes deben tener un mayor compromiso, y en este caso me refiero al Club Nacional de Fútbol, porque fue ahí que se desarrollaron estos hechos. Uno ve que a veces hay un doble discurso, yo escucho la radio y miro los informativos y a veces veo que se dicen cosas que no son correctas que no sé de dónde sacaron. Le traje ahora una publicación que hicimos el año pasado sobre todo lo que se ha hecho en la Comisión contra la Violencia en el Deporte, que tengo la idea de que no lo han leído.

EC - Es un librillo titulado "Erradicación de la violencia en el deporte. Memoria anual".

JV - Ahí está el compromiso que asumieron los clubes a través de la AUF de tomar medidas para evitar, en lo posible, que haya violencia en el deporte. Nosotros nos hemos reunido con los jueces de fútbol, porque a veces el juez toma alguna medida medio antipática, cobra algo, hace algún gesto, alguna cosa que después repercute en la tribuna. Con los directores técnicos, porque el director técnico aparte de enseñarles fútbol también les dice cómo comportarse dentro de la cancha, "muchachos, la pelota al piso, tranquilos".

Hay señales muy malas. Cuando el golero de Nacional, Jorge Bava, le pegó una trompada a un policía en medio de la cancha y había 30.000 espectadores y no sé cuántos miles de personas mirando el partido, fue llevado a la justicia y cuando salió ¡la hinchada de Nacional lo aplaudía! Entonces, ¿se puede aplaudir cuando alguien golpea a alguien a quien le estamos pidiendo que nos dé seguridad? ¿Qué sensación dejamos del otro lado en los funcionarios policiales, que les decimos "tenemos que proteger la ciudad, los ciudadanos, tenemos que enfrentar la violencia, tienen que ser procedimientos adecuados, no tienen que extralimitarse en sus funciones" y se tienen que bancar ese ambiente? Porque el ambiente que debía haber esa noche en la Guardia Republicana con un compañero con el ojo así no debía ser muy bueno.

Además, si uno lo mira en el transcurso del tiempo, Bava termina como capitán del cuadro, cuando debería haber sido sancionado. Entonces, ¿cuándo vamos a asumir la responsabilidad de decir "¿qué puedo hacer yo para mejorar la violencia en el deporte?" y no echarle la culpa al otro, que ponga más policías? ¿Qué seguridad queremos? El otro día pusimos cerca de 800 policías, ¿cuántos tenemos que poner? ¿Tenemos que poner 1.000, 1.200, 1.500 policías? No pasa por poner más policías, pasa por tener menos violentos.

EC - Usted repasaba las reuniones que ha tenido el MI…

JV - También tuvimos reuniones con los dirigentes de los cuadros, con la AUF, con la Comisión de Seguridad de la AUF, con la Comisión de Seguridad en el Parlamento, hemos presentado proyectos de ley para modificar la ley del deporte, hemos hecho un acuerdo de admisión y permanencia con la AUF… Hemos hecho una cantidad de cosas y estamos mejor, pero no alcanza, tenemos que sentarnos juntos a pensar qué podemos hacer para que alcance.

EC - ¿Qué hay que entender? ¿Que, justamente, teniendo en cuenta la historia de cómo se ha trabajado en esta materia, las distintas reuniones, los diferentes interlocutores con los que ha habido encuentros, lo que terminó habiendo en el Poder Ejecutivo la semana pasada, sobre todo en el presidente de la República, fue una gigantesca frustración y por eso se optó por pegar un manotazo arriba de la mesa?

JV - Creo que hubo un llamado de atención, un decir "vamos a asumir la responsabilidad". Hay otras cosas que no trascienden. A veces un partido se fija en tal lugar, porque tal cancha no reúne las condiciones, porque para que haya condiciones de seguridad hay que invertir en alambrado, vestuarios separados, entradas separadas, hay un protocolo. En esta comisión y en el MI hemos dicho: queremos que todos sean locatarios y que todos sean visitantes, que todo el mundo disfrute, no queremos que los partidos se suspendan, queremos que los estadios estén llenos. Y mire que lo hemos logrado, el año pasado teníamos en el estadio 30.000, 40.000 personas, eso está muy bien, la gente volvió a las canchas.

