Las cuatro patas del amor adulto

Las cuatro patas del amor adulto

    Carolina Villalba explicó en el programa La Tarde D10 cuáles son las cuatro claves y elementos para que funcione con éxito una relación entre personas adultas –maduras-, y que la misma cuente con estabilidad y armonía.

    Según los textos, la fórmula está conformada por tres A y una P : el Amor, el Acuerdo sexual, la Amistad y los proyectos en común. La profesional dijo que el amor no es una obviedad, y que no necesariamente siempre está. “Tenemos etapas en el amor. Es un sentimiento con distintas etapas. Es importante la presencia de un amor maduro, y no arrebatado. Un amor sólido que tenga otros componentes. Es un amor interesante que tenga que ver con la historia de cada uno. Es que el amor se siente, no solo se expresa con palabras”, dijo la especialista.

    La psicóloga agregó que en referencia al acuerdo sexual no implica estar de acuerdo en todo con la pareja, dijo Villalba, y que es importante el poder negociar los gustos, deseos y preferencias, algo que ayuda a marcar la madurez de las personas y del vínculo. Comentó que es importante cuando las personas son diferentes pero lograr alcanzar un acuerdo, y negociar. “Esto es mucho más importantes que ser iguales sexualmente y que eso funcione solo. Eso hace que la pareja se fortalezca muchísimo, y ayuda al crecimiento, tolerancia y evolución de la relación.

    Por su parte, la amistad tiene que ver con los intereses compartidos y con el compañerismo necesario en la relación. La sexóloga se refirió a la trascendencia del ser compañero de la pareja. La complicidad y el hecho de compartir son vitales para las dos partes. Y finalmente, los proyectos en común tienen que existir en la pareja, según Villalba. Eso no significa que las dos personas hagan lo mismo en el ámbito individual o profesional. Para la especialista tiene que ver principalmente con un “para qué hacemos esto”.

    El proyecto en común mantiene unida a las parejas, que ayuda a que tenga un destino que marca hacia dónde va y que objetivo persigue. “Cuando no está, se nota muchísimo y de lejos, y generalmente falla y lleva a que cada persona tome su proyecto y se vayan separando. El proyecto en común es un concepto, ya sea cuántos hijos quieren, donde quieren vivir y que sueños tienen”, afirmó.