César Vega: "Nunca más se va a producir alimento" en lugares "donde pasa la megaminería"

César Vega: "Nunca más se va a producir alimento" en lugares "donde pasa la megaminería"

En la contienda electoral de octubre habrá siete partidos políticos disputándose la candidatura a la presidencia y representación parlamentaria. Uno de ellos es el Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI). Su énfasis programático está orientado a la preservación de los recursos naturales y son contrarios a la megaminería. Su candidato a la presidencia, César Vega, manifestó a En Perspectiva su distanciamiento del Frente Amplio, partido que se va a llevará "una gran sorpresa" en octubre según él. "Yo no quiero despreciar lo que ha hecho Mujica, vino trabajando con viento de cola permanentemente, ha tenido una suerte histórica" agregó. Con respecto a sus propuestas, resaltó su férrea oposición a la instalación de la megaminería porque no podrían producirse más alimentos en dichos espacios.

(emitido a las 8.55hs.)

EMILIANO COTELO:
En su declaración de principios dice que nació "representando a un grupo de ciudadanos motivados y unidos por un profundo amor a la tierra y a la vida en todas sus formas, tal como lo ha concebido la madre naturaleza". En las elecciones internas del 1.º de junio logró superar los 500 votos –el mínimo exigido por la Constitución– y ahora apunta a convertirse en la "voz verde" en el Parlamento.

Se trata del Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), uno de los partidos "chicos" que estarán compitiendo en las próximas elecciones nacionales. Con una presencia nula a nivel publicitario, se comunica sobre todo a través de la radio y las redes sociales. Su base de adherentes está entre los militantes contra la megaminería.

Precisamente por ese tema fue que su líder se hizo notar esta semana. El martes pasado, cuando participó en un debate entre candidatos presidenciales, llegó al Paraninfo de la Universidad llevando una ristra de ajos, y propuso cultivar ajos en el área que tiene previsto ocupar el proyecto Aratirí.

Para conocer más de esta y otras iniciativas del PERI, recibimos a su candidato presidencial, el ingeniero agrónomo César Vega.  

(Con César me reencuentro hoy después de mucho tiempo. Supimos cruzarnos en alguna época de nuestras respectivas carreras en las radios uruguayas...) 

¿Qué es el PERI? ¿Cómo lo defines tú?

CÉSAR VEGA:
Es lo que tú decías. Somos un partido básicamente ecologista, porque se empezó a juntar mucha gente en torno a la defensa de la tierra, de la naturaleza. El punto es que yo quise agrandar el programa de radio que tengo los domingos en Radio Fénix, porque para contratar y para preparar –tú bien sabés de estas cosas– se necesita un grupo de gente y un apoyo económico, que si no sale de la publicidad también puede salir de la gente.

Salió. Nos empezamos a reunir una vez por mes, y a partir de esas reuniones –casi toda gente exfrenteamplista, básicamente– sale el "ahora tenemos que hacer algo". Empezó a tomar forma el Partido Ecologista, Radical porque en la materia económica queremos ser radicales sobre todo, e Intransigente viene casi exclusivamente por el lado de nuestra intransigencia en el uso de la energía nuclear. Después de Chernóbil y de Fucuyima con más razón. Esto fue antes de Fukuyima, pero después de Fukuyima con más razón.

EC - Me parece bueno remarcar algo que mencionabas al pasar: este partido no aparece de la nada este año. Detrás hay una prédica larga tuya haciendo audiciones de radio en las madrugadas desde la cocina de la chacra en Punta Espinillo. ¿Cuántos años se llevó a cabo aquel espacio?

CV - Y antes también. Cuando yo largué en CX30 (en Agrovisión Nacional, en 1984) ya andaba por las mismas líneas, oponiéndome al uso de algunos agrotóxicos. Tú te referías a una etapa que me resultó magnífica, cuando hacíamos el programa desde la chacra donde vivo. Ahí incluso sacábamos un micrófono afuera para que también se pudiera escuchar un poco el ruido de los pájaros y esas cosas.

EC - Eso fue en lo que hoy es la 1410. ¿Hasta qué año?

