Solicitar contraseña

×
Ni TLC ni APC. “No es cuestión de nombres, es cuestión de contenidos”, dijo el senador Eduardo Lorier.

Comunistas llaman a acto contra TLC con Estados Unidos

Ni TLC ni APC. Esa es la posición del Partido Comunista. Y lo manifestará en la Plaza Libertad. “No es cuestión de nombres sino de contenidos”, dijo el senador Eduardo Lorier y opinó que si se firmara este acuerdo se perdería autonomía. “Queremos un desarrollo que responda a las mayorías populares manteniendo grados de autonomía importantes”, agregó.

(Emitido a las 9.13)

EMILIANO COTELO:
El Partido Comunista (PCU) organiza una movilización la próxima semana contra un eventual Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Esa concentración se realizará en la Plaza Cagancha o Libertad el miércoles 9 y manifestará su respaldo a la resolución del Plenario Nacional del Frente Amplio (FA) que rechaza el TLC con Washington tanto en su forma como en su contenido, según anticipó en declaraciones a la prensa el secretario general del PCU, senador Eduardo Lorier, con quien estamos en diálogo.

***

Senador Lorier, es una decisión delicada la que ustedes toman al promover nada menos que una manifestación pública justo en los momentos en que empieza a negociarse, porque hasta ahora lo que ha habido han sido intercambios de información entre las delegaciones de Uruguay y Estados Unidos y estos días son claves en cuanto a las tratativas en sí mismas.

EDUARDO LORIER:
Es una decisión importante que hemos adoptado a sabiendas de su importancia y que tiene que ver con el apoyo a lo que resolvió el Plenario Nacional, pero que retoma a su vez lo resuelto en el 4º Congreso Programático “Héctor Rodríguez” del FA, que se definió claramente en contra de TLC en su forma o en su contenido. Porque también de eso se trata. De estas negociaciones que usted mencionaba sabemos que se dice que hay poco margen para otra cosa que un tratado por las cuestiones legislativas internas de Estados Unidos y de su gobierno y sugiere un Acuerdo de Promoción de Comercio (APC) como el que se firmó recientemente con Perú.

EC - Según nos aclaraba la semana pasada el embajador Gianelli, que es quien encabeza la delegación uruguaya negociadora en Washington, en realidad el acuerdo firmado con Perú, fue uno de los formatos que sirvieron de ejemplo durante estos primeros contactos, sobre todo para algunos de los rubros en los que se está negociando, no necesariamente como “el formato” al que debía arribarse.

EL - Tuvimos conocimiento de los contenidos de esas conversaciones, y se sugiere el nombre concreto del APC con Perú, es el único que se menciona, y se dice “y otros”. En ese sentido lo responsable y serio es meterse en el sitio de Internet del Ministerio de Economía de Perú, bajar el acuerdo, que está disponible, y estudiarlo. Porque a nadie escapa que estamos definiendo rumbos estratégicos de Uruguay de mucha importancia, que van a determinar realidades nuestras nacionales por decenas de años. Por lo tanto la seriedad en el estudio de estos temas se impone. Hay que meterse en este tipo de tratados como antes nos metimos en el TLC con Chile y en el con México. Ya lo hicimos.

EC - ¿Qué conclusiones han sacado? Ustedes no se oponen sólo a un TLC, sino también eventualmente a un APC.

EL - El nombre es lo de menos, porque la mona aunque la vistamos de seda mona se queda. Por ejemplo la protección de todo lo que tiene que ver con las patentes, que puede afectar tan seriamente a los laboratorios nacionales, que es una de las industrias uruguayas con mayor desarrollo científico y tecnológico, está especificada en el capítulo 16 del acuerdo con Perú. O todo el tema que tiene que ver con las compras que hace el Estado uruguayo a las empresas nacionales uruguayas y la exigencia de Estados Unidos de que a sus empresas se las trate igual que a las nacionales, eso está en el capítulo 4 de ese APC con Perú. O por el ejemplo las exigencias en torno a las empresas públicas, a los monopolios del Estado; eso está en el capítulo 13 de este APC.

La seriedad se impone porque no es cuestión de nombres, es cuestión de contenidos, por eso es importante la resolución del Plenario cuando dice “forma o contenido”, porque se trata de analizar los contenidos de estos acuerdos y ver todas sus consecuencias con respecto a sectores tan estratégicos.

