Solicitar contraseña

×
El subsecretario del Interior, Juan Faroppa, Afirmó que se optó por efectivos del Ejército por las características del terreno.

Los límites de la acción militar en Botnia

El subsecretario del Interior, Juan Faroppa, aclaró que el operativo militar en el perímetro de Botnia es para cooperar con la acción policial. Afirmó que se optó por efectivos del Ejército tomando en cuenta las características del terreno. Se busca "evitar que cualquier hecho pueda generar una alteración en este difícil proceso" del diferendo con Argentina.

(Emitido a las 8.29)

EMILIANO COTELO:
El Poder Ejecutivo dio a conocer ayer el decreto que, entre otras cosas, le encarga al Ejército la custodia perimetral del predio de Botnia en Fray Bentos.

En su parte resolutiva el decreto dice: “Artículo 1º: Instálense en el puerto de Botnia Fray Bentos SA y en la zona franca anexa a dicho puerto resguardos aduaneros de acuerdo a la normativa vigente. Artículo 2º: Asígnese al Ministerio del Interior la función de mantener la paz, la seguridad y el orden público en el espacio físico de la empresa Botnia Fray Bentos SA. Artículo 3º: Asígnese al Ministerio de Defensa Nacional, a través de la Armada Nacional y en especial de la Prefectura Nacional Naval, el ejercicio de la función policial, así como de todas aquellas que resulten de su competencia, en el puerto Botnia Fray Bentos SA. Artículo 4º: Asígnase al Ministerio de Defensa Nacional, a través del Ejército nacional, la vigilancia perimetral del padrón Nº 1.569, propiedad de la empresa Botnia Fray Bentos SA, acondicionado debidamente por esta, custodia que consistirá en impedir el ingreso o egreso al mismo de cualquier persona en la faja final del perímetro exterior, excluyendo el acceso al mismo. Artículo 5º: Derógase el decreto 352/006, del 12 de octubre de 2006”.

Estamos con el doctor Juan Faroppa, subsecretario del Interior.

***

Subsecretario Faroppa, yo estaba leyendo la parte resolutiva del decreto, que como es tradicional tiene una parte de vistos y considerandos. De todos modos en esos vistos y considerandos no se alude expresamente a las razones que pueden haber llevado a recurrir al Ejército para la custodia perimetral. No se habla de argumentos como los que manejaron el propio presidente de la República y otras autoridades en cuanto al riesgo de incursiones en el terreno provenientes de militantes argentinos. ¿Por qué es eso?

JUAN FAROPPA:
Se entiende que los decretos deben ir directamente a la resolución del tema que buscan resolver. Personalmente no le podría decir, dentro de la modalidad de redacción del decreto, por qué no se hace alusión a las circunstancias que rodean la situación actual en la empresa Botnia. Las atribuciones que se le dan a cada uno de los ministerios que integran el Poder Ejecutivo deben ser ajustadas a esa realidad. Ya se ha dicho públicamente que se trata de una cooperación del Ministerio de Defensa, lo dijo el ministro Díaz ayer con toda claridad.

EC - Pero si uno va al considerando 5º, dice que “asimismo, en el ámbito de la cooperación prevista entre el Ministerio de Defensa Nacional y el Ministerio del Interior para el mantenimiento del orden y la paz pública, se considera conveniente encomendar al Ejército Nacional la vigilancia perimetral del padrón perteneciente a la empresa Botnia acondicionado debidamente por ésta”. ¿Por qué se considera conveniente? ¿Por qué no alcanza con la Policía para ocuparse de la seguridad del predio de Botnia?

JF - Repito: lo aclaró ayer el doctor Díaz en conferencia de prensa. En este caso se entendió que por el tipo de actividad que debe realizarse en materia de vigilancia, una vigilancia estática en una zona que comprende un predio rural extremadamente extenso donde no hay relación con persona alguna, un campo con monte criollo con una vegetación muy tupida, no parecía conveniente utilizar los recursos que la Policía Nacional tiene, muy bien preparados, muy bien formados, teniendo en cuenta que la función que realiza la Policía en esta zona sigue siendo la de velar por la seguridad interna en el predio, que es exactamente donde se desarrolla la actividad de la empresa. El decreto claramente excluye el acceso al predio de la empresa por parte de efectivos del Ejército Nacional.