CV - Hasta el 2007. Me voy porque empieza a haber muchos problemas. Teníamos muy buena audiencia de madrugada, pero se empiezan a generar muchos roces, que primero se empezaron a discutir… Siempre salía ganando yo, la verdad hay que decirla, porque las mediciones de audiencia en ese momento cada vez nos daban más y más y más, y de madrugada habíamos llegado a superar a Montecarlo incluso. Pero un día, por este asunto de que iba a haber dos plantas de celulosa, una al lado de la otra –que no se olvide la gente–, iba a estar ENCE y a 6 kilómetros iba a estar Botnia…

EC - Ese fue uno de los temas a propósito de los cuales César Vega hizo campaña en contra, incluso llevando el programa de radio a lo que se llamaba "asamblea del callejón".

CV - Exacto. Empezamos a juntarnos los domingos allí, y un cierto día en el callejón se cortó la pasada, había mucho público. Creo que todo eso empezó a preocupar a la gente de nuestra fuerza política, que era el Frente Amplio (FA), en la que yo participaba.

EC - En esa época todavía integrabas el FA.

CV - Sí, claro, yo quería que el Frente llegara al Gobierno, y di todo lo que pude para que eso sucediera. Inmediatamente me bajé porque me sentí muy traicionado de entrada con algunas de las cosas que empezó a hacer Tabaré Vázquez. Pero de eso no quiero hablar mucho porque es tiempo pasado, lo que empezó a hacer el Frente me resultó una traición a todas las cosas que proponía el Frente. Y se aleja mucha gente. Creo que el Frente se va a llevar una sorpresa que no la tenés calculada. No sé si Factum o alguna otra encuestadora se la va a dar. [Se ríe.]

EC - Yo mencionaba esos antecedentes en materia de comunicación, porque alguien podría pensar entonces, teniendo en cuenta esa historia, que acá estamos ante un nuevo "Benito Nardone". ¿De algún modo Vega es otro ejemplo de esos líderes políticos uruguayos nacidos a partir de la radio, como Benito Nardone, como José Germán Araújo, como José Mujica?

CV - Podría ser, sí. Sí, lo que en otros países son los famosos outsiders de la política. Pero algo hay que hacer. Creo que está muy mal el planeta y el Uruguay está muy mal. Y el Uruguay… ustedes van a ver, me gustan mucho los números, los sigo, por eso soy escucha de este programa, no es por pasarte la mano por el lomo. Me siento muy a gusto de haber venido en un ómnibus recién, una unidad de Cutcsa de la línea 130 que venía escuchando En Perspectiva. No me dio para decirles a los muchachos "ahora les voy a mandar un saludo", pero son los muchachos de la unidad 177, una unidad magnífica, brasileña, con motor Mercedes Benz. Yo soy muy observador de todas estas cosas, viajo mirando, observando.

Y recién ustedes informaban que la soja transgénica bajó un 12,5% en un mes. Yo no quiero despreciar lo que ha hecho Mujica, vino trabajando con viento de cola permanentemente, ha tenido una suerte histórica. Ahora, cuando todos estos precios caigan, ¿qué van a hacer?

EC - ¿Quién es César Vega? Algo ya fuimos diciendo, pero vamos a repasar información adicional. Tiene 51 años, es ingeniero agrónomo. ¿Cuál ha sido la experiencia laboral?

CV - Ahora hace muchísimos años que no ejerzo, pero trabajé con pequeñísimos productores y de los más grandes productores del Uruguay también, creo haber asesorado a uno de los más grandes. Casualmente ahora la señora nos escucha desde Estados Unidos, los hijos se comunican conmigo por Facebook, ella estuvo por acá y ahora entiende todo lo que yo le decía, porque terminó intoxicándose con agrotóxicos. Tiene que cuidarse muchísimo ahora, no puede andar en ambientes contaminados.

Y luego un día me fui para una chacra y me transformé en un campesino. Más o menos me lavo bastante bien mis manos pero no dejan de dar cuenta y me siento orgulloso de ellas.

EC - ¿Esa chacra de tres hectáreas en Punta Espinillo es hoy por hoy el modo de vida?

CV - Sí, sí.

EC - ¿Qué se produce ahí?