Ahora se empezó a retirar porque tiene miedo. Pero cuando le decimos a algún cuadro "usted tendría que invertir un poco más –yo sé que los cuadros tienen dificultades económicas– en mejorar las condiciones de la cancha", les pedimos por favor que o jueguen en el estadio o en una de las canchas habilitadas, en mi despacho el discurso es el siguiente: "Está bien, vamos a decirles a nuestras hinchadas que vamos para ahí porque el MI no nos deja, pero en realidad nos conviene porque ahí tenemos una recaudación mayor". Entonces, ¿qué es lo que importa: la recaudación o la seguridad de los ciudadanos que van a las canchas? Este doble discurso no nos hace bien.

Creo que la medida que tomó el presidente de la República es acertada, no prohibió que hubiera espectáculos deportivos, el Poder Ejecutivo no se metió en la AUF ni en el deporte, la responsabilidad del Poder Ejecutivo es que los espectáculos públicos… Porque este es un espectáculo privado, está hecho entre privados, los organizadores del espectáculo son los cuadros, pero es de interés público, va mucha gente y se tiene que hacer en condiciones de seguridad. Ponemos bomberos…

EC - Entendida esa filosofía, que es polémica, porque hay quienes entienden que la responsabilidad de la seguridad es del Estado…

JV - Muy bien, ¡que planteen soluciones!

EC - … aceptado ese criterio, ¿esta medida que se tomó ahora no implica una contradicción? Porque en algunos estadios sí y en otros no. ¿Por qué solo al Estadio Centenario y al Parque Central se les retira la policía de las tribunas?

JV - Porque es en los lugares donde se han generado más episodios de violencia.

EC - Pero los hinchas violentos de Nacional y de Peñarol también han promovido desórdenes, violencia en otras canchas. Por ejemplo en el Franzini, por ejemplo en Jardines del Hipódromo.

JV - Es cierto.

EC - ¿Entonces?

JV - Hay cosas que no se dicen. Hace bien poquito cuadros de divisiones menores que se enfrentaron terriblemente asumieron este tema de la violencia, dijeron "si seguimos así, nos quedamos sin fútbol". Los dirigentes se pusieron de acuerdo y salieron juntos a hablar con las hinchadas para que los partidos se hicieran sin ningún problema. Hubo partidos y no hubo ningún problema, nadie se peleó, no pasó nada.

El esfuerzo lo hemos hecho, personalmente me reuní mil veces con el presidente actual de Peñarol y el presidente anterior de Nacional, me reuní con la directiva. Bajamos a la cancha e hicimos que el presidente de Nacional saludara a los jugadores de Peñarol y que el presidente de Peñarol saludara a los jugadores de Nacional, hicimos un llamado a la convivencia. Hace un año nos tomamos una semana de tregua para que todo el mundo reflexionara…

Pero hacemos una reflexión y volvemos a lo mismo, repito, cada vez que ponemos 1.000 policías en el Estadio Centenario le estamos sacando policías a la seguridad pública. Quisiera saber qué pasa si les preguntamos a los vecinos: "¿Usted qué prefiere: tener la policía patrullando en su barrio o que dejemos su barrio descuidado y nos llevemos los policías para el estadio?". Tenemos la policía toda la semana en la calle, la tenemos custodiando los valores, haciendo los servicios especiales, y la recargamos los fines de semana, porque ponemos muchos más policías que los que el fútbol contrata. En estos acuerdos -que están escritos en este librito- que hablaban del derecho de admisión y permanencia, se habla de la presencia de seguridad privada, a sugerencia de mucha gente que hoy nos critica.