EC - La portera oficial de ingreso al predio queda a cargo de la Policía.

JF - La seguridad interior en el predio continúa a cargo de la Policía, está la franja costera que le corresponde a la Prefectura Nacional Naval dependiente de la Armada, como corresponde en todo el territorio nacional, esos 150 metros de costa, pero el resto de la planta de Botnia, lo que todos conocemos de verlo reiteradamente en la televisión en estos días, donde está el obrador, donde se está construyendo la obra civil, continúa a cargo de la Policía. Y también en el interior de ese extenso predio rural, identificado en el decreto como el padrón Nº 1.569, la competencia del mantenimiento de la paz y el orden público es de la Policía Nacional.

Se trata de que el ingreso al predio sólo se haga por el lugar por donde debe hacerse, el portón, sin que existan varias posibilidades, ya que en este momento sólo hay un alambrado legal de siete hilos como en cualquier campo de nuestro país.

EC - Varios voceros del gobierno han dicho en los últimos días que a nivel del Poder Ejecutivo y de los organismos de inteligencia se habla de la posibilidad de algo así como un sabotaje contra la planta de Botnia, que allí se encuentra el fundamento de esta decisión que le encarga la custodia perimetral al Ejército. ¿Se habló de esto ayer en el Consejo de Ministros?

JF - No participé en el Consejo de Ministros, lo que he conversado con el doctor Díaz es que se trata de medidas preventivas porque, como en materia de salud, más vale prevenir que curar. No es que se estén considerando amenazas concretas, reales, sino que como corresponde en la planificación de cualquier operativo de seguridad, se consideran diversas hipótesis. Es conocida la situación que se está dando en la zona y es obligación de las autoridades nacionales tomar todas las medidas preventivas para evitar que suceda cualquier cosa. Lamentablemente después de que las cosas suceden –no estoy hablando de ninguna hipótesis en especial– se genera una especie de cadena, de bola de nieve que va desencadenando otros factores.

EC - Ayer el presidente de la República dijo: “Lo peor sería que me acusaran de no haber hecho nada”, y recordó lo que ocurrió hace poco tiempo, el robo de miles de plantines de eucalipto del vivero de Botnia en Paysandú –donde se dejó una advertencia referida a que los propietarios de esa firma no eran "invencibles"– que al día siguiente aparecieron en Montevideo frente al monumento a Lord Ponsonby. Vázquez mencionó además la preocupación por evitar que alguien se sienta tentado a ridiculizar al gobierno, a dejarlo mal parado con alguna acción sorpresiva.

JF - En la medida en que se está avanzando por parte de la Presidencia de la República y del Ministerio de Relaciones Exteriores en actividades de tipo diplomático para ir buscándole una solución a este diferendo, los que tenemos otro tipo de responsabilidades en el gobierno tenemos que tomar las medidas necesarias para evitar que cualquier hecho pueda generar una alteración en este difícil proceso que se viene llevando adelante. Se les ha explicado a las autoridades argentinas con claridad de qué se trata, que no se trata de un despliegue de tropas del Ejército o de una militarización de la frontera, como se sostuvo en algunos casos.

EC - Pero uno de los puntos delicados es que esto ocurre muy cerca, al lado, de la frontera.

JF - En la medida en que exista confianza entre las partes y nos estemos manejando de acuerdo con el principio de buena fe, que es el que debe regir las relaciones internacionales, no debería haber ningún tipo de inconveniente. Hace poco tiempo frente a Paysandú se dio un par de explosiones muy fuertes, que incluso generaron vibraciones y rotura de vidrios, que habría estado vinculado con algunas maniobras que habría estado haciendo el Ejército argentino del otro lado de la frontera, y en ningún momento de este lado pensamos que podía ser una provocación o que se estaba generando un desplazamiento de tropas. Argentina cuenta con cuerpos intermedios entre la Policía y el Ejército, como es la Gendarmería, en nuestro país no tenemos esas posibilidades y de acuerdo con la normativa vigente esa cooperación puede implementarse entre el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa.