CV - Todo orgánico, absolutamente. Hortalizas, algo de frutas, animales de granja de varios tipos, todo orgánico. Ahora mismo estoy reproduciendo también una semilla de soja, variedad, puesto que hay que desarrollar las cosas y demostrar que se puede en la vida real. Me pasaron un mensaje que dice que aquí ayer de tarde en El Espectador dijeron que el proyecto del ajo que yo planteé no era viable. Yo estuve escuchando, pero no escuché precisamente eso. Es viable, porque yo hago estas cosas, y cuando me digan que no es viable plantar un millón de hectáreas de soja variedad voy a poder decir que sí, porque tengo la semilla. La Intendencia ahora estuvo en casa porque trajo una máquina de última generación y la probó con la soja de mi casa.

EC - ¿Cómo se define César Vega políticamente?

CV - Bueno, si hay que definirse entre ser de izquierda o de derecha –cosa que no está muy a mi gusto para el siglo XXI–, diría que de izquierda.

EC - Repasando antecedentes de prensa veo esta frase: "No hago esto por resentimiento. Por eso se llama Partido Ecologista. Si no, se llamaría Partido Antifrenteamplista o algo así".

CV - Claro, sí. [Se ríe.]

EC - El distanciamiento con el FA es tan grande...

CV - ¡Sí, claro! Yo los considero traidores. Traidores traidores. Yo soy bastante joven, creo que hay gente de 60 y pico que los debe considerar mal. Porque acá hubo gente que dio la vida, que estuvo presa muchos años y fue torturada, y los milicos –como les digo yo despectivamente, los militares de la época, los golpistas– se le quedaron con las casas y se tuvieron que ir del Uruguay. Y murieron y fueron torturados ¿para esto?, pregunto yo. ¿Para esto? Esto es capitalismo, Emiliano. Mujica dice "capitalismo bueno". No sé, yo les preguntaría si es bueno a los que duermen por acá, porque por acá anda gente tirada durmiendo. Y también hay mucha gente que gana 8.000 pesos por mes, yo le preguntaría si es bueno.

EC - De todos modos, pese a esas diferencias, tú no te integraste, por ejemplo, a Asamblea Popular, que era una alternativa para muchos que tienen ese tipo de análisis a propósito del gobierno del FA. ¿Por qué?

CV - Nunca coincidí mucho con las ideas de la gente. Básicamente uno tiene que escuchar CX36 para ver cómo piensa el 26 de Marzo, que es esa gran fuerza política que acompañan después unos núcleos muy pequeños y que se transforma en Asamblea Popular. Nos invitan incluso a participar en reuniones para formar la Unidad Popular. Yo fui a un montón, fuimos con algunos compañeros. El planteo económico que hacen no me simpatiza, punto.

EC - Me llamó la atención además otra frase a propósito de esas diferencias: "No estoy muy dispuesto a discutir si Lenin esto o si Marx lo otro. Eso fue en el siglo XIX".

CV - Sí, es así. Yo soy muy leedor de Engels, porque su discurso se vincula mucho con la naturaleza, con la producción campesina. Pero no estoy dispuesto a perder mucho tiempo en eso. Me interesa mucho más discutir de ese déficit fiscal del 3,2% que sigue creciendo y de los 30.000 y pico millones de dólares que debemos hasta el año 2050, cuando yo ya voy a estar muerto, probablemente, pero mis hijos y mis nietos no. Y de esa naturaleza en la cual el agua del río Santa Lucía ahora llega contaminada a Montevideo, cosa que nunca soñamos. De ese río Uruguay en el cual yo crecí bañándome en Paysandú y en el cual mis hijos no se pudieron bañar porque estaba todo contaminado.

Me interesan esas cosas. Cuando se arma lo del PERI yo dije "Partido Ecologista" solo no la llevo, porque hay partidos ecologistas que son absolutamente derechistas y nefastos para mí. Otros decían "que sea Revolucionario en vez de Radical", "que sea de Izquierda en vez de Intransigente". Yo decía: revolucionario, hay revoluciones que van para la derecha o para la izquierda y salen por donde saca la cabeza el pato, nadie sabe. [Se ríe.] Y "de izquierda"… esa discusión está zanjada, es vieja.

