Un Entrevero que vincula a uruguayos y argentinos

Un Entrevero que vincula a uruguayos y argentinos

    En el año 2013 periodistas de El Observador descubrieron que ese campo de dos padrones – uno al norte de la ruta 10 y el otro al sur, en la franja costera – figuraba a nombre de Daniel Pérez Gadin, contador del empresario argentino Lázaro Báez y administrador de los hoteles de Cristina Kirchner ubicados en Santa Cruz.

    El diario El Observador informa hoy que “ la Justicia uruguaya encontró elementos que prueban que la compra de la estancia El Entrevero, en José Ignacio, estaba vinculada a la trama de lavado montada por el empresario kirchnerista Lázaro Báez y fue realizada con dinero proveniente de la corrupción. Pero también probó que existe un segundo terreno "a nombre de Jumey SA, ubicado en la zona del Faro José Ignacio, que adquirió de Traline SA por escritura celebrada el 30 de agosto de 2011, por la suma de US$ 320.000". 

    Por ese motivo, el fiscal de Crimen Organizado, Luis Pacheco, pidió a la Justicia que solicitara a Argentina el arresto con fines de extradición de Pérez Gadín, contador de Báez, y quien figuraba como titular de la sociedad que adquirió la estancia El Entrevero en el año 2011.

    A juicio del fiscal de la investigación surgen "elementos de convicción suficientes para entender prima facie que la adquisición de los bienes inmuebles adquiridos en Uruguay por Jumey SA constituyen una conversión de dinero procedente de los delitos de corrupción imputados en Argentina a Lázaro Báez y Daniel Pérez Gadín, entre otros".

    El campo era propiedad del empresario paraguayo Walter Kobylansky, parte de una familia multimillonaria de origen polaco y residente desde hace decenas de años en la ruta 104.

    En la operación intervino la inmobiliaria Perazzo y el escribano Adolfo Pittaluga Shaw, ambos multados por el BCU al no reportar una operación sospechosa de lavado. Este año un Tribunal de Apelaciones dejó sin efecto la sanción “por excesiva”, no por incorrecta.

    Pero luego, el arrepentido “valijero” de Báez, Leonardo Fariña, aportó información sustancial para determinar el origen del dinero, como llegó a Uruguay, cuanto se pagó y quién era su nexo en Uruguay.

    Y allí apareció el nombre del fallecido ex senador Wilson Sanabria, propietario de Cambio Nelson y muy ligado a la familia Kobylansky. “Él era nuestro nexo político en Punta del Este para llevar a cabo los negocios".

    En la escritura de compra de El Entrevero figura que se pagaron 14 millones de dólares. Pero Fariña declaró en la justicia argentina que “fueron 16.500.000”. ¿A dónde fueron los dos millones y medio de diferencia?
    La justicia de Maldonado, y ahora la de Crimen Organizado, tenía alguna evidencia de que parte de ese dinero fue a parar en la construcción del edificio Artower de Parada 3 y Chiverta, Punta del Este, donde el grupo Sanabia tenía algo más del 30%.

    A fines de octubre el fiscal Carlos Negro solicitó el procesamiento de lavado de activos de Francisco Sanabria, hijo de Wilson y titular de Cambio Nelson. La investigación que se realiza abrirá otro frente en la causa que se sigue al ex diputado suplente del Partido Colorado.