Investigación judicial en Andorra revela como saquearon PDVSA

Investigación judicial en Andorra revela como saquearon PDVSA

    La investigación que lleva adelante la jueza de Andorra, Canòlic Mingorance, sobre blanqueo de dinero en la Banca Privada de Andorra (BPA) reveló una red de corrupción que afectó a la petrolera estatal venezolana PDVSA.

    Según El País (España), que accedió a la investigación. la alarma sobre la presunta trama de comisiones se activó “después de que Francia advirtiera a Andorra de una transferencia sospechosa de 89.000 euros. El beneficiario del dinero fue un trabajador de un hotel galo y el concepto del envío, “regalo por servicios prestados”. Allí se encontró una firma de Diego Salazar.

    El siguiente movimiento se hizo en 2012. Entonces Salazar intentó enviar 40 millones de euros de Suiza a Francia para la supuesta adquisición de una propiedad. La jueza andorrana bloqueó la operación. En todos los casos aparecía la BPA.

    El País explica que exviceministros y testaferros de políticos del Gobierno de Venezuela durante la presidencia del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) cobraron más de 2.000 millones de euros en comisiones ilegales por intermediar para que compañías extranjeras consiguieran adjudicaciones de la principal firma estatal. La mecánica implicó, al menos, a diez personas —exdirigentes chavistas, empresarios y sus familiares—, según informes de la Policía de Andorra que maneja la jueza Mingorance.

    Por su parte la periodista venezolana Tatiana Ferrin, informó hoy que el fiscal venezolano designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, anunció que el Ministerio Público de ese país abrió una investigación al ex presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, por su presunta vinculación en el caso Andorra. Al menos 40 personas estarían relacionadas con el blanqueo de dinero en la Banca Privada d’Andorra.

    De acuerdo a las cuentas corrientes de los cabecillas y a detalles confidenciales sobre sus sociedades instrumentales, a las cuales que accedió El País, la red estaba formada por los exviceministros de Energía de Venezuela, Nervis Villalobos y Javier Alvarado; un primo de un expresidente de PDVSA y directivos de este gigante petrolero. El grupo se completaba con un magnate de los seguros y testaferros.

    La trama justificó ante el banco andorrano sus millonarios ingresos como honorarios por trabajos de asesoría a empresas. Sin embargo, los investigadores sostienen que éstos nunca existieron, y que algunos de los informes por los que se pagaron minutas millonarias ocuparon un folio y medio. La jueza de Andorra sospecha que el grupo cobró comisiones de entre el 10 % y el 15 % a compañías extranjeras, especialmente chinas, que recibieron después contratos de extracción de petróleo gestionados por PDVSA y sus filiales en la Franja del Orinoco.

    El investigado exministro Villalobos entregó al BPA, confiando en su opacidad, documentación en los que demostraba poseer 70 millones de euros en depósitos bancarios en Uruguay, Suiza, Estados Unidos y Panamá.