Solicitar contraseña

×
Sociedad

Una apuesta a la energía solar térmica

Una apuesta a la energía solar térmica

Si todos los calefones de Uruguay fueran sustituidos por calentadores solares, el país se podría ahorrar la Central Delta del Tigre. A partir de este y otros cálculos, se pone en marcha la Mesa Solar. La idea es analizar cómo extender el uso de la energía solar térmica. Gerardo Honty, uno de sus impulsores, destacó que se trata de una energía autóctona que permitiría una mayor independencia del petróleo y de las fuentes hidráulicas. Además se podría desarrollar con industria nacional y se trata de una energía limpia, afirmó. Por último, “es económicamente viable, la gente la puede amortizar en el corto plazo”, agregó.

(Emitido a las 9.11)

EMILIANO COTELO:
En los últimos años, la energía y el riesgo de una crisis energética se han vuelto un tema recurrente para los uruguayos.

En especial, el crecimiento permanente de la demanda hace necesario definir una política energética de largo plazo, lo que incluye ampliar la matriz energética nacional, incorporando modalidades que hasta ahora no empleamos o que empleamos muy poco.

Por ejemplo, en las últimas semanas se disparó un debate sobre el posible uso de la energía nuclear. Pero mientras esa discusión comienza a andar, por otro lado –muy lentamente- van ganando espacio las llamadas “energías renovables”. En ese marco, justamente, la semana próxima se pondrá en marcha la Mesa Solar, un ámbito destinado a promover en Uruguay la “energía solar térmica”.

¿Qué se entiende por energía solar térmica? ¿Cuáles son sus ventajas? ¿Qué aplicaciones existen? ¿Cómo se trabajará en esa mesa integrada por autoridades del gobierno, representantes del sector privado y académicos? ¿Qué cabe esperar de la primera reunión, que será el jueves en la Facultad de Arquitectura?

Para hablar del tema, estamos con el sociólogo Gerardo Honty, integrante del Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas (CEUTA), una de las entidades organizadoras de la mesa.

***

Honty, empecemos por la definición más básica. Ustedes no hablan de energía solar en general, sino de energía solar térmica. ¿Por qué? ¿Cuál es el matiz?

GERARDO HONTY:
En general las aplicaciones de energía solar se dan en dos tipos de aplicaciones. Una es la energía solar fotovoltaica, que es la que mayormente conocemos, que es la que transforma la energía lumínica del sol en electricidad a través de un proceso químico. Es lo que vemos habitualmente en los paneles solares que hay, sobre todo, en el medio rural, para la telefonía móvil, para alambrados eléctricos o para iluminación. Pero esta tecnología todavía es muy cara, por lo menos para Uruguay; se podría llegar a incorporar, pero seguramente un poco más adelante en el tiempo.

En cambio el otro tipo, la energía solar térmica, aprovecha la energía solar para utilizarla como una fuente de calor, en usos calóricos o térmicos. Este tipo de tecnología es mucho más accesible económicamente, está al alcance de la mano, ya hay avances en Uruguay. Este tipo de aplicación de la energía solar se podría lograr en un plazo mucho más breve, y por eso la Mesa Solar, si bien no reniega de otras aplicaciones solares ni de otras fuentes renovables, pretende concentrarse en este primer paso en la energía solar térmica.

EC - ¿Cuáles son las tecnologías disponibles hoy para el aprovechamiento de la energía solar térmica? Algunos ejemplos.

GH - Las más comunes son las que se utilizan para el calentamiento de agua. Algún oyente adelantó que había visto algo que se parecía a un calefón en algún techo de no recuerdo qué país. Esa tecnología ya está disponible en Uruguay, hay fabricantes nacionales de calentadores solares de agua y hay algunas casas importadoras que están vendiendo este tipo de tecnología. Esta es la aplicación más sencilla, más económica, que no requiere ningún cambio esencial en nuestra conducta, es sustituir total o parcialmente el calefón eléctrico o a gas que estemos utilizando por este calefón solar para el uso de agua caliente en la casa.

EC - Varios oyentes destacaron el caso del club Nautilus, en la zona de Punta Carretas. Cristina, de Pocitos, decía: “El club Nautilus calienta el agua para las duchas usando el sistema de energía solar”.

Si se pasa por el club Nautilus se ve el aparato colocado en el techo; es bastante grande, se nota.