Esto tampoco quiere decir que se esté transitando hacia una militarización de la seguridad pública, ya que el programa de la fuerza política que en este momento está en el gobierno de la República deja claro que la responsabilidad de la seguridad interna les corresponde al Ministerio del Interior y a la Policía Nacional. El gobierno ha dado señales claras desde el 1º de marzo del año pasado hasta la fecha de su voluntad de mejorar la Policía, de profesionalizarla, de mejorar sus ingresos, sus recursos, etcétera.

EC - Ayer en la conferencia de prensa el ministro José Díaz destacó que “el decreto restablece lo que el ordenamiento jurídico uruguayo, desde la Constitución, pasando por el decreto de delegación de atribuciones a los distintos ministerios, establece en cuanto a que el orden y la seguridad pública están a cargo de nuestra Policía Nacional, Ministerio del Interior”. ¿Por qué subrayó eso de restablecer? ¿Riene que ver con la derogación del decreto del 2 de octubre, que se incluye en este decreto de ayer?

JF - El decreto del 2 de octubre había adoptado una decisión que posteriormente muy sabiamente el Poder Ejecutivo decidió corregir ya que en el mismo se le otorgaba jurisdicción en todo el predio, en toda la zona franca de Botnia, a la Prefectura Nacional Naval, desplazando a la Policía Nacional.

EC - Eso se corrige ahora cuando se le encomienda a la Armada la custodia en el puerto de Botnia y en la franja de 150 metros a partir de la costa.

JF - Es la competencia natural de la Prefectura en toda la costa oceánica y fluvial del país.

EC - Se corrige el decreto del 2 de octubre, que había exorbitado el ámbito de acción de la Prefectura Nacional Naval o de la Armada concretamente.

JF - Claro, se establecieron los ajustes que, tal como lo establece la Constitución de la República, las normas que distribuyen la competencia entre las distintas secretarías de Estado, incluso la Ley Orgánica Policial, establecen con precisión –y además es una vieja posición programática de la fuerza política que actualmente está en el gobierno– que no corresponde a las Fuerzas Armadas el desarrollo de actividades que tengan que ver con el mantenimiento de la seguridad interior. Esto no significa –todo lo contrario– desconocer la capacidad profesional de nuestras Fuerzas Armadas. Nuestras Fuerzas Armadas en este momento son parte de un profundo debate sobre defensa nacional, y si de ese debate surge que nuestro país necesita Fuerzas Armadas con determinadas características, tendremos las mejores fuerzas armadas para cumplir las funciones que les corresponden a los profesionales militares en cualquier parte del mundo. Por otro lado necesitamos una buena Policía para cumplir las funciones de Policía.

EC - Las puntualizaciones que usted va haciendo dan la pauta de que este es un terreno erizado de sensibilidades, tanto porque hay marcos legales que hay que cumplir, como porque hay un debate político muy fuerte al respecto, y además porque entre la Policía y las Fuerzas Armadas siempre ha habido suspicacias, miradas de reojo a propósito de hasta dónde llega cada una.

JF - Es una de las tristes consecuencias de la dictadura militar pasada, de la militarización de la Policía y, a nivel regional, de lo que sucedió en la época de la guerra fría. Lo que está pasando en nuestro país no es ajeno a lo que se ha verificado en otros países de América Latina, la confrontación bipolar a nivel internacional y el papel que se les otorgaba a las Fuerzas Armadas específicamente por Estados Unidos en nuestra región, comenzó un debate respecto de la inserción que las Fuerzas Armadas debían tener en cada uno de los países. Valoro muchísimo la profesión militar, las actividades y las capacidades que puede desarrollar la institución militar en el cumplimiento de sus funciones profesionales lo que no significa, como se ha reiterado en varios aspectos programáticos del Frente Amplio, que eso lleve al cumplimiento de tareas que tengan que ver con el orden interno.

Repito, es un tema que la sociedad uruguaya aún no ha terminado de definir, dos por tres surge el debate ante un problema de delincuencia o de seguridad ciudadana en el sentido de sacar a los militares a patrullar las calles. Es importante que estos temas se hablen, no son temas tabú, hay que manejarlos con profesionalismo, desde un punto de vista estrictamente técnico, de modo de ir echando luz sobre temas que hacen al interés de todos los que vivimos en este país.