Hicimos una reunión con los periodistas deportivos y les decíamos: "Ustedes que tienen experiencia internacional, ¿qué nos sugieren para mejorar?". Ahí nos sugirieron dos cosas bien importantes y que están en el proyecto modificativo de la ley que tenemos en el Parlamento. Una es la creación de la figura del fiscal deportivo, que no depende de ninguna institución deportiva, dependería del Ministerio de Turismo y Deporte, sería un observador de afuera que junto con los jueces, el cuarto árbitro y los referentes de seguridad de las hinchadas decide cuándo parar un partido si la situación se pone muy violenta. Eso se hace en Europa, ha dado muy buenos resultados, se originó debido a los cantos xenófobos. Lo hemos presentado en la Comisión de Seguridad del Parlamento, ellos están de acuerdo, tenemos una relación muy fluida con el Parlamento. Por lo cual lamento mucho algunas declaraciones que hacen algunos políticos, como por ejemplo el senador Bordaberry, que sale a decir un montón de cosas y se ve que ni siquiera leyó las actas de la comisión, porque lo que él sale diciendo ahora la Comisión del Deporte del Parlamento lo ha solucionado y lo ha acordado con nosotros en múltiples oportunidades. Tenemos una relación tremendamente fluida.

EC - ¿A qué se refiere? ¿A cuál de los planteos?

JV - A cómo encarar el tema de la seguridad…

EC - Estaba mencionando el fiscal deportivo; todavía no se ha concretado.

JV - Todavía no se concretó. La otra cosa es la intervención de seguridad privada. En los partidos que se hacen en Europa hay un cordón alrededor de la cancha de seguridad privada. Están bien identificados y a nadie se le ocurre saltar a la cancha y armar lío ni nada de eso. Igual hay problemas, eh.

***

EC - Con la medida de la semana pasada, que en el Centenario y el Parque Central la policía no brinde el servicio en las tribunas, que les garantice seguridad a los jueces, a los funcionarios de recaudación y nada más, ¿cómo se daría seguridad a los espectadores en esos estadios?
    
JV - Creo que volveríamos a poner… esto está a consideración del presidente de la República…

EC - Pero ahora, en la situación actual, con el criterio que implementaron la semana pasada.

JV - El otro día en la reunión se pidió un compromiso de todos los actores. Una de las cosas que se pidieron fue que se aprobara el Código de Faltas de la AUF; hace no sé cuántos meses que el Código de Faltas está en la AUF, es el código de FIFA. No digo que tenga que ser el código de FIFA, tiene que haber algún reglamento. Creo que el reglamento de la AUF ya habilita poner sanciones y no las están poniendo. Y si no lo habilitara, este otro reglamento sí lo hace. Pero hace meses que está para discutirse y no hay quórum porque los delegados de los cuadros no van. ¡Que los delegados de los cuadros vayan! No podemos mirar esto todo el mundo desde la tribuna, alguien tiene que bajar a la cancha a jugar. Que vayan y lo aprueben.

Segunda cosa, tenemos el acuerdo de admisión y permanencia. Como es un espectáculo privado, el dueño del espectáculo dice "yo no quiero que Fulano entre", entonces la policía dice "usted no entra porque la directiva de Peñarol, Nacional, Rampla, etcétera, no quiere que entre", y el tipo no puede entrar. Pero hoy en día, ¿quién le dice a la policía "este señor no entra"? Los directivos de los cuadros no lo quieren hacer, lo reconocieron públicamente en la AUF, lo dijo su vicepresidente anterior: los dirigentes de los cuadros tienen miedo porque después tienen que convivir con las barras bravas.

EC - Usted está enumerando los compromisos que habían asumido los clubes y la AUF y que no han cumplido, pero mi pregunta era…

JV - Ahora estamos pidiendo: "Está bien, no se animan a decir nombres, pásennos la responsabilidad a nosotros". Nosotros tenemos que tener los mecanismos para identificar a las personas, los policías adivinos no son. Además van por una tribuna y si no los dejan entrar pasan por la otra. No son adivinos. Pongamos la tecnología necesaria. Hicimos una inversión muy importante en el Estadio Centenario, todas las cámaras que hay en el Estadio Centenario, en 8 de Octubre y Garibaldi, en Avda. Italia y Las Heras, en Tres Cruces, fue todo inversión del MI, no de la AUF. Tenemos buenas filmaciones. Hay un problema…

EC - Ustedes acaban de decir y la justicia dice que no sirven para hacer el reconocimiento facial.

JV - Tomamos una cara ¿y cómo decimos "esta cara es de Fulanito de Tal"? No podemos decirlo.

EC - Cuando se presentó ese sistema hace dos años se decía que iba a servir para eso, justamente.