EC - Un oyente decía más temprano: "Bien por Vega y sus seguidores. Son necesarios. Ahora, sería más sano y coherente con la ecología que en vez de llamarse Radical Intransigente se llamara Racional e Inteligente".

CV - Está bueno. Podríamos cambiarlo, pero la naturaleza –yo vivo en una chacra– es muy radical y muy intransigente. La naturaleza no negocia con nosotros, si seguimos provocándole daño nos va a castigar. Con este cambio climático que tenemos ahora. La naturaleza es radical. Si un animalito no come en el día puede morir de frío en la noche. Es así. Estamos en ese tipo de planteo que nos haga pensar. Y muchas cosas decimos. Sabemos que podemos estar equivocados. Lógico, claro.

***

EC - Los mensajes de los oyentes se amontan desde temprano cuando anunciamos la entrevista. Entre los que llegaron ahora veo este de María de Rocha: "¿Vino a hablar de su proyecto o de Mujica?". Vamos a hablar del proyecto, vamos a profundizar.

CV - No hablé casi de Mujica, pero es el presidente. Yo voté a Mujica en el 99 y en el 2004, tenía confianza en que él cambiara este país. No cambió nada, nos va a dejar 10.000 millones de dólares más de deuda pública. ¿Y qué cambió? De verdad, ¿qué cambió?

EC - El FA en esta campaña electoral está defendiendo sus logros y los avances que ha tenido el país en este período y en el anterior. Por ejemplo en materia de salario real de los trabajadores, por ejemplo en materia de empleo. Por citar dos indicadores, nada más.

CV - Está bien. El dinero se crea de la deuda, hay más dinero en la calle porque hemos asumido más deuda. El dinero siempre se crea a partir de una deuda. La deuda que nos dejó Batlle –quiero ser objetivo– con crisis fue de 4.612 millones de dólares. La deuda que nos dejó Tabaré Vázquez, sin crisis, con la crisis petrolera pero con un gran aumento de todos los commodities, fue de 8.538 millones de dólares, el doble de la de Batlle. Entonces, ¿es de izquierda Tabaré? Y la deuda que va a dejar Mujica –si la señora es hincha de Mujica lo veo bien, pero no me puede discutir esto que voy a decir– va a ser de más de 10.000 millones de dólares. Primera vez en la historia que sucede eso. Así cualquiera gobierna. Perdónenme, así cualquiera gobierna.

***

EC - Varios de los mensajes de los oyentes que están cayendo en este momento a propósito de la entrevista con César Vega, candidato a la Presidencia por el Partido Ecologista Radical Intransigente, discuten en torno a la opinión de Vega sobre el Gobierno Mujica.

Por ejemplo, dice Ruth: "Creo que Vega tendría que evaluar más las políticas sociales y ver los cambios". Es una nurse que ha trabajado con niños en el barrio Cuarenta Semanas.

Otros dicen: "Ojo, la crítica al aumento de la deuda. Hay que relativizarla por el lado de que ha aumentado también el producto bruto interno (PBI), y vaya de qué forma".

CV - Esa manera de medir las cosas es muy relativa. Si el PBI cae, como puede suceder, puede pasar que dentro de muy poco tiempo nuevamente la deuda sea el 100% del PBI.

EC - Pero hablemos de las propuestas.

***

EC - En la plataforma del PERI el punto central es la ecología y sobre todo una gran reforma en el campo. ¿Cuál es el problema del modelo que se sigue en el agro uruguayo, según ustedes?

CV - Justamente, es una de las cosas que le discuto más a este modelo. Antes: hubo colorados o blancos que hicieron muchísimo por este país. El Hospital de Clínicas, el Estadio Centenario, la rambla de Montevideo y tantas otras cosas más no las hicieron los marcianos. Digo para que no se vaya a creer mucha gente que es del Frente y que muchas veces es recién llegada al Frente que al Uruguay lo empezaron a construir cuando llegó la gente del Frente.

En los últimos 10 años el censo dio que perdimos 12.000 familias del campo; eso son como 60.000 personas. Por eso puse la idea del ajo arriba de la mesa.

EC - Literalmente puso la ristra de ajos arriba de la mesa del Paraninfo.

