Los nuevos ajustes del IRPF "serán un alivio" para los trabajadores

Los nuevos ajustes del IRPF "serán un alivio" para los trabajadores

    El exdirector de rentas, Pablo Ferreri, afirmó que su decisión de dejar el cargo "fue menos teorizada de lo que se puede pensar" dado que "sentí la necesidad de dejar todo en la cancha para pelear por el Uruguay que uno quiere". En materia económica y fiscal expresó que los recientes anuncios del FA, tendientes a beneficiar a la clase media, no se hicieron antes porque "hubiera sido imposible". "No podríamos plantear cosas a futuro si no hubiéramos hecho lo que hicimos en estos nueve años", dijo.

    El 21 de agosto Pablo Ferreri renunció a su cargo como director general de Rentas. Lo hizo, según dijo, para concentrarse en “dejar todo en la cancha” para asegurar un tercer gobierno del Frente Amplio.

    Da este paso en un momento muy especial, cuando el oficialismo está procesando un “quiebre” en su campaña, apuntando con su mensaje, en buena medida, a un sector en particular: la clase media.

    Para conversar sobre esta nueva estrategia, En Perspectiva entrevistó al contador Pablo Ferreri, el cual explicó que su decisión de abandonar la conducción de la DGI “fue menos teorizada de lo que se puede pensar”.

    “Sentí que era el momento de dejar todo en la cancha, después si podemos seguir teniendo actividad dentro del FLS, en un cargo legislativo o ejecutivo se verá” pero “entendemos que en esta recta de 50 días que quedan hay que pelear por el Uruguay que uno quiere”.

    Consultado sobre como usa su gestión al frente de la DGI para convocar a votar al FA, Ferreri declaró: “Dentro de mi tarea de todos estos años he podido ver desde evasores hasta contribuyentes honestos y eso ayuda enormemente a comprender el esfuerzo que se hace para pagar los impuestos y a uno lo hace pensar en la totalidad de la política fiscal”.

    “Es un desafío para ser lo más eficientes posibles y tomar conciencia de la importancia que tiene la eficiencia en la calidad de bienes y servicios que el Estado brinda”, añadió el exdirector de la DGI al tiempo que agregó: “hemos mejorado enormemente en la situación económica y social de Uruguay” pero “eso no implica que estemos en un estadio de perfección” dado que “se ha avanzado a diversas velocidades”, manifestó.

    Para Ferreri “los que trabajan y estudian se merecen que el esfuerzo este apuntalado con servicios públicos de calidad”. En ese sentido indicó que un eventual tercer Gobierno del FA apunta, en materia fiscal, “a que siga siendo posible crecer con equidad y a que haya equidad con crecimiento”.

    “El sistema tributario fue reformado, se eliminaron impuestos, se aumento la carga tributaria de los impuestos directos en relación a los indirectos y entendemos que ese camino se debe seguir bajo el principio de eficiencia, equidad y estímulo a la inversiones productiva y que den empleo”.

    El jerarca indicó que continuar con este “fuerte incentivo a la radicación de inversiones alineadas con un proyecto nacional de desarrollo generadora de mano de obra de calidad” es la clave que persigue el FA.

    En esta materia “nuestros candidatos ya dijeron que van a seguir con el régimen de promoción de inversiones que ha sido muy exitoso para el país. Debemos afinar más la herramienta” para “analizar como se puntúa a la incorporación de ciencia y tecnología en las inversiones”. Uruguay “precisa continuar con estas inversiones que explican una parte importante del crecimiento”, añadió.

    Interrogado sobre el futuro del Impuesto a la Renta a las Personas Físicas (IRPF) y del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), Ferreri contestó:  

    En lo que tiene que ver con el IRPF apuntamos a permitir una deducción que tiene dos cosas positivas: premiar el esfuerzo atendiendo y atender a las necesidades de la clase media (como es la deducción de las cargas sociales o aportes patronales en el caso del servicio domestico)”.

    Además “se apunta a modificar la forma en que se computa el aguinaldo y el salario vacacional a los efectos del IRPF”. Actualmente “tenemos un sistema de liquidación anual y se toman todas las partidas de ingresos del trabajador y de manera global se aplica la escala”.

    “Ahora queremos desmembrar la forma del cálculo, por separado irá el aguinaldo y el salario vacacional. Al aplicarlo de esa manera se llegará a tasas menores” y está calculado que tendrá “un costo fiscal de entre 20 y 30 millones de dólares, lo que significará un alivio para los trabajadores”, explicó Ferreri.

    En cuanto al IASS, el exdirector de rentas comenzó aclarando que está “en total desacuerdo con la eliminación” de este impuesto, como se ha llegado a plantear desde la oposición.

    Este impuesto “lo paga el 19% de los jubilados y pensionistas, los de mayores ingresos, pero además lo recaudado se vierte al BPS para financiar todas las pasividades. Se trata de un impuesto con una carga de solidaridad importante que recauda unos 250 millones de dólares lo que implicaría una carga fiscal grande sobre todo cuando la oposición marca su preocupación por el déficit fiscal”.

    En este contexto “proponemos seguir por el camino de la equidad equiparando a este impuesto con el IRPF. En este último ya existe la deducción de alquiler y la cuota hipotecaria” por tanto “nos parecía correcto que este beneficio lo tengan los que reciben las pasividades, pudiendo deducir -como con el IRPF- una parte del monto del alquiler pagado o de la cuota hipotecaria pagada”.

    En lo que refiere a las críticas del candidato del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, el cual señaló que con el IRPF el Poder Ejecutivo está recaudando hasta cinco veces más de lo que planteó al comienzo, Ferreri contestó:

    “Yo le recordaría a Bordaberry que el FA heredó una situación fiscal catastrófica con un déficit fiscal y cuentas publicas que venían de la peor crisis de su historia contemporánea y hubo que reconstruir el país y eso costo dinero”.

    “Generar una mayor carga tributaria por el lado de los impuestos directos nos permitió eliminar impuestos indirectos y bajar, por ejemplo, la tasa del IVA. A la línea de fiscalizar el gasto hay que sumarle las rebajas de la carga tributaria global de los impuestos indirectos” lo cual “va acompañada de un sistema mas eficiente”, expresó.

    Para Ferreri es importante no perder de vista que “cuando se inicia un Gobierno se fijan prioridades. Si eso no se hiciera se perdería la capacidad de pensar de mirar el futuro” y “hoy sabemos que en estos años se han generado bases sustentables para plantear todas estas transformaciones”. “No podríamos plantearnos cosas a futuro si no hubiéramos hecho lo que hicimos en estos nueve años”, concluyó.

    La transcripción de esta entrevista está disponible aquí.