JV - Claro, pero por ejemplo se presentó una imagen en la que había un señor que le estaba dando con un casillero de bebida por la cabeza a otro, y como no se le veía bien la cara quedó por ahí. Hubo otro que la policía había identificado, lo detuvo cuando salió, pero como no se pudo corroborar que era el mismo de la imagen también quedó en libertad. En este último partido hubo más de 40 detenidos, ¿y cuántas personas fueron procesadas? Cinco. Falta un complemento, hemos mejorado la tecnología en Identificación Civil y tenemos la digitalización de las fotos. Veamos cómo la AUF –no tienen plata, siempre pasa ese tipo de cosas, los cuadros tampoco– y el Gobierno hacemos una inversión de tal manera que, como se hace hoy en día, tengamos la filmación permanente y podamos hacer la identificación digital con un sistema de grabación especial uniendo esa cara que tomamos en el Estadio Centenario con la que tenemos digitalizada en Identificación Civil.

Eso va a permitir decir "estas personas participaron en hechos de violencia". Si es una situación delictiva, presentarlas a la justicia y que esta las procese si considera que la prueba es buena. Si es una falta, que las manden a cumplir alguna sanción. Y si es un hecho violento que no está dentro de lo que dije, que la justicia nos permita tener una lista de personas violentas –hoy por ley no la puede tener– para poder decir: "Usted no entra porque está en esta lista que está avalada por los cuadros, por los clubes, por los dueños del espectáculo, por la justicia". Y no entra. Pero medidas concretas, porque estoy de acuerdo en que la justicia los procese: está bien, cometieron un delito, pero nos resulta mucho mejor que los penen mandándolos los fines de semana a la comisaría y no dejarlos en prisión domiciliaria.

EC - Está cuestionando los procesamientos de la semana pasada, que fueron todos con prisión domiciliaria por 90 días.

JV - Ahora hay que mandar a la policía a controlar que los individuos no se vayan de la casa. Si un fin de semana alguien se escapa, va al estadio y cae detenido va a ir preso porque no cumplió lo que la justicia dispone. Pero alguien puede decir: "¿qué hizo la policía que no controló que estuviera en la casa?". No podemos poner un policía en cada casa. No estoy en contra de la decisión de la justicia, está todo bárbaro; digo que hay algunas medidas que hay que adecuarlas un poco más a las posibilidades reales que tiene la policía de implementarlas.

EC - Usted ha estado resumiendo de qué manera se había conversado hasta ahora con la AUF y con los clubes, cuáles eran los compromisos de los que se había hablado, cuáles son las tareas que están pendientes del lado de la organización del fútbol. Pero decía todo eso a propósito del sacudón de la semana pasada, del golpe sobre la mesa que pega el presidente Mujica con esta medida que adoptó. Y sobre la medida en sí misma yo le he ido formulando algunas preguntas que todavía no tienen respuesta. Me gustaría que después de la tanda retomáramos ese asunto.

***

EC - ¿Por dónde están las soluciones de fondo al problema de la violencia en el fútbol? ¿Qué cabe esperar en las próximas horas en la relación entre el Poder Ejecutivo y la Asociación Uruguaya de Fútbol? De estos temas estamos conversando con el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez.

***

EC - No cabe duda de que la medida que resolvió el presidente José Mujica y que implementó el MI provocó un efecto de shock, generó un sacudón en el fútbol a propósito de cómo enfrentar el problema de la violencia. Pero ¿la medida en sí misma no tiene una cantidad de desprolijidades? Por ejemplo, si el partido se juega en el Estadio Centenario o en el Parque Central, ¿quién se encarga de proteger a los espectadores?, ¿quién se encarga de proteger a una familia con niños que quiere ir a ver fútbol?

JV - Insisto: la responsabilidad de lo que pase en el espectáculo es de los organizadores. Si alguien organiza una gran fiesta y tiene un problema verá cómo lo resuelve, un problema con la justicia.

EC - Pero con el criterio que adoptó el Poder Ejecutivo en algunas canchas va a haber seguridad privada y policía y en otras, nada menos que estas, va a haber solo seguridad privada. No es lo mismo, no es tan tranquilizador para la gente eso.