CV - Ahí va. Y te traje uno también para dejarlo de recuerdo. No me dio el otro día el coraje para desarmar un ajo, pero ahora me siento en radio, me siento más tranquilo, entonces diría que tú agarraras, sacás este dientecito de ajo, lo ponés en una maceta en el mes de junio y en los primeros días de diciembre te cosechás esta cabeza de ajo. Es tan fácil como eso. Bueno, no es tan sencillo, hay que ponerlo piquito para arriba al ajo, no para abajo.

Eso es para demostrar que hay rubros que dan muchísimo más trabajo que esas benditas trasnacionales que estamos esperando.

EC - ¿Cuáles son los números en materia de empleo asociado a una producción de ajo?

CV - Son altísimos. Depende de cómo se haga, se puede hacer más orgánico, más maquinizado, pero mínimamente vas a estar hablando siempre de tres, cuatro, cinco personas para hacer todo el proceso del ajo. Además no es solo lo que se hace en el campo, el ajo lleva después un preparado que en el caso uruguayo es el enristrado, para su venta. Da mucho trabajo, es uno de los rubros que más trabajo dan.

EC - ¿Cuatro personas por hectárea?

CV - Y sí, tres, cuatro, cinco se lleva bien. Es la gente que yo he tenido que usar la vez que he tenido que plantar.

EC - Usted propuso en el Paraninfo, en el debate sobre megaminería, en lugar de destinar las 40.000 hectáreas que tiene previsto utilizar Aratirí a ese rubro, producir ajo. Lo que daría trabajo ¿a…?

CV - Puse dos ejemplos, uno de 1.000 hectáreas, que daría trabajo a unas 4.000 personas, que es más o menos el trabajo que dice Aratirí que va a dar. Es muy fácil plantar 1.000 hectáreas de ajo, lo que pasa es que hay gente que no calcula muy bien y dice "¡1.000 hectáreas de ajo toda junta!". Pero yo no estoy pensando, como dije en el Paraninfo, en ningún monocultivo. Mi cabeza no piensa en monocultivos.

Por ejemplo, tenemos 19 departamentos en el Uruguay, plantar 1.000 hectáreas de ajo, dividido más o menos por los departamentos, no es tanta cantidad. Hay gente que no tiene esa capacidad de soñar. Yo no la he perdido. Por ejemplo, muchos agrónomos si les hubieras preguntado hace 25 años si era probable que en el Uruguay se llegaran a plantar 1 millón de hectáreas de soja, de la clase que fuera, te habrían dicho que no. Sin embargo yo en mi casa ahora estoy reproduciendo una soja variedad única, que prácticamente está perdida en el mundo, pensando que dentro de 10 años puede reemplazar 1 millón de hectáreas de soja transgénica. Yo no he perdido esa capacidad de soñar.

Entonces lo que dije fue que si queríamos crear mucho trabajo hiciéramos lo que hacen los chinos. Si los chinos pueden hacerlo, ¿por qué no nosotros? Plantemos 10.000 hectáreas de ajo desparramadas por todos lados y les damos trabajo a 40.000 personas. Y vamos a obtener ingresos por más de 1.000 millones de dólares anuales.

EC - ¿Es tan fácil? Una producción de ese volumen de ajo ¿es colocable? ¿Hay mercado efectivamente?

CV - Es lógico que estas cosas arrancan de a poco, y una de las verdaderas razones por las que hay que arrancar de a poco es que la semilla se puede hacer de a poco. Pero si los chinos lo lograron, ¿quiénes son los chinos para lograrlo y quiénes somos los uruguayos para no lograrlo? Yo sé que si me está escuchando mi profesor Luis Rebellato, si me están escuchando el productor Note de la cadena y todos los productores de la cadena de ajo están diciendo "César Vega tiene razón". Estas cosas se hacen de a poco, pero son ejemplos que uno quiere poner.

EC - ¿Tú estás seguro de que hay en el país 40.000 personas dispuestas a trabajar en el campo cultivando ajo?