EC - Usted mencionó tres aspectos de un APC en los que puede haber consecuencias negativas para sectores de la actividad nacional. No necesariamente las habrá, puede haberlas.

EL - Ahora estamos en presencia en Chile de una muy fuerte discusión en la que los laboratorios chilenos se defienden como gato entre la leña de las multinacionales yanquis del medicamento para permanecer y poder luchar contra las exigencias en materia de producción de medicamentos. Le aconsejo a cualquiera que tenga un mínimo interés en estos temas que hoy mismo se meta para estudiar esto en la situación concreta de Chile, que se ha mencionado como un verdadero ejemplo. Pero además es muy importante ver qué dicen las industrias farmacéuticas de 15 países de América Latina que pidieron a los gobiernos nuestros que rechacemos los tratados comerciales con Estados Unidos que introduzcan cláusulas monopólicas en el mercado farmacéutico y en perjuicio al acceso a los medicamentos por parte de la población.

Hay una resolución de marzo de 2006 de estas 15 gremiales que se reunieron en Buenos Aires –ALIFAR es la sigla que las aglutina– que también aconsejo leer porque no es sólo el tema de los perjuicios que puedan provocársele a la industria farmacéutica, sino también a la población en general en materia de precios de medicamentos, puesto que sabido es que un tratamiento para el Sida que valía 10.000 dólares en África luego se comprobó que saldría muchísimo menos en la medida que se pudieran producir medicamentos genéricos.

Este es apenas un aspecto. Nosotros nos preguntamos: ¿qué pasa con el Mercosur? ¿Qué pasa con nuestra permanencia en el Mercosur? Ahí entramos a otra cosa muy concreta que también hay que analizar. Sabido es que la industria del plástico, que en estos días está cumpliendo 100 años, tiene sus mayores exportaciones a Argentina y Brasil. Y cuando digo la industria del plástico me refiero sólo a una de las tantas que exportan a estos países con aranceles cero. ¿Qué pasaría si tuvieran que pagar un arancel de 32%? Todas estas cosas merecen una discusión seria, un análisis de los contenidos. Así como le digo que reconocemos que va a haber un aumento de las exportaciones a Estados Unidos, porque la realidad es compleja.

EC - A eso iba, porque usted ha estado mencionando sectores o capítulos en los que en principio se encienden luces amarillas, preocupaciones, inquietudes por lo que puede pasar con tal o cual sector. E incluso citaba, del caso chileno, una inquietud que está dándose con el sector farmacéutico. Pero todo indica que a Chile le ha ido muy bien con su TLC con Estados Unidos. Entonces, ¿de qué manera entra en el análisis de ustedes los pros y los contras de un tratado de este tipo, el balance entre las consecuencias positivas y las negativas? Usted está promoviendo alertas, temores, ¿pero qué pasa con lo que puede ser consecuencias favorables?

EL - Se lo señalaba casi sin necesidad de que lo preguntara: reconocemos el aumento potencial de las exportaciones, reconocemos que si manejamos las cifras del año pasado en materia de exportación de carne todo aquello que exportamos por encima de las 20.000 toneladas que ingresan con arancel cero, estaríamos ahorrándonos, si esas 20.000 toneladas excedentarias no pagaran un arancel del 26%, algo así como 10 millones de dólares. Esto debe ser tenido en cuenta como se puede tener en cuenta lo de otros sectores e incluso temas de las inversiones que de acuerdo con lo que defienden estos tratados podrían incrementarse en Uruguay.

EC - Por ejemplo se sostiene que van a venir inversiones del propio Estados Unidos o de otros países de empresas interesadas en producir acá para venderle a Estados Unidos con las condiciones favorables del TLC. Eso implica generar puestos de trabajo, etcétera.

EL - La discusión debe hacerse de esa manera, los pros y los contras. El vastísimo lobby que tienen los TLC en Uruguay se encarga de definirlos permanentemente, casi nos sentimos eximidos de acentuarlo porque está todos los días. Pero no vemos que se haga una discusión seria sobre la otra parte, sobre la otra cara peligrosísima. Porque, ¿qué pasa si Uruguay al hacer un TLC se retira del Mercosur? Nosotros sostenemos que es incompatible permanecer en el Mercosur con un TLC. Hay que analizar las consecuencias con toda seriedad, estamos hablando de algo muy grande, no es poca cosa.