JV - No. Lo tranquilizador para la gente tiene que ser que los implicados en este hecho, frente a este shock, van a tener que hacer algo que hasta ahora no hicieron. Y sigo poniendo ejemplos…

EC - Usted dice en definitiva "espero que esta medida sea transitoria", "espero que haya una reacción con medidas y decisiones de quienes tienen la responsabilidad".

JV - Yo espero eso antes que el fútbol se pare porque hay un muerto. Prefiero que no haya fútbol antes que que haya un muerto, no quiero ver a ninguna madre llorando "mataron a mis hijos por –lo que siempre dicen– esos entre 50 y 100 delincuentes que andan ahí en la vuelta". Si alguien sabe que andan esos 50 o 100 delincuentes, queremos el nombre de los 50 o 100 delincuentes. Porque además…

EC - Ustedes tienen la expectativa de que esta medida pueda levantarse porque haya algún acuerdo en la reunión de hoy.

JV - Por supuesto, todo lo hicimos con la intención de que haya una solución, un acuerdo que nos permita salir adelante. Se dicen cosas que no son ciertas. Nos dice el presidente de un cuadro: "Yo puedo manejar el club, no puedo manejar la barra brava". Señor, no maneje la barra brava. Se lo dije ha hace más de un año: "No maneje la barra brava, cuando tenga un problema con la barra brava venga y dígamelo a mí". No vienen. Yo los espero, cada vez que piden una reunión siempre se la doy. No vienen.

También dicen "hacemos lo que el MI nos dijo, nos dijeron que contratáramos referentes de la seguridad de las barras bravas". Nosotros nunca dijimos eso, dijimos que sería bueno que los clubes tuvieran un equipo que se encargara del primer nivel de contención, un equipo de seguridad. Como pasaba antes cuando íbamos a las canchas, uno se iba de boca y había algún veterano que decía: "Botija, bajá un poquito, porque si no el juez va a parar el partido". Algo de eso, un primer nivel de contención; algún cuadro lo ha hecho y lo ha hecho bien, cuando aparece alguna bandera que puede generar un hecho de violencia de la otra hinchada aparece alguno que dice "botija, guardá esa bandera, no armes lío, salgan de ahí, no bajen al talud" y los contienen. Les pedimos que tuvieran un referente de seguridad, no dijimos quién, que ellos lo eligieran. Peñarol tiene un referente de seguridad que es policía, Nacional tiene uno que es de la barra brava. Los eligieron porque ellos quisieron, nosotros nunca dijimos a quién.

EC - ¿Ustedes no promovieron un tipo de vínculo, a efectos de la seguridad, con referentes de las barras?

JV - Nunca lo promovimos.

EC - Ese es un tema que ha estado muy confuso en los últimos meses.

JV - Por eso se lo aclaro: nunca lo promovimos. Además cuando nombraron al referente de seguridad dijeron: "Sería bueno que para los partidos donde hay gran concurrencia de gente le den más regularidad al jefe del operativo", de tal manera que el jefe de la seguridad del club se pueda comunicar con el jefe del operativo y solucionar algunos problemas puntuales que se dan. A veces se da que hay tres, cuatro, cinco personas que no tienen entrada, que vienen del interior, etcétera, no las van a dejar afuera, las dejan entrar. Porque una de las cosas que se acordaron con los cuadros es no regalar entradas, que era una costumbre de larga data, se regalaban entradas, se hacían favores con eso para tener más hinchada, para controlar, para lo que sea, porque lo que no ganan en la cancha lo quieren ganar con la presión de la tribuna.

Esos referentes de seguridad también se ven en la reunión de la Comisión de Seguridad de la AUF, los martes o los miércoles siempre hay una reunión donde se planifican los partidos del fin de semana. Eso es una buena cosa. Entonces a veces se dicen cosas enturbiando la situación que no son ciertas. Y uno de los que las dicen es el presidente de Nacional, dice: "A mí me dijeron que tenía que nombrar tal referente"; no es cierto. "Me dijeron que la seguridad la tendría que dar gente de la barra brava"; no es cierto. Que tienen que tener un equipo de seguridad y que tienen que tener un referente sí, está en el acuerdo que hicimos con la AUF. Pero cuando se empiezan a decir cosas que no son ciertas esto se enturbia cada vez más.