CV - No, estoy seguro de que no. Estoy tan seguro de que no como estoy seguro de que hay miles de uruguayos que están desconformes con el trabajo prácticamente de esclavitud que tienen en este momento. Cualquier persona plantando ajo puede tener un ingreso digno de más de 20.000, 25.000 pesos mensuales en el Uruguay. Y hay una cantidad de personas que vendiendo chirimbolos en algún comercio, chirimbolos chinos, están ganando 9.000. Es decir, yo trabajo en el campo, además de haber pasado por la academia, como le llaman ahora, y ayer estuve usando una azada, una pala de pocear y me siento bien por ello.

Mario Benedetti decía que él entendió lo que era la escritura en Cuba cuando un campesino le hizo usar una azada. Estamos en Uruguay, en el país de "M’hijo el dotor", estamos despreciando muchos trabajos que hace el ser humano. Nos hemos transformado en el país que tiene más individuos viviendo en la ciudad y más campo por habitante del planeta. Para mí eso está mal y voy a tratar de cambiarlo.

EC - El PERI llega a manejar la idea de que el Gobierno le regale tierra a la gente. Por ejemplo a la gente que vive en asentamientos. ¿Cómo es esto?

CV - Nosotros no decimos "regalar" tan así.

EC - ¿Entregar?

CV - Sí… Decimos que la tierra tiene que ser patrimonio de la sociedad. Tú sabés que por ejemplo en Inglaterra por más que quieras comprar tierra no vas a poder, en Japón tampoco, en Alemania no podés. Y acá cualquiera viene y compra tierra. Acá se está blanqueando mucho dinero comprando tierras y después vendiéndolas. Eso es noticia, ha sucedido varias veces. Nosotros decimos: pequeñas parcelas de tierra; yo vivo en una pequeña, sé que se puede hacer esto. Lógicamente, no le voy a dar a un tipo para que tenga vacas y se pase tomando mate todo el día. Nosotros intentamos en todo caso una reforma agraria con gente que quiera trabajar en el campo.

EC - Una hectárea por persona.

CV - Podría ser, sí, perfectamente, le da a la familia. Quiero hacer una anécdota. Cuando yo decía eso en la otra radio me criticaban muchísimo, salvo que un día lo dijo el ministro Aguerre. Porque yo había estudiado, me gusta mucho estudiar, me levanto de madrugada a estudiar… Porque esto no se saca gratuitamente, y yo sé que hay 5.000 millones de hectáreas de tierra en el planeta y somos 7.000 millones de seres humanos. O sea que ya tenemos menos de una hectárea por persona.

EC - Ustedes proponen entregar cinco hectáreas a una familia que tiene cinco miembros y que vive en un asentamiento. Pero con la tierra no alcanza.

CV - No, lógico. Pero en esa materia ya tenemos una historia, sabemos que se pueden construir casas, cooperativas, con la participación de la gente. Tampoco estoy pensando en parcelitas pequeñas divididas tipo cuadriculadamente. Cierta vez me pidieron que hablara sobre el asunto, hace muchos años, y yo me lo imaginé, siendo jovencito, de otra manera. Me imaginé una cosa que después entendí cuando leí sobre la propuesta que se hizo en Cololó, en Soriano, que no anduvo bien pero por razones de afane, que es muy uruguayo eso, no porque no estuviera bien pensada.

EC - ¿Entonces?

CV - Entonces me imagino colonias de gente viviendo en el campo. Como fue siempre, yo iba a las casas de toda mi parentela vieja en el campo, era así. Y venía la carneada y se ayudaban unos a otros, y venía la plantación y se ayudaban unos a otros. Tuve la suerte de trabajar como ingeniero agrónomo con muchos portugueses, con muchos españoles, con muchos italianos, y todo se hizo así.

EC - Esta es una de las propuestas alternativas a la megaminería. ¿Por qué rechazan la megaminería?

CV - Porque uno sabe que por donde pasa la megaminería jamás se producirá alimento. En el ambiente de pradera la megaminería es destructiva no solamente de la zona que trabaja, de un sector mucho más amplio. El día del Paraninfo dije que lamentablemente después de Chernóbil y de Fukuyima, dentro de 500 años o 1.000 años, habrá seres humanos de nuevo produciendo alimento en Chernóbil. Cierto. Pero donde se hizo megaminería nunca más se va a producir alimento. Y para el ser humano es indispensable el alimento.