GH - La aplicación para calentamiento de agua puede tener varios usos. En lo residencial, en la casa de uno, para sustituir el calefón; pero hay grandes centros, por ejemplo los clubes deportivos, que requieren calentar gran cantidad de agua, especialmente para las piscinas. En estos sectores este tipo de tecnología es muy económica, una vez que se amortiza la inversión después la energía solar es gratuita.

También se mencionaba un hotel en Flores, y hay un hotel en Tacuarembó que también lo tiene.

EC - Sí, aparecía en otro mensaje.

GH - La Mesa Solar es el resultado de un proceso que viene de antes; ya en la década de los ochenta hubo un intento de introducir este tipo de tecnología –producto de ese intento son todos esos paneles que mencionábamos–. Actualmente, la crisis energética renueva aquel interés y posibilita el encuentro de todas estas instituciones, porque se ve la oportunidad de desarrollar esta tecnología. Mientras la tuvimos, la ilusión de que el petróleo era barato inviabilizó otro tipo de tecnologías.
 
EC - ¿Qué ventajas tiene la energía solar térmica en el contexto actual?

GH - Para empezar, es una energía autóctona, es una cosa que nosotros tenemos, es una energía propia, que nos permitiría consecuentemente independizarnos en algún grado de la importación de petróleo, reducir el consumo de energía eléctrica proveniente de las fuentes hidráulicas, por lo que podríamos acumular un poco más de agua para los momentos de sequía. De modo que aumenta el grado de independencia del país en el sentido energético. Puede promover industria nacional, porque es una tecnología que puede desarrollarse de punta a punta a partir de industrias nacionales. Es una energía renovable, a escala humana el sol es una fuente de energía infinita. Es una energía limpia. Permite la descentralización; el caso de la central nuclear, que usted mencionaba, genera una energía muy centralizada, en cambio este tipo de fuentes más descentralizadas da más independencia con menor riesgo para el total, como todas las redes. Y el último punto, no menor, es económicamente viable, la gente la puede amortizar en el corto plazo, no está lejos de la posibilidad general de la media de los uruguayos.

EC - Vamos a las preguntas de la audiencia.

Carlos, de Mercedes, aporta otro ejemplo, dice que hace como 45 años que allí en la capital de Soriano, en el club Esparta, se utiliza este sistema para las duchas de los vestuarios.

En ese ejemplo concreto, ¿la temperatura que se logra es adecuada o es necesario aplicar algo más de energía eléctrica o proveniente del gas?

GH - Depende de dos factores. Primero, del dimensionamiento del equipo; si se precisan 100 litros de agua caliente es aconsejable tener un equipo para 200 litros, por la eventualidad de tener un día sin sol. Caliento el agua, la acumulo y la mantengo caliente en el termofón. Y el segundo factor es la disponibilidad solar; si tengo cinco días nublados de corrido seguramente voy a precisar un equipo de respaldo, que puede ser la tradicional caldera a leña, a biomasa, lo que use.

EC - En cualquier caso hay un ahorro en el consumo de otras energías. Eventualmente puede llegar a no necesitarse otras energías.

GH - El jueves 10, en el lanzamiento de la mesa, se va a presentar el caso del Parque de Vacaciones de la UTE, que es emblemático, que desde hace bastante tiempo tiene un sistema de calentamiento de agua para sus piscinas exclusivamente basado en panelería solar; mantiene el sistema alternativo por si hubiera que desactivar el equipo solar por alguna razón de mantenimiento o alguna eventualidad. Pero puede funcionar todo el año sin ningún problema calentando el agua con la panelería.

EC - Teresa pregunta: “Tengo entendido que no hay suficientes horas para poder usar el sol”.

¿Qué dice a propósito de este tipo de objeciones o este tipo de inconvenientes que tendría en Uruguay la energía solar?

GH - Hay mediciones de la Facultad de Ingeniería y de otras instituciones que dan cuenta de una radiación muy buena en Uruguay. Para poner un ejemplo, estamos a la altura de la radiación en España, que es un país que ha desarrollado esta tecnología ampliamente. Y por supuesto que tenemos mucho más energía solar que Alemania, otro de los países que han desarrollado esta tecnología. Eso no es problema para esta aplicación.

EC - Mercedes pregunta: “¿Cómo se almacena la energía solar térmica?”.

GH - Básicamente en forma de agua caliente. Hemos hablado solamente de calentamiento de agua; en este caso se aprovecha la energía solar para calentar el agua y se mantiene la energía en el agua caliente, se pasa el agua caliente a un termotanque y allí se conserva.