Cuando hacemos una reunión, hacemos un mea culpa y digo "vamos a ver qué puede hacer cada uno de nosotros para mejorar y que no se den estas situaciones" y después salimos a la prensa y decimos "la seguridad no es culpa mía, no es responsabilidad mía, esto es problema del Gobierno, esto es problema del MI". Siempre los problemas son de otros, ¿cuándo los problemas van a empezar a ser de nosotros?

EC - Este fin de semana el ministro Eduardo Bonomi, en una charla que dio en un comité de base en la zona de Malvín, dijo que el problema de la violencia en el fútbol uruguayo es más complejo que el de los Hoolligans de Inglaterra y que por lo tanto las soluciones que se implementaron allá no necesariamente van a servir acá. El ministro dijo que los barras bravas uruguayos no son simplemente hinchas violentos, sino que además están involucrados en la comisión de otros delitos y en negocios informales vinculados con el fútbol. Por ejemplo, delitos en las tribunas (venta de drogas, incluso prostitución); delitos fuera del estadio (asaltos, etc.), para los cuales se capta mano de obra en la tribuna; negocios vinculados con el fútbol (estacionamiento afuera de los estadios, venta de merchandising, servicios de "seguridad" a instituciones deportivas o espectáculos). ¿Ese es el diagnóstico que ustedes tienen?

JV - Sí, señor.

EC - Entonces, si la Policía tiene toda esa información, ¿cómo no se han realizado hasta ahora operativos para desarticular organizaciones con esas características?

JV - Se han hecho operativos para desarticular. Justamente, a punto de partida de los operativos que se hicieron es que tenemos esta información. No olvide que desde hace algunos años el Uruguay ha sido tremendamente efectivo en la lucha contra el narcotráfico. Lo hemos hablado en este programa

EC - Usted en el período de Gobierno anterior estaba al frente de la Junta Nacional de Drogas.

JV - Miles de personas han terminado en la cárcel a punto de partida del tráfico de drogas, y muchas de ellas están vinculadas a estas barras bravas. ¿Por qué prohibimos ahora la entrada de banderas grandes a los espectáculos deportivos? Alguien me dijo "estás loco si pensás que el hecho de tener una bandera grande va a generar más violencia". La bandera grande tapa hechos delictivos. Cuando se despliegan las banderas grandes, que nos impiden ver con las cámaras qué pasa detrás, es porque se está vendiendo droga, hay prostitución, hay una pelea, hay algunas cosas. Dijimos: "banderas grandes no; banderas de dos por un metro".

¿Cuál fue el paso siguiente? Entraron varias banderas con velcro, entonces después las pegaban y hacían una grande. Si eso lo hacemos porque somos bandidos y porque queremos jopear a la policía y lo hacemos con la finalidad de festejar y de llevarnos bien, todo bárbaro, pero cuando lo hacemos para tapar un delito no lo podemos permitir.

EC - A partir de ese diagnóstico de cómo funcionan las barras bravas, ¿cuándo vamos a ver resultados por el lado de los arrestos, de la desarticulación de esos grupos?

JV - Cuando seamos más eficientes en tener más pruebas para presentar a la justicia.

EC - ¿Cómo se están investigando estas actividades?

JV - Tenga la seguridad de que no se lo voy a decir, porque sería avisarles.

EC - ¿La justicia del crimen organizado no está enterada, no tiene esta información para llevar adelante sus propios expedientes?

JV - Sí, por supuesto, Inteligencia, la Brigada Antidrogas. Pero no olvide que hace poco se detuvo a una persona que es referente de uno de estos cuadros, en un auto donde había drogas y armas, se la presentó a la justicia y se fue en libertad. Está bien, no habría pruebas, la justicia habrá hecho lo que tiene que hacer. A uno le queda aquel sabor de que a veces no tenemos el acompañamiento que deberíamos tener; estamos tratando de solucionarlo y tenemos reuniones con el Poder Judicial. Tenemos reuniones con todo el mundo, de esto se sale con una acción comprometida de todas las partes, no se sale diciendo "la culpa la tienen otros". Para mí sería muy fácil decir "mire que llevamos 40 personas a la justicia y nos procesaron cinco". El error capaz que fue nuestro, capaz que no tenemos las pruebas suficientes, vamos a tener que mejorar y comprar más tecnología, poner más personal de inteligencia en el estadio.