Yo se lo he planteado a mis hijos en estos términos: si a esta chacra le sacamos todo el horizonte A, el horizonte humífero, y lo vendemos para Montevideo, para Punta del Este, vendemos esas tierras para parquizar, hacemos mucho dinero en poco tiempo. Eso sí, después la chacra no va a servir para nada. En cambio, plantando todos los años ajo o lo que venga, hacemos menos dinero por año, pero plantaremos siempre.

EC - ¿Qué pasa entonces con la riqueza que el país tiene en minerales, por ejemplo hierro? ¿Qué hay que hacer con ella? ¿No hay que tocarla?, ¿hay que dejarla ahí?

CV - No creo.

EC - ¿No se la puede aprovechar?

CV - Si hay un lugar donde el hierro está muy concentrado y es verdaderamente interesante el planteo, no nos vamos a oponer. El punto es que acá es una empresa, Zamin Ferrous, que acaba de cambiar de casa matriz, que nadie conoce definitivamente muy bien. En el Uruguay no estamos ni enterados de estas cosas, y resulta que vienen a plantear llevarnos todo el hierro en 10 años y después dejarnos… dicen que van a tapar los cráteres… Yo pregunté el otro día si van a desarmar el mineroducto, si van a sembrar pececitos en los lagos de relave. Yo no creo en esas cosas. Veo que el Gobierno no puede controlar que no le afanen los cables de la UTE, no puede controlar la calidad de los chorizos, y nos viene a asegurar que va a controlar que dentro de 10 años la empresa rellene los cráteres. ¡Vamos!

EC - ¿Cómo se haría entonces la explotación del hierro en Uruguay?

CV - No lo tengo calculado. Te acabo de decir que si hubiera un lugar donde esté muy concentrado el hierro, que parece que en muchas de las zonas es de baja denominación el hierro –vaya a saber qué hay con alta denominación–, habría que consultar. Para eso está la gente de la universidad, de la academia, están los ingenieros, los entendidos, que pueden decir "en estas condiciones". Y no para llevárselo en bruto, sino de repente… Pero en ese lugar concreto, no sé si existe eso.

***

EC - Queda claro, a grandes rasgos, por dónde va el énfasis programático del PERI. Quedan claras también las diferencias que hasta en tu historia personal surgieron con el FA y con los Gobiernos del FA.

Ahora vienen las elecciones nacionales, ustedes apuestan a llegar al Parlamento, hay encuestas que dicen que no es descabellada esa posibilidad, aparecen intenciones de voto del orden de 1%. Pero después de las elecciones de octubre puede haber un balotaje. Si hay balotaje, ¿qué hace el PERI?

CV - Vamos paso por paso. El domingo tenemos la convención, todos los convencionales anotados van a tener que ir el domingo de mañana. El domingo de tarde armamos las comisiones y seguramente se va a armar alguna que tenga que ver con este asunto de la megaminería. En octubre se eligen los diputados y los senadores. Y espero que después de pasar por En Perspectiva no hayamos perdido votos sino que hayamos ganado votos. Entonces queremos llegar ahí, muy bien. No sabemos si vamos a llegar con un diputado, con dos, con tres, con cuatro. Depende de lo que el pueblo decida. Yo me encuentro en la gatera y me siento a mucha honra compitiendo con todos. Lamentablemente Tabaré Vázquez el otro día anduvo un poco cobarde y no fue al Paraninfo de la Universidad a discutir sobre estos asuntos. Otros fueron, todos fueron.

En el caso que tú planteás…

EC - Un balotaje Vázquez-Lacalle Pou.

CV - No sé qué va a hacer cada uno de los integrantes de nuestro partido.

EC - ¿Tu posición personal?

CV - No te voy a contestar que el voto es secreto. Tendría que ver por lo menos un debate, porque yo quiero ver un debate. Se supone que los candidatos que tienen probabilidades son Lacalle Pou y Tabaré Vázquez, Tabaré Vázquez y Lacalle Pou. Hagan un debate, háganlo acá en El Espectador, donde quieran, pero hay que escuchar un debate entre estos dos gigantes de la política.

No, lo más probable es que yo vote anulado en esa segunda vuelta.

***

Transcripción: María Lila Ltaif