Por ejemplo, ubicándome en Maldonado para dar una idea, además de la industria del plástico y de tantas otras que exportan a estos países –porque no quiero ser catastrofista, pero en mi concepto se derrumbarían las exportaciones uruguayas a Brasil y Argentina–, ¿qué pasaría con las inversiones inmobiliarias en Punta del Este? ¿Podrían verse afectadas o no? ¿Qué podría pasar con el turismo mismo en este nuevo cuadro de relaciones que ya son complicadas con Argentina y que se complicarían aun más? ¿Y qué pasaría con lo que estamos haciendo con Venezuela? Hay que introducir también eso en nuestro esquema de análisis. Es indudable que hoy tenemos más de 330 millones de dólares de compras de petróleo a ese país, el 25 por ciento de las cuales pagamos a 15 años de plazo con 2% de interés y dos años de gracia, lo que nos ha generado ahorros de más de 10 millones de dólares –palabras del presidente de Ancap, Daniel Martínez– y con los restantes estamos haciendo innumerables negocios de todo tipo, desde pollos, vinos, pasando por las viviendas y el software. ¿Qué pasaría con todo eso y con los sectores económicos?

EC - Venezuela tiene su muy buena relación comercial con Estados Unidos.

EL - Pero no tiene un TLC con Estados Unidos. Nosotros sostenemos que hay que tener buenas relaciones con Estados Unidos, no se confunda lo que sostenemos, porque la segunda parte de la resolución habla de acuerdos comerciales con Estados Unidos y con cualquier país del mundo. No estamos en contra de eso, estamos en contra del formato TLC, de los contenidos lesivos que como contrapartida exige Estados Unidos a los países de América Latina para abrir su mercado. Con eso estamos en desacuerdo, pero no con comerciar en igualdad de condiciones, que implica no contrapartidas lesivas, que pongan en juego y limiten de una manera tremendamente excesiva nuestra soberanía y nuestra capacidad de decisión. Usted no desconocerá –si no se los acerco– análisis que ha habido acá, por ejemplo uno breve que señalaba –en Economía y Mercado– que al entrar es mucho más que sólo temas de comercio, mejorías en las exportaciones o de todas las contrapartidas. Entraríamos en el club de la gran potencia y tendríamos que aceptar reglas que son las más importantes y necesarias para Uruguay –nosotros creemos todo lo contrario– y que no podríamos dejar de acatar, entraríamos en una realidad de tener que respetar determinadas condiciones.

De eso se trata, perdemos importantes grados de autonomía en nuestro desarrollo y en nuestra realidad, y queremos un desarrollo nacional que responda a las mayorías populares manteniendo grados de autonomía importantes. No estamos en contra de las inversiones extranjeras directa, pero en la medida que vengan a un proyecto nacional que las organice y ubique en un plan en el que lo nacional tenga un papel central.

Márgenes de autonomía en la globalización, ese es un título muy importante para cualquier discusión que podamos hacer no sólo los uruguayos sino todos los países latinoamericanos. ¿Es posible o no sostener márgenes de autonomía? Creemos que sí, sin olvidarnos de que tenemos leyes y circunstancias de nivel regional e internacional que nos determinan altamente y que no podemos eludir. Pero en ese cuadro decimos que todavía hay un margen para nosotros mismos.

***

EC - Aparte del análisis que usted realizaba de lo que implican un TLC o un APC con Estados Unidos, me interesa consultarlo a propósito de cómo llega esta jugada política que el PCU decide organizar para la semana próxima.

Ustedes están dando este debate dentro del FA, pero la semana próxima van a dar un paso más. No es lo mismo organizar lisa y llanamente una manifestación, un acto en pleno 18 de Julio en contra de un eventual TLC. Van a estar haciéndolo en la misma semana, en los mismos días en los que va a estar reuniéndose en Uruguay el Consejo de las Américas, un encuentro en el que van a participar las máximas autoridades uruguayas y representantes del gobierno de Estados Unidos y que tendrá lugar en el contexto de la recta final de estas negociaciones por una mejora del comercio entre los dos países. Una mejora que, según dice el ministro Danilo Astori, el presidente Vázquez está dispuesto a llevar al máximo posible. Astori dijo el jueves en Búsqueda que Vázquez le trasmite permanentemente que está totalmente de acuerdo y claramente definido a favor de firmar un acuerdo comercial lo más amplio posible con Estados Unidos con el objetivo de adoptar un rumbo similar al de Chile. Este acto de la semana próxima pega fuerte dentro del gobierno.