Hay otras aplicaciones que se usan menos en Uruguay, pero que se podrían llegar a aprovechar, por ejemplo para cocinas y hornos. Se pueden hacer cocinas y hornos solares de diferente tipo; en Chile hay un restaurante solar, que por esa peculiaridad tiene largas listas de reserva y hay que pedir hora con mucha anticipación.

EC - ¿Cómo es una cocina solar?

GH - Hay varios modelos, pero básicamente son sistemas de acumulación, con una caja que puede ser madera, de metal e incluso de cartón, como mencionaba un oyente antes.

EC - Sí, una oyente decía que había visto hace muchos años cocinar papas envueltas en papel de aluminio puestas al sol.

GH - Se las puede poner al sol directo, pero es una caja con un vidrio que produce una trampa de calor –el calor se va acumulando– y una olla negra para absorber mejor la luz. Son hornos que pueden cocinar a 120, 150, 160 grados centígrados, según la eficiencia que se logre.

Otras, las llamadas cocinas de concentración o parabólicas, concentran los rayos solares en un punto, donde se coloca la olla. Este tipo de cocina tiene la misma potencia que una hornalla común a gas, se puede poner allí un sartén y freír un huevo, un churrasco, lo que fuera.

En estos dos formatos de acumulación o de concentración hay varios diseños de cocina y varias posibilidades de trabajar. A diferencia de lo que pasa con el calentamiento de agua, la cocina solar requiere un cambio en los hábitos de cocción; por ejemplo, los guisos se hacen sin agua y llevan más tiempo en el caso de las cocinas de acumulación. Pero es una oportunidad.

En la producción se puede usar el calor para secado, en algunos procesos de deshidratación se puede usar la energía solar. De hecho en Uruguay se utiliza, por ejemplo la cooperativa Calmañana, que produce hierbas medicinales, hace 15 años que hace el desecado de sus hierbas a través de la energía solar.

EC - ¿Se puede utilizar energía solar térmica para producir energía eléctrica?

GH - También; hay varias maneras de hacer esto, pero básicamente se concentra el calor en un punto a través de espejos o parábolas. Es como la cocina parabólica, solo que se multiplica la cantidad de espejos y se perfeccionan las parábolas, de manera de obtener un máximo calor en un punto. Allí, al igual que con cualquier energía térmica, se genera vapor para mover una turbina. Esto ya existe en el mundo, hay aplicaciones, está el plato Stirling, que son turbinas individuales, está la torre –se construye una gran torre con un campo de espejos alrededor que concentran la luz– y están los cilindros parabólicos que concentran la energía a lo largo de un tubo que va calentando el fluido para después mover la turbina.

Es una aplicación muy interesante, que nos podría ayudar muchísimo, pero todavía está en etapas de arranque, recién se están instalando las primeras plantas. Va a tardar en ser una aplicación masiva como para traerla a un costo relativamente competitivo.

***

EC - ¿Cómo puede contribuir la Mesa Solar a que este tipo de tecnologías se utilicen, sean una ventaja y resulten accesibles para quienes quieran emplearlas?

***

EC - Tengo varios mensajes de este estilo.

Por ejemplo, Chris, de Pocitos, dice: “Están viniendo muchos extranjeros a radicarse en Uruguay; conozco a varios alemanes que han comprado casas en Montevideo o en Atlántida. Uno de ellos decidió importar para su uso personal un equipo de energía solar y fue una tortura, por la burocracia, los trámites, los impuestos, etcétera. ¿Sabe cuál es ahora el consejo de este hombre a sus compatriotas?: no lo hagan, no intenten traer esos equipos, consuman energía eléctrica y se van a evitar muchas amarguras”.

GH - No sé cuál es concretamente esa experiencia, pero de hecho hay empresas que importan y comercializan los equipos; por lo tanto no llegan con un costo tan elevado. No sé cómo es esa experiencia, pero se pueden encontrar equipos importados en Montevideo.

EC - Han llegado varios mensajes con quejas de ese estilo. Y con quejas a propósito del tratamiento tributario que tienen estos equipos.

GH - Una de las cosas que seguramente van a estar en la discusión de la mesa es qué tipo de incentivos o exoneraciones tributarias puede tener la fabricación o eventualmente la importación de colectores solares, cocinas, etcétera, para llegar a un costo menor. En principio, el tratamiento tributario es igual que el de cualquier otra mercadería importada que no tiene una exención en particular. El problema también se planteó para la importación de los equipos eólicos cuando UTE hizo la licitación para las energías renovables. Es un tema que hay que revisar legalmente, si Uruguay quiere profundizar en esto, qué posibilidad hay de exonerar de impuestos, tanto la fabricación como la importación. Esta discusión seguramente va a estar presente en la mesa.

