Relaciones bilaterales

Elisa Carrió: "Si fuera presidenta, le pediría perdón al pueblo uruguayo, no al Gobierno"

La política argentina presenta hace varios años una fuerte división entre oficialismo y oposición. El próximo año hay elecciones nacionales, y desde la oposición varios intentarán remover del Gobierno al kichnerismo, entre ellos la diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió, ex candidata a la Presidencia en varias oportunidades. Carrió está en Uruguay para hacer una disertación titulada "Perspectivas de Argentina 2015" y conversó con En Perspectiva sobre la política argentina y la relación bilateral. Acerca de los linchamientos que están azotando a la sociedad argentina, Carrió explicó que esto "es la consecuencia previsible de un gobierno que ha instigado la violencia". "Cuando hay presencia de sectores del Estado y del Gobierno en el delito, la gente cree que no hay Estado" sentenció. Con respecto a las relaciones bilaterales, la diputada señaló que el enfrentamiento de la administración de Fernández es con el pueblo uruguayo, no con el Gobierno "porque hacen de cuenta que se pelean pero después comen asados juntos".

(emitido a las 8.50 hs.)

EMILIANO COTELO:
Es una de las figuras políticas argentinas más conocidas por los uruguayos. Acá nos llama mucho la atención su estilo, frontal y directo a la hora de hacer oposición.

La doctora Elisa Carrió está este jueves en Montevideo. En una visita anterior, y cuando se refería a la relación bilateral, pidió perdón a Uruguay "en nombre de millones de argentinos" y dijo que nuestro país "no se merece una compañera tan chabacana".

Esta noche va a dictar una conferencia titulada "Perspectivas de Argentina 2015", será en el Radisson Victoria Plaza, con la organización del Centro Brum de Investigaciones, vinculado al sector Ala Batllista del Partido Colorado.

Adelantándonos a esa presentación la recibimos esta mañana aquí En Perspectiva. Vamos a conocer su visión sobre la realidad política, social y económica de ese país con el que tenemos un vínculo tan íntimo y al que estamos siempre mirando.

¿Cómo es su relación con la política uruguaya?

ELISA CARRIÓ:
En realidad yo tengo relación con mucha gente valiosa de todos los partidos, no intervengo en la cuestión partidaria, pero vine a acompañar a Manolo Flores, que es mi amigo, que es un gran hombre, que nos ha ayudado enormemente en la Comisión sobre Lavado el Congreso de la República Argentina] cuando él tenía la revista Posdata. Fue una persona vital para nosotros, somos amigos desde esa época. Yo un día lo fui a buscar a su casa para saber algunas ramificaciones sobre todo en materia de lavado de dinero del narcotráfico. Es un ser excepcional, con una larga historia, con un padre extraordinario también en el Partido Colorado. Yo no estoy en el Partido Colorado, ni en el Partido Nacional ni en el Frente Amplio, de hecho tengo relaciones con todos. Pero en esta ocasión vengo por eso y los invito a que ayuden a Manolo, porque sé de su entrega por la causa republicana y por la social, es un hombre que ha entregado su vida a la pasión de la verdad. Y por mi deber de lealtad siempre que me necesite voy a estar al lado de él.

ECO – Empecemos a centrarnos en Argentina. Usted sabe que desde acá estamos muy impresionados con esta ola de linchamientos a presuntos delincuentes que ha venido ocurriendo en Argentina en las últimas semanas. Una primera duda: ¿es algo nuevo o ya venía insinuándose?

ECA – Esta es la consecuencia previsible de un Gobierno que ha instigado la violencia verbal, piensen en Federico D’elía, que ocupa comisarías y toma lugares pero está en el palco oficial, en los linchamientos a periodistas y demás las Madres de Plaza de Mayo, en el resentimiento de los Kirchner, el llamado a la venganza. Y además la impunidad del crimen, porque el problema del paco en Argentina está haciendo que las personas no solo roben, si no maten.

ECO – Ustedes habla de paco refiriéndose a lo que aquí llamamos pasta base.

ECA – Que la reparten punteros del Partido Justicialista (PJ), del propio partido de Gobierno.

ECO – ¿Cómo es eso? ¿La pasta base la reparten quiénes?

ECA – Punteros del PJ en el Conurbano.

ECO – ¿Quiénes son los punteros?

ECA – Punteros son los mediadores de los políticos en los barrios, y además el máximo responsable de esto es el que fue jefe de gabinete y ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

ECO – ¿Por qué usted acusa así a Aníbal Fernández?

