COSECHANDO AMIGOS

Uruguay perforado

El futuro presidente, doctor Tabaré Vázquez, se opuso a que el geólogo Gerardo Veroslavsky asumiera como Director de la DINAMIGE, cargo para el que había sido nominado por Carolina Cosse, quien se hará cargo del Ministerio de Industria, Energía y Minería el 1º de Marzo. Para esta destitución antes de asumir, Vázquez se basó en el artículo 20 del Código de Minería que prohíbe a “los funcionarios públicos pertenecientes a organismos o servicios que tengan participación en la actividad minera ser titulares de derechos ni ejercer actividad referida a dicha materia”. Por Carlos Peláez

Las revelaciones sobre las actividades mineras de Veroslavsky, realizadas en el programa de Daniel Figares, “Rompkbzas” (CX 14 El Espectador), a partir de una denuncia penal por plagio presentada en el año 2004 por dos docentes de la Facultad de Ciencias, abrió una secuencia de hechos cuyos resultados por ahora son imprevisibles. Los documentos en nuestro poder así como cinco fuentes, todas técnicas de altísima calificación, muestran la existencia una organización paralela al Estado que trabaja en provecho propio. Según esas fuentes “el geólogo de Ancap y Gerente de Extracción y Producción de Petróleo, Héctor de Santa Ana, junto con el geólogo y docente de la Facultad de Ciencias, Gerardo Veroslavsky (sobrino del anterior) y el empresario, técnico en geología y ex funcionario de la DINAMIGE, Mario Torterolo, actúan en consenso y en beneficio propio”.  Como resultado de la denuncia penal antes mencionada, Torterolo fue procesado y condenado por plagio.  Los denunciantes fueron los docentes Richard Fariña y Leda Sanchez, actual Directora del Instituto de Geología de la Facultad de Ciencias, Curiosamente, Sánchez hizo público un saludo “congratulándose por el nombramiento de Veroslavsky al frente de la DINAMIGE. Su alegría duró poco.  Pero esa denuncia revela el entramado de acciones concertadas hace mucho tiempo entre Héctor de Santa Ana, Veroslavsky y Torterolo.

Qué se denunció 

La denuncia se basa en tres aspectos fundamentales: a.- la utilización de un trabajo científico realizado por la denunciante para un Ente del Estado y que luego es utilizado por un particular para obtener beneficios económicos de ese propio Ente. b.- la relación del Empresario con docentes uno de ellos supervisor del trabajo científico, Héctor de Santa Ana, quien a la vez de ser docente de la Facultad de Ciencias, participa en una sociedad de responsabilidad limitada la que también integran: otro funcionario de ANCAP: Ernesto Pesce y otro docente de la Facultad de Ciencias: Gerardo Verolavsky c.- la situación de uno de los docentes con exclusividad en sus tareas científicas como investigador de tiempo completo de la Universidad de la República – Facultad de Ciencias, el que a su vez tiene participación comercial en empresas que justamente explotan actividades relacionadas con la tarea docente por la cual se le concedió la exclusividad. Estos hechos motivaron la realización de dos investigaciones administrativas, una por parte de la Universidad de la República y la otra originada en ANCAP. Pero “más allá de las consecuencias administrativas de las acciones investigadas, los comparecientes, en su calidad de lesionados y de funcionarios públicos, se ven ante el deber de realizar la presente denuncia penal•. La compareciente Leda Sánchez, Doctora en geología, docente de la Facultad de Ciencias, es contratada por el CONICYT (Consejo Nacional de Investigación Científica y Técnica) organismo que depende del Ministerio de Educación y Cultura que fue creado a los efectos de promover la ciencia y tecnología a través del llamado de proyectos. Su proyecto (Nº 3011) se realiza con la supervisación del docente Héctor de Santa Ana, de la Facultad de Ciencias, y se trata de un análisis sobre “Caracterización geológica y minera de los recursos calcáreos para la industria del Cemento Pórtland en el Uruguay” , todo ello en el marco de un convenio con ANCAP. La denunciante toma conocimiento que la Empresa “Los Naranjos” S.A. a la cual esta vinculado Mario Torterolo, se presenta ante DINAMIGE (Dirección Nacional de Minería y Geología), dependiente del Ministerio de Industria y Energía, Asunto 661/98, acompañando un proyecto de “Prospección de rocas calcáreas” el que contenía el estudio realizado por la compareciente para ANCAP. Los denunciantes se preguntan entonces “¿ cómo un empresario que va a obtener beneficios económicos de ANCAP ya que le venderá el producto de su explotación mineral, para obtener el permiso de dicha explotación utiliza el proyecto realizado exclusivamente para ANCAP en el marco del convenio ya referido. Y ¿cómo obtiene dicho trabajo científico.?”. Torterolo manifiesta ante el Tribunal de Honor de la Asociación de Licenciados en Geología del Uruguay (ALGU) de que obtiene fotocopia del informe (de la Dra. Leda Sánchez) a partir de “...un acuerdo de caballeros de mutuo beneficio para las dos partes...” Los caballeros son: Torterolo, Santa Ana, Pesce y Verolavsky, y las partes son Los Naranjos S.A. (Torterolo) y ellos, los que a su vez integran la Empresa Explotaciones Mineras SRL.  Nuestras fuentes señalan que dicho “pacto de caballeros consistió en delegar la responsabilidad del plagio en Mario Torterolo (el único condenado) para no afectar la posición como funcionarios públicos de De Santa Ana y Veroslavsky, lo que les permitiría luego mantener sus negocios”.  Y a la vez Sánchez recibió un sismógrafo, donado por Ancap, para el Instituto que dirige en la Facultad de Ciencias.