EC - ¿También va a estar presente la posibilidad de incluir este asunto en las normativas municipales de construcción?

Se lo pregunto a partir del mensaje de Bernardo, que dice: “Aquí en España es obligatorio que todas las construcciones nuevas tengan paneles solares. Deben figurar en el proyecto de obra; de lo contrario, no obtienen el permiso municipal ni la posterior habilitación”.

GH - Este tipo de legislación existe en varias ciudades del mundo, incluso bastante más cerca, en San Pablo y en Belo Horizonte, y en varias ciudades se están estudiando estas medidas. Es una posibilidad, de hecho la Intendencia de Montevideo ya tiene un grupo de trabajo con el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) que ha sido integrado al trabajo de la Mesa Solar para identificar este tipo de medidas.

También es cierto que en paralelo a ese tipo de legislaciones, si es que finalmente se opta por ese camino, hay que generar otras cosas. Por ejemplo, ¿quién va a instalar esos equipos?, ¿quién va a hacer los planos para esas construcciones? Es un tema que también está presente en la Mesa Solar y ha derivado en la participación del Instituto de la Construcción de la UTU. Se necesita organizar cursos para instaladores de equipos solares térmicos, porque puede llegar a suceder que tengamos una reglamentación que obligue a instalar paneles pero no tengamos quién los haga o queden mal instalados porque no se sabe cómo hacerlo.

EC - Sus comentarios dan la pauta de que venimos muy atrasados en esta materia.

GH - Absolutamente, hemos perdido mucho tiempo. Hay gente que está bregando por esto desde hace muchos años.

EC - Ustedes en especial, en CEUTA.

GH - Sí, el CEUTA es un ejemplo, pero en la mesa hay gente que viene de experiencias en la Facultad de Ingeniería de hace 20 o 25 años, de la década de los ochenta. En este momento –no sé si afortunadamente– se da la coyuntura para que podamos empezar, ojalá un poco más de fuerza para hacerlo realidad lo más pronto posible. Pero en comparación con otros países estamos un poco atrasados. La Mesa Solar, integrada por todas estas instituciones, e incluso por intendencias como la de Montevideo, la de Canelones, la de Tacuarembó, tendrá que llegar a un acuerdo en cuanto a cuáles son las vías más rápidas para encontrar las soluciones más efectivas.

EC - ¿Qué papel puede llegar a ocupar la energía solar térmica en la matriz energética uruguaya?

GH - En teoría, para tener alguna idea, según algunos números que han estado haciendo el MIEM y algunos fabricantes, si sustituyéramos todos los calefones eléctricos del país estaríamos hablando de un ahorro de unos 300 megavatios, algo similar a la nueva central de Punta del Tigre. Aplicarlo técnicamente es un poco más complejo, pero teóricamente podríamos ahorrarnos la central térmica sustituyendo todos los calentadores residenciales, y nos quedaría el margen de todo lo que se podría ahorrar con las aplicaciones en piscinas, clubes, restaurantes, hoteles, hospitales y edificios públicos que requieren mucha energía para calentar agua.

EC - Para calentar agua para uso directo o para calentar agua con destino a calefacción.

GH - También puede haber sistemas tipo losa radiante o de calefacción a partir de la energía solar térmica.

EC - La mesa se reúne el jueves 10 en la Facultad de Arquitectura, a las 9.30.

GH - Va a ser el lanzamiento público de una conjunción que se viene conformando desde agosto del año pasado en encuentros plenarios con el fin de llegar a algunas definiciones básicas. Será el lanzamiento público de la conformación de esta mesa.

Vamos a tener palabras de las autoridades y algunas exposiciones técnicas. Y vamos a hacer subgrupos con las personas que concurran para identificar cuáles son las barreras que existen, por qué la gente no tiene ya este tipo de calentadores solares en la casa, por qué no usa la energía solar térmica y posibles medidas. Estas conversaciones serán insumos para la discusión en la Mesa Solar en los próximos tiempos.

EC - Por lo que acaba de decir, la actividad será abierta al público.

GH - Absolutamente.

-------------
Edición: Mauricio Erramuspe

Registro

Seleccionar Newsletters:
×