Solicitar contraseña

×

celulares

Firman convenio que prohíbe uso de celular en el trabajo

La firma del primer convenio salarial contra el uso del celular en el trabajo abarca a unos 20.000 empleados de cafés, bares, pubs, cervecerías, confiterías, reposterías, heladerías artesanales y otras formas de servicios de alimentación y venta de bebidas.

Según informó este martes el diario El País, el grupo firmó una recuperación del salario real del 3,5% anual.

En lo que respecta específicamente a la cláusula del celular se establece lo siguiente: “Durante la jornada laboral el trabajador no podrá utilizar el teléfono celular debiéndose acudir por cualquier urgencia que existiera, no necesariamente médica, al uso del teléfono del establecimiento comercial. El encargado del establecimiento, ante cualquier llamada de urgencia para el trabajador, se compromete a su comunicación inmediata”.

En la negociación, los empleadores se habían quejado del “abuso” del celular en el horario de trabajo.

Esta cláusula sobre el uso de celulares es novedosa dentro de lo que son
los acuerdos laborales y podría ser tenida en cuenta para muchas otras actividades. En este caso en particular, la idea es mejorar la atención a los clientes, pero puede servir para el sector transporte, por ejemplo.

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, puntualizó que este tipo de negociaciones que tienen que ver con las condiciones de trabajo son de carácter bipartito, o sea, que lo negocian empresarios y trabajadores, sin el Gobierno.

De todas formas, el Ministerio de Trabajo alienta que se incorporen estos elementos por la vía de la negociación colectiva y no por la vía de la Justicia o la introducción de leyes.

“Muchos aspectos de este tipo han sido negociados en otros convenios como queremos incorporar aspectos vinculados a la creación de salas de lactancia, mejoras en el sentido de licencia por maternidad de lactancia, además de las que se pueden hacer por la vía legal. Por tanto, en materia de condiciones de trabajo, si bien el Gobierno no participa porque la ley expresamente lo excluye de esta negociación, esto es un acuerdo entre empresarios y trabajadores, nuestra intención es promover cláusulas que mejoren las condiciones de trabajo de los trabajadores y preserve también la calidad de la atención de las empresas, particularmente aquellas que brindan servicio al público”, señaló Brenta.

En la gran mayoría de los sectores vinculados a la atención al cliente este tipo de normas ya se aplican (el no uso de celulares), pero lo que es novedoso –según decía el ministro- es la inclusión de esto en el convenio colectivo con aceptación de los trabajadores.

El jerarca explicó a El Espectador que han recibido múltiples planteos vinculados a otros temas que tienen que ver con la mejora en la atención al público y la necesidad de capacitar para lograr esto a los trabajadores.

Esto se ha dado, por ejemplo, en el sector turístico y en el taxímetro.

“En este caso hemos recibido múltiples planteos vinculados a otros temas, vinculados a la mejora de la calidad de atención al público, acuerdos en  materia de formación y capacitación, por ejemplo, en el sector turístico hotelero en el taxi para la información básica en idiomas para recibir al turista. Creo que hay muchas cosas donde la negociación colectiva tiene que poner el acento para mejorar las condiciones y de las mejoras de las condiciones del sector devienen inmediatamente las mejoras de las condiciones salariales y de condiciones de trabajo de los trabajadores”, aseguró Brenta. 

Dejando de lado este caso particular ya firmado del sector gastronómico, este año una cantidad importante de trabajadores van a negociar sus convenios.

Poco menos de la mitad de los convenios van a negociar en esta ronda, que es la segunda (y última) más importante de este período de Gobierno, ya que la primera fue en 2010.

Brenta puntualizó que el ministerio está analizando cómo encarar esta nueva ronda, tratando de asegurar aspectos claves como la no pérdida del salario real en ningún caso y la generación de indicadores que contemplen el crecimiento global de la economía y las realidades sectoriales para que los acuerdos no tengan impacto negativo en el empleo.

Pero hay otros aspectos no salariales de la negociación a tener en cuenta, según señaló el ministro.

“Luego, en cada sector va a haber una negociación en más profundidad. Nos preocupa también continuar el proceso muy virtuoso que es continuar incorporando elementos vinculados a las condiciones de trabajo, a derechos de mujer, cláusulas que permiten el acceso al mercado de trabajo, acuerdos en materia de creación de fondos de carácter social, fondos vinculados al cuidado de los hijos de los trabajadores, que nos parece un elemento fundamental en la línea de lo que es el sistema nacional de cuidados. Hay múltiples aspectos no salariales de la negociación que cada vez adquiere más importancia porque en algunos sectores se ha logrado recuperaciones muy importantes del salario. Por tanto, aspectos de seguridad, que cada vez tienen más importancia. Si se miran las situaciones conflictivas de los últimos meses la mayoría no están originadas por lo salarial, sino por la seguridad y salud”, afirmó Brenta.      

Para el jerarca esto muestra una nueva realidad y es que luego de nueve años de recuperación del salario real, surgen otros aspectos en la negociación colectiva.

En cuanto a los plazos de los convenios, el próximo año, que va a tener un fuerte contenido electoral, es malo a juicio del Ministerio de Trabajo para negociar convenios y en eso hay acuerdo con empleados y empleadores. Brenta profundizó en este punto.

“Vamos a ir a convenios que implique renegociar el primer semestre de gobiernos siguientes, que fue un poco el esquema con el cual se trabajó en el período anterior. Nosotros comenzamos a trabajar en junio de 2010 en la primera ronda de negociación. En este sentido, estamos trabajando sobre estos términos y por eso con fórmulas variables porque la volatilidad de la situación económica a nivel internacional nos obliga a tener salvaguarda para todas las partes”, expresó Brenta.  

Brenta agregó que en varios sectores existen salarios que no permiten una vida de calidad y que en estos momentos se está definiendo con el Ministerio de Economía y Finanzas el incremento del salario mínimo para el 2014 y 2015, lo que va a influir en los salarios más bajos.

“Una vez que acordemos con el Ministerio de Economía y Finanzas cómo va a evolucionar el salario mínimo en 2014 y 2015 va a ser un dato muy importante a la hora de definir los salarios más bajos para tratar de cerrar una ronda con nueve años de crecimiento permanente del salario, en algunos casos a niveles muy importantes que se reflejan en la mejora de la calidad de vida de la población (…)”, aseguró  Brenta.

Registro

Seleccionar Newsletters:
×