A veces hay cosas hasta burocráticas. El otro día le digo al presidente de la AUF: "¿tenés problema en darme carnés para la policía de inteligencia?", "Ninguno", "Hay un funcionario tuyo que no me los quiere dar", "No puede ser, ya te lo soluciono". A veces estas cosas conversando se solucionan, cuando hay trámites burocráticos por abajo que nos impiden actuar bien. No queríamos que se supiera que había inteligencia en las tribunas, sin embargo un periodista deportivo, en el afán de comunicar, dice "el MI está poniendo servicio de inteligencia en las tribunas". Nos complica un poco, porque lo mejor que uno puede hacer cuando quiere ser eficiente contra el crimen organizado es que el crimen organizado no sepa lo que uno está haciendo. En eso se basa la inteligencia.

***

EC - ¿Qué expectativas hay con respecto a la reunión que va a tener lugar este martes en la Torre Ejecutiva a la cual están invitadas nuevamente las autoridades del fútbol, con el problema este de que no se sabe quién va a ir en nombre de la AUF porque se acaba de producir la renuncia del Consejo Ejecutivo? Porque de hecho la medida de la semana pasada parece haber quedado inoperante a partir de lo que resolvió la Mutual de Jugadores, que dicen "en esos partidos del Estadio Centenario y del Parque Central si no hay policía en las tribunas, si no hay policía que proteja a los jugadores, no jugamos". ¿Cómo es el escenario hoy por hoy?

JV - Pero hay otras canchas. El mismo domingo de la AUF me preguntaban "¿qué pasa si fijamos el partido Miramar-Peñarol en otra cancha?". Nada. Enseguida se empezó a correr el rumor. "Parece que la Jefatura de Policía de Montevideo va a cubrir de nuevo el estadio." No, no lo va a cubrir, tiene orden de no cubrirlo. "Parece que van a poner menos policía en la cancha de Fulano de Tal." No, vamos a poner toda la policía que sea necesaria. Nos vamos a ajustar a la orden que nos dio el presidente de la República de que en el Estadio Centenario y en el Parque Central, hasta que no haya un cambio de actitud, hasta que no haya una solución o por lo menos se visualice una solución para estos problemas, no va a haber policía.

A lo que aspiro hoy es a que hayamos reflexionado y hayamos hecho los deberes que tenemos que hacer. El MI ha hecho la mayoría de las propuestas que se podían hacer para tratar de mejorar esta situación, que no se arregla solamente en los estadios, esto hay que trabajarlo a nivel de los barrios. Tenemos programas como Pelota al Medio a la Esperanza, estamos desarrollando un programa en una seccional de Montevideo con más de 100 chiquilines trabajando con la Policía Comunitaria, con una ONG y con la Fundación Celeste, le pedimos participación a la Mutual de Jugadores, que nos ayude y nos está ayudando, a los jueces, a los directores técnicos. Estamos trabajando muy bien.

Esto hay que trabajarlo en todas las áreas posibles de la sociedad, porque acá se manifiesta de esta manera y tiene su particularidad, porque no todos los que arman lío son delincuentes, hay un grupo duro que sí lo son y otros que actúan por correntada. Porque no le voy a decir que el otro día todos los que atropellaron contra la puerta eran narcotraficantes o sinvergüenzas, no, hay gente que va a la cancha y sufre el efecto arrastre "¡Vamos a salir ahora!", y se prende y sale. Y de repente salen, se meten en un lío, ni siquiera saben dónde están metidos y terminan procesados hasta sin querer, injustamente, porque no midieron las consecuencias. Otros sí las midieron.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

***

Contenidos relacionados: Resolución del Poder Judicial en el atentado que hubo en el partido entre los equipos del Club Nacional de Football y Newells Old Boys de Rosario-Poder Judicial 

Comentarios

  • Carlos Gimenez

    "...el contrato con la empresa que tiene los derechos de la selección..." ¿Qué pasa en El Espectador que Emiliano Cotelo ni siquiera se anima a mencionar a Tenfield por su nombre?

Registro

Suscripciones:
×