***

EC - El decreto que atribuyó competencias a los distintos ministerios, y en particular habilitó la participación de las Fuerzas Armadas en apoyo del Ministerio del Interior en determinadas acciones relativas a la seguridad interna, es del año 1974, de plena dictadura. ¿Cómo justifica este gobierno recurrir a una norma del proceso?

JF - Hay varias normas del proceso que siguen vigentes y a las que se sigue acudiendo. Finalizada la dictadura, el Poder Legislativo democrático ratificó la legitimidad de varias de ellas y declaró nulas a otras. Es la legislación que está vigente en este momento, son normas validadas por el Parlamento democrático en 1985.

EC - El antecedente de cooperación con participación del Ejército en custodia perimetral es el de los establecimientos penitenciarios.

JF - Exactamente.

EC - ¿De qué año data esa resolución?

JF - Si no me equivoco, es un decreto del año 97 que establece la participación de efectivos del Ministerio de Defensa Nacional en la custodia perimetral de algunas cárceles.

EC - ¿Los efectivos militares van a proceder en este caso de la misma forma que proceden los que se encargan de la custodia perimetral de las cárceles? ¿Cómo actúan ante un determinado incidente?

JF - Estamos hablando de aspectos estrictamente operativos sobre los cuales no quisiera aventurarme para no hablar de cosas que no corresponden a mi formación. Las coordinaciones entre la Policía y los integrantes del Ejército, la forma de actuación, las posibilidades de intervención, las facultades que va a tener cada uno, serán parte de la coordinación operativa que, como también señaló el doctor Díaz ayer, se realizará teniendo en cuenta principalmente que la competencia en el mantenimiento del orden interno es de la Policía Nacional. De modo que en ese sentido, y teniendo en cuenta las experiencias de trabajo que ya existen, no veo que pueda existir ningún tipo de dificultad, todo lo contrario.

EC - En el diario El País se plantea una serie de preguntas sobre cómo se va a actuar y se dice que si alguien intenta ingresar a la planta el soldado dará la voz de alto, si no se responde efectuará un disparo al aire, otro cerca de la persona y el tercero al cuerpo de la persona para herirla. ¿Efectivamente es esa la escala prevista?

JF - Repito, no puedo decir cuál será la consigna que se le dé a cada uno de los efectivos que estén apostados en el terreno. Me imagino que en las próximas horas se va a dar oficialmente todos los detalles y las posibilidades. Lo que plantea el diario El País es una de las diferentes posibilidades de actuación del Ejército.

EC - Los efectivos del Ejército pueden llegar a disparar, esa posibilidad no queda sólo en manos de la Policía en coordinación con esos efectivos.

JF - Actualmente en la custodia perimetral de las cárceles los efectivos del Ejército pueden también disparar. Incluso posteriormente a ese decreto al que usted hacía referencia se aprobaron otras normas para darles el marco jurídico de actuación a los efectivos de las Fuerzas Armadas en cuanto al alcance de su posibilidad de hacer uso de las armas de fuego. Los temas de seguridad interna, de seguridad interior, de orden público en una sociedad democrática, de seguridad ciudadana, corresponden a efectivos con formación, capacitación y armamento adecuados para un trato permanente con las personas que viven en un territorio, y eso le corresponde a la Policía Nacional. El entrenamiento, el poder de fuego que tienen los efectivos militares es otro, y es importante tener eso en cuenta para lograr los adecuados equilibrios en las intervenciones.

EC - ¿Quién paga todo este operativo de seguridad?

JF - La empresa Botnia contrata un servicio extraordinario 222, como puede contratar cualquier particular. No tengo en este momento los detalles de cómo se va a resolver la participación del Ministerio de Defensa Nacional. El Ministerio del Interior ha estado presente desde la instalación de la empresa Botnia, con un excelente resultado, incluso hemos recibido notas de felicitación tanto de la empresa como del SUNCA de Fray Bentos en el sentido del buen desempeño de nuestra gente allí. Pero con respecto a cómo se va a implementar la custodia perimetral militar en sus aspectos más prácticos, lamentablemente no tengo información para darle.

--------------
Edición: Mauricio Erramuspe

Registro

Seleccionar Newsletters:
×