Capacitaciones en resucitación cardíaca básica reducen un 50 % la mortalidad por muerte súbita

Capacitaciones en resucitación cardíaca básica reducen un 50 % la mortalidad por muerte súbita

    La Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular capacitó a 10 funcionarios de Presidencia de la República en resucitación cardíaca y donó nueve muñecos de práctica y dos desfibriladores (DEA) para formar a otros empleados. Esa técnica aumenta la tasa de supervivencia en 50 %, aseguró el titular de la entidad, Mario Zelarrayán. En 2018 se comprarán más equipos de reanimación para tener uno en cada piso de la Torre Ejecutiva.

    Zelarrayán informó que se realizó en el edificio del gobierno de Uruguay una capacitación de 100 horas en la que se formaron 10 funcionarios de diversas áreas en las técnicas de resucitación cardíaca básica, quienes serán formadores de otros funcionarios en esta técnica.

    Se trata de un servicio que ofrece la Comisión de manera gratuita y que ya alcanzó a 50 instituciones públicas y privadas de todo el país, y a unas 60.000 personas formadas. Aclaró que no es la única institución que brinda este servicio, y que sumando el esfuerzo de otras, en Uruguay existen aproximadamente unas 100.000 personas que pueden salvar vidas a través de esta técnica, que combina la realización de masajes con el uso del desfibrilador.

    El Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular agregó que 80 % de los casos de muerte súbita suceden fuera del ámbito hospitalario y que, históricamente, quienes se encargan de evitar esos fallecimientos son los servicios de emergencia médica.

    Sin embargo, su tasa de éxito es del 10% debido al crecimiento de las ciudades, el tráfico y otros elementos meramente logísticos y externos a estos servicios, que no facilitan la llegada de manera inmediata a los lugares donde se da un caso de muerte súbita.
     
    Enfatizó que en cada minuto que se demore, se pierde el 10% de éxito. Cuando existe una persona formada en técnicas de resucitación, esta puede realizar las primeras maniobras de resucitación y mantener el cuerpo de la persona con vida hasta que llegue la ambulancia, lo que en los últimos años permitió aumentar la tasa de éxito a 50 % de los casos.

    Por su parte, el director general de Presidencia, Diego Pastorín, subrayó la importancia de contar con personal capacitado en resucitación y que en 2018 se adquirirán más desfibriladores para contar con uno en cada piso de la Torre Ejecutiva