Qué se revela

Resulta entonces que el empresario privado Torterolo, vinculado a “Los Naranjos S.A.”, intercambia información necesaria para la concreción de sus intereses particulares ante ANCAP, con el el Sr. De Santa Ana quien le suministra información sobre el proyecto de la denunciante habiendo sido a su vez docente supervisor del informe, y funcionario de ANCAP, y que, junto con el geólogo Verolavsky también Docente de la Facultad de Ciencias, y Ernesto Pesce, también funcionario de ANCAP, integran la SRL Explotaciones Mineras.

En el mismo lodo… todos revolcados

Estos hechos que ocurrieron en la primera década del siglo, adquirieron con el transcurrir del tiempo otra relevancia. Nuestro país tiene ante sí dos proyectos que podrían modificar la economía y por consiguiente la vida de todos los uruguayos: minería de hierro (Aratirí) y explotaciones petrolíferas (Schuepbach Energy). Pero no por casualidad, todas las personas antes mencionadas están vinculadas a ambos proyectos.  Veroslavsky es el Técnico Geólogo de la Schuepbach, pero también trabaja para Aratirí. Torterolo, empresario minero y perforador, trabaja para las dos empresas y De Santa Ana, desde su cargo jerárquico en Ancap resuelve licitaciones que, como lo revelan los documentos, casi siempre gana Torterolo.

El negocio es perforar

Los cinco técnicos consultados difieren con Ancap en la ubicación del lugar donde se realizan prospecciones petroleras, ubicadas por ahora, en el Norte del país.  Uno de ellos fue muy enfático: “Me tomo todo el petróleo que saquen de allí”. Para esa afirmación se basan en el conocimiento de la plataforma rocosa continental. “No hay un sólo pozo petrolero desde el norte de Argentina, pasando por el sur de Brasil, hasta llegar a nuestro territorio. En el sur brasileño se realizaron unas 200 excavaciones y hay un solo pozo produciendo escasamente”.  Sin embargo coinciden al afirmar que “es muy probable que nuestro país tenga reservas petroleras en tierra, en una zona ubicada al sur, donde Ancap no ha querido buscar”.  Cualquiera debería preguntarse entonces ¿cuál es el negocio?  Lo explican así: “”Para la petrolera Schuepbach incrementar el valor de sus acciones en la Bolsa de Valores de Wall Street, al tener contratos firmados con Ancap para realizar prospecciones en miles de acres de territorio uruguayo”. Y el otro gran negocio es perforar. Eso es lo que hace Torterolo, con el apoyo de De Santa Ana y Veroslavsky.  Aratirí declara 60 millones de dólares de inversión, de los cuales 55 millones – según el periodista Victor Bachetta – corresponden a perforaciones.  Obviamente Ancap ha invertido muchísimo más, no sólo en búsqueda de petróleo, sino fundamentalmente para buscar yacimientos de “calizas” componente esencial del Cemento Portland. El lector ya habrá deducido quién realiza la mayoría de las perforaciones. Si dijo Tortelo, acertó.

Comentarios

  • Javier Vega

    Una de las fuentes de Carlos Peláez dice que el negocio no está en perforar, sino que "para la petrolera Schuepbach (el negocia está en) incrementar el valor de sus acciones en la Bolsa de Valores de Wall Street, al tener contratos firmados con Ancap para realizar prospecciones en miles de acres de territorio uruguayo?. Creo que esta es una teoría muy improbable y deben investigar sobre su verosimilitud. El incremento de las acciones de la empresa sería temporal, y perderían valor cuando se haga público que no se hayó petróleo. Sirve como negocio solo si los conspiradores venden las acciones al alza y después desaparecen de la industria y evitan toda persecución legal. Estoy muy lejos de ser un experto, pero creo que deben consultar a uno con conocimiento en industria petrolera internacional, porque este punto me suena más a teoría conspiratoria que a conspiración real. Felicitaciones a Carlos Peláez por hacer verdadero periodismo de investigación, y espero que en algún momento los acusados den su versión de la historia.

  • walter fernandez

    Que bien Agazzi,que ayer salió defender la designación de Veroslavsky,no les importa nada el bienestar del pueblo,si es un "compa" que hace la suya siempre está bien,no?

  • Walterio opinaalgo

    No le afloje don Carlos Pelaez.. siga investigando y revolviendo en esto que huele muy feo. Me pregunto.. luego de todo lo dicho y presentado sobre este caso ¿la justicia está haciendo algo al respecto?

Registro

Suscripciones:
×