EL - Arranco por lo último. No es correcto utilizar lo que supuestamente dicen otros, sobre todo cuando ese otros es nuestro presidente Tabaré Vázquez, introducirlo por la ventana para solventar posiciones en una discusión que está en curso. Se trata de los contenidos, de gastarse analizándolos, estudiando sus consecuencias.

EC - ¿A quién está criticando con esa observación? ¿Al ministro Astori, por citar expresiones del presidente Vázquez?

EL - En primer lugar a nosotros mismos si lo hiciéramos, si utilizáramos lo que dijo Tabaré en Caracas cuando enfáticamente afirmó que estaba en desacuerdo. No estoy de acuerdo con esa metodología, porque aquí se trata de análisis muy responsables y serios en torno a un tema estratégico. Imagínese todo lo que influye Tabaré. Si yo mañana digo que tuve una conversación con él y que se manifestó contrario… no es serio.

Tampoco es correcto jugar con el tema de los nombres, se ha jugado con eso y no está bien, no está bien decir que no es TLC pero es APC, entonces “vamo’ arriba”. El APC y TLC son lo mismo, es el mismo perro con distinto collar. No es poco lo que está en juego para el futuro de Uruguay, por lo tanto seriedad en la discusión. Si (debemos) analizar elementos de mayor profundidad, a veces nos da vergüenza tener que estar discutiendo esto con un país, porque en estos momentos si hay algo en el mundo por lo cual se siente rechazo, hasta burla por su incapacidad, son algunos gobernantes de ese mismo Estados Unidos. No queremos introducir eso en una discusión que debe hacerse con argumentos.

EC - No es común que un partido político integrante de un gobierno organice un acto como el que ustedes están preparando para la semana que viene.

EL - Tampoco es común que un partido haya visto en el Tratado de Protección de Inversiones que ayer se aprobó en Estados Unidos la primera pata de este TLC. Lo analizamos en su momento y en esa instancia también, consecuentes y firmes, adoptamos las resoluciones que había que adoptar no votándolo.

EC - Pero otra cosa es organizar un acto público.

EL - No, aquello fue quizás más importante. No votamos algo que preveíamos que iba a conducir a estas cosas y que ya tenía dentro elementos muy lesivos desde nuestro punto de vista para Uruguay. En este caso vamos a respaldar –que conste claramente esto– una resolución muy claramente expresada por unanimidad por la fuerza política en el último Plenario Nacional, que además toma elementos textualmente del 4º Congreso Programático. Eso es lo que vamos a hacer, reafirmar en la plaza pública, en la plaza Libertad, con todo el derecho y con todas las ganas que tenemos de hacerlo. Nos sentimos muy en inferioridad de condiciones en todo esto, por todo lo que le señalaba sobre cómo se está discutiendo esto, cómo se está analizando y por los espacios que a veces se les dan a unos y otros para no ir hacia los contenidos sino hacia elementos totalmente secundarios.

EC - A propósito del tema de los espacios, desde ya le adelanto, vamos a organizar un debate al respecto y si usted está dispuesto con mucho gusto va a ser bueno que participe en esta discusión.

EL - A El Espectador –y no le estoy pasando la mano a usted por estar en su programa ahora– no lo incluyo en esto porque durante mucho tiempo estuvo en el sitio de El Espectador un trabajo que nosotros realizamos con respecto a los elementos negativos que veíamos en el TLC. Lo reconocemos porque fue el único medio que lo hizo y es la realidad.

EC - El acto de la semana que viene, ¿lo organizan ustedes solos o hay otros partidos del FA respaldando? ¿Qué saben hasta ahora?

EL - El Fidel , la 1001, y está abierto a los demás compañeros. Había urgencia desde el punto de vista organizativo y de la trasmisión de estos elementos que nos obligó a tomar la medida. Pero está abierto a los restantes grupos y a personalidades de todo el FA.

------------
Edición: Mauricio Erramuspe

Registro

Seleccionar Newsletters:
×