Solicitar contraseña

×
Marcelo Pereira

Enfermero Marcelo Pereira habló sobre su situación

El enfermero Marcelo Pereira, procesado con prisión en marzo de 2012 por la muerte de cinco pacientes en el Hospital Maciel, habló ayer por primera vez con un medio de prensa, luego de que el fiscal de la causa, Gilberto Rodríguez, solicitara para él una condena de 14 años "como autor penalmente responsable de reiterados delitos de homicidios especialmente agravados por la premeditación en grado de tentativa".

Entrevistado por Montevideo Portal, Pereira respondió a la acusación del fiscal: “Tenemos un dictamen de una Junta Médica que dice que los fallecidos fueron por causas naturales. La morfina no mata a nadie, lo dice la Junta Médica. No entiendo en base a qué opina el fiscal. Científicamente de donde saca que de mi parte hubo una intención de matar gente. ¿En qué parte de mi confesión yo digo que maté gente? Yo digo que sedo gente, hay muchas cosas que no están bien, es muy complicado, de un minuto a otro me cambió la vida y ahora piden 16 años”. (Si bien  trascendió que el fiscal solicitó una pena de 16 años de prisión para el enfermero, en la vista fiscal a la que accedió El Observador, Rodríguez solicita una condena de 14 años).

Otra parte del relato de Pereira se refiere a su arresto. “A mí me detienen un viernes a las 18.30, me sacan del lugar donde estaba trabajando cuatro policías de particular. Tenía el auto estacionado en la calle Washington, me sacan todo para fuera del auto y me llevan a declarar. En ese momento me comunico con mi esposa y le digo: `Me están llevando, no tengo idea por qué`. Mi esposa me contesta: ‘Acá en casa están allanando todo y me van a llevar detenida’. Ahí a mí se me terminó el mundo”, sentenció.

La Policía trasladó a Pereira desde el Hospital Maciel hasta la sede de Interpol, donde reconoció haber matado a cinco pacientes, según el parte policial. Sin embargo, la muerte de dos de esos cinco pacientes se produjo varias horas o días antes de que Pereira se reintegrara a su trabajo. ”Cuando entro a Interpol digo que necesito una abogado y me preguntaron si creía que era una película yanqui para pedir un abogado (...) Entro al juzgado a las 10 de la noche sin haber hablado con un abogado. El abogado de oficio ya estaba sentado con el juez y el fiscal, y yo ya entro con lo que había declarado en Interpol (...) A mí me hacen firmar tres papeles en Interpol. Si me preguntaban si había matado al Papa, les iba a decir que sí. Me decían que si colaboraba, mi esposa se iba”, dijo el enfermero.

Registro

Seleccionar Newsletters:
×