El diputado de la discordia

El diputado de la discordia

    Una vez más el diputado frenteamplista Darío Pérez hace públicas sus discordancias con resoluciones del Frente Amplio. La última tiene que ver con la negativa a aportar su voto – en este caso el 50 - para el proyecto de ley que pretendía gravar a los militares retirados que percibieran más de 54.000 pesos mensuales. Pérez asegura que ese proyecto es inconstitucional y de ahí su negativa.

    Antes había discrepado con el ministro de Economía Danilo Astori por la reforma del BROU. Y mucho antes con el entonces presidente José Mujica por la ley de interrupción del embarazo y la denominada ley de marihuana.

    Pero es en Maldonado, departamento al que representa en la cámara, donde se expresa el costado políticamente más duro de Pérez para con el FA.

    Hasta los 28 años el médico carolino fue militante de los sectores progresistas del Partido Nacional y en tal situación fue preso político. En 1985 adhirió al Frente Amplio. En 1994 fue electo diputado por primera vez integrando Asamblea Uruguay, sector que abandonó a los dos años discrepante con la postura asumida por Astori para la reforma constitucional que habilitó el ballotage.

    Entonces fundó la agrupación departamental Cabildo 1813, perfilándose como un caudillo a nivel de Maldonado. En las elecciones de 1999 logra que por primera vez en la historia departamental, un partido no tradicional obtenga dos diputados, y además los dos de la misma lista (alineada a nivel nacional con la Unión Frenteamplista). Esto proyecta a Darío Pérez como un líder político relevante, y por tanto, se postula a las elecciones municipales del 2000. Pero fue derrotado por el blanco Enrique Antía.

    EL 2 de diciembre del 2000, en la ciudad de San Carlos funda el primer sector nacional del Frente Amplio nacido en el interior del país, que se llama Liga Federal Frenteamplista, lista 1813.

    En 2008 se conforma el Espacio Frenteamplista, integrado además por los diputados Fernando Longo, Carlos Maseda y Gonzalo Mujica; sosteniendo que el candidato único frenteamplista lo tiene que elegir la gente en las internas, fue el primer grupo en apoyar la precandidatura de José Mujica a la Presidencia.

    Darío Pérez fue cuatro veces candidato a Intendente : dos veces derrotado por Antía y otras dos por Oscar de los Santos. En el 2014 fue elegido diputado por quinta vez consecutiva.

    Pero muchos recuerdan que en el cierre de campaña municipal del 2005 formuló graves acusaciones contra el sector liderado por Oscar De los Santos, quién poco días después fue electo como primer intendente de izquierda en Maldonado. El sector de Pérez fue decisivo para ese triunfo, pero su actitud y declaraciones generaron un estado de rispidez entre ambos sectores durante los siguientes 5 años.

    En el 2010 volvió a ser derrotado por De los Santos, aunque en esta oportunidad varias de sus figuras fueron incluidas en el gabinete y hubo 5 años de paz. En el 2015 fue el candidato individualmente más votado pero Ley de Lemas mediante Antía volvió a derrotarlo.

    A principios de este año, Andrés De León primer edil de Cabildo, secretario privado y ahijado de Pérez, acusó a De los Santos de tener acuerdos con Sanabria lo que según él “le permitió ganar en el 2010”.

    El sector de Pérez apoyó, en discrepancia con la 738, la construcción del World Trade Center de Punta del Este. Esta obra contó con los votos del Partido Nacional y Cabildo y en contra lo hicieron el sector de De los Santos y el Partido Colorado.

    El sábado Pérez fue invitado junto al intendente Antía para la presentación pública del WTC cuya construcción comenzará en febrero. Y allí el legislador dijo que: “no le molesta que le cuestionen desde la Alianza 738 por el apoyo que su sector dio a proyectos como este y otros presentados por el Partido Nacional”.

    Pero afirmó que: “el sector del diputado Óscar de los Santos debe brindar explicaciones por las excepciones durante sus dos periodos de gobierno. Tiene que explicar con qué va a comer la gente si no se apoyan este tipo de proyectos y por qué hubo 32 excepciones en su gobierno sin ningún marco regulatorio. Ahora existe un marco regulatorio, cosa en nuestro gobierno no había”, agregó.

    Estas declaraciones, así como se haya dejado ver junto a Antía quién es cuestionado desde varios sectores, no solo frentistas, abrió un duro debate en la interna de la coalición, que no ha logrado posicionarse como oposición frente al actual gobierno departamental.

    Además queda claro que la situación interna del FA permite que Antía pueda seguir gobernando a su antojo y con el plus de que, salvo algo muy grave que podría ocurrir, tiene asegurados cinco años más a partir del 2020.