Columna de Alfonso Lessa

Precedente de Sendic obliga a cautela en el FA en caso De León

Precedente de Sendic obliga a cautela en el FA en caso De León
Adhoc/ Javier Calvelo

La denuncia del Partido Independiente sobre el uso de las tarjetas corporativas y los viáticos por parte del senador Leonardo De León de la lista 711, encendió otra vez las brasas todavía humeantes del tema de la ética y los dineros públicos y colocó en una situación incómoda al Frente Amplio.

La denuncia ocurre justo cuando los ecos del caso Sendic por el mismo tema empezaban a amortiguarse y -como en un partido de tenis- devolvió a la coalición un asunto comprometedor, después de haber logrado desviar los focos sobre el intendente blanco de Soriano Agustín Bascou.

En esta ocasión, sin embargo, las condiciones han cambiado, porque la traumática experiencia que vivió el oficialismo con Sendic, ha llevado al Frente Amplio a actuar con cautela. No hubo expresiones automáticas de apoyo ni de descalificación de los denunciantes, ni declaraciones como la del Plenario en relación al inexistente título universitario.

 
INQUIETUD EN EL FA

 

Más aún, unos cuantos dirigentes de la izquierda expresaron en reserva, apenas conocida la información, su malestar con De León, y algunos incluso han pedido públicamente que el senador comparezca ante el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio.

Esta alternativa en un comienzo no fue considerada por el senador, seguramente teniendo en cuenta también la experiencia de Sendic; y tal vez temiendo seguir el mismo camino, porque si los gastos no están debidamente justificados, un fallo similar al del ex vicepresidente sería inevitable.

De León, de todas maneras, dijo estar dispuesto a concurrir a la Justicia sin ampararse en sus fueros. Y no se sabe aún si actuará la Junta de Transparencia y Etica Pública (JUTEP).

De León sólo recibió solidaridad de parte de su disminuido sector, en el que se entiende que el Tribunal frenteamplista no ofrece garantías.

Esa posición contrastó con las de dirigentes como la secretaria general del Partido Socialista y ex presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, que reivindicó la “institucionalidad” de la coalición, se mostró partidaria de que el senador se presente voluntariamente ante el Tribunal de Conducta Política y dijo que si así no ocurre, el órgano debería cumplir igual con sus funciones. O dicho de otro modo, tendría que juzgar la conducta de De León en cualquier caso.

También el secretario general del Partido Comunista, Juan Castillo, se mostró favorable a una comparecencia voluntaria de De León ante el Tribunal.

En sectores como la Liga Federal de Darío Pérez se esperan los próximos pasos de De León y la eventual actuación de oficio del Tribunal, para resolver si plantean formalmente el asunto, que fue evitado en la Mesa Política.

 

LA DENUNCIA Y LOS COSTOS

 

De León fue denunciado por el presunto uso irregular de las tarjetas corporativas de ALUR. Según esa denuncia, el senador realizó gastos por 30.677 dólares y 868.560 pesos con dos tarjetas corporativas de la empresa subsidiaria de ANCAP.

Y además recibió viáticos por más de 60 mil dólares por los que -de acuerdo a esa información- no rindió cuentas ni hizo devoluciones. Entre los gastos habría algunos que no coincidirían con misiones oficiales, como algunos realizados en las Cataratas del Iguazú.

De León fue la principal espada en defensa de Sendic durante todo este año. Además no pudo probar que una foto suya publicada por La Prensa de Salto tomando whisky en un avión (que sería el de ALUR) y repetida en las redes, fuera falsa.

Resulta claro que en el Frente Amplio no existe la voluntad de volver a pagar el costo que le ocasionó el caso Sendic; mas aún con las denuncias de irregularidades que analizan la Justicia y el Parlamento y en visperas del año prelectoral. El precedente inmediato, obliga al oficialismo a la cautela.

Registro

Suscripciones:
×