ECA – Porque todas las causas de investigación de muertes por narcotráfico y efedrina llevan a Aníbal Fernández. Yo tengo una batalla ya personal, porque nadie se anima.

En este sentido hay un entendimiento. Quiero decir que uno tiene que entender a ese chico lumpen pero también a la persona que está con pánico. Vos sentís que cuando te vienen a sacar la billetera están por matar a tu mujer, ahí hay una emoción que no se puede controlar. Ahora, desde el punto de vista de la justificación ni el chico tiene que robar ni nadie tiene que linchar, porque desde la prohibición del no matarás, como decía Albert Camus, se funda la humanidad; nosotros hemos roto todas esas relaciones sociales. Pero a las personas hay que tratar de pedirles que no les gane la ira, que el asesino no los haga asesinos, pero la situación es de una orfandad… Hay que meterse en el Conurbano a la noche para saber que la gente está mirando permanentemente para atrás, que no puede entrar su auto, que siente los ruidos, la gente está paranoica.

ECO – Estos casos de linchamientos tuvieron mucha difusión en los medios de comunicación argentinos, también en el mundo. La comunicación, el ocuparse de estar barbaridades, ¿qué efecto tuvo? ¿Frenó a la gente, o tuvo el efecto inverso y retroalimentó al fenómeno?

ECA – Los políticos dicen que es la ausencia del Estado. No, el problema es la presencia del Estado en el delito. El problema no es que no hay policías o intendentes, sino que ellos en una parte están comprometidos con el delito. Cuando hay presencia de sectores del Estado y del Gobierno en el delito, la gente cree que no hay Estado y no, el Estado en muchas partes está al servicio del delito, por ejemplo del narcotráfico.

ECO – Estas son acusaciones muy duras que usted hace permanentemente contra el Gobierno de Cristina Fernández.

ECA – Yo digo la verdad, y la pruebo y la certifico en la justicia todos los días. Ahora, si tenemos jueces impunes es su problema. Yo aprendí mucho con los regímenes fascistas del siglo XX, que en realidad el problema no eran los que mataban, asesinaban o robaban sino el silencio de gran parte de la sociedad. Yo no voy a ser cómplice por silencio y casi que voy a la justicia para certificar ante un órgano público que en mi nombre y el de mis votantes esos delitos no se cometen, que con nuestro silencio y complacencia no se hacen, y que no nos vamos a resignar nunca ni al robo ni a la mentira ni al asesinato como mecanismo de la política.

ECO – Al mismo tiempo usted denuncia la complicidad por lo menos de elementos del Gobierno de Cristina Fernández en el desarrollo del narcotráfico…

ECA – Pero además acusé por asociación ilícita a Néstor Kirchner con todos los empresarios, también la amplié a Cristina Kirchner, y en el caso del vaciamiento de YPF directamente los imputé. En 2008 yo denuncié la asociación ilícita cuyo presidente y director era Néstor Kirchner, antes de su muerte. Ahora se está develando toda la verdad, porque yo lo denuncié en 2004, después vino lo de Jorge Lanata, etcétera. Pero nosotros desde 2004 decimos cómo se roban obra pública, como se iban quedando con la energía hasta vaciarla, cuál era la derivación del narcotráfico. Nunca callamos, el problema es que el resto de la política sí callaba, porque calla cuando las personas políticas están altas en las encuestas. Yo pego ahí, ahora ya no, ya está.

ECO – Volviendo a esa respuesta violenta y descontrolada de alguna gente que llega incluso a los linchamientos, ¿cómo se arregla? ¿Qué hay que hacer?

ECA – Yo lo escribí en el año 2002 y nadie entendía en ese momento. Argentina necesita un contrato moral, de mínima decencia: no robar, no mentir y no usar a los pobres. Esto depende de un estado de conciencia de la sociedad, yo creo que el año que viene la sociedad argentina va a tener que decidir. Le gustan los medio-corruptos y esa es una categoría ilusoria, es como decir las medio-violadas, no existen.

ECO – ¿A qué alude con los medio-corruptos?

ECA – Son candidatos que están dispuestos a hacer negocios con los empresarios y los sindicalistas pero no se roban todo como los Kirchner.

ECO – ¿Quiénes serían?

ECA – La mayoría, sobre todo por el financiamiento. Nosotros en mi partido tenemos una regla de no financiarnos con empresas.

ECO – ¿Cómo se financian ustedes?

ECA – Sacamos créditos sobre nuestros sueldos. Así hacemos aportes de hasta 5.000 pesos argentinos. Pero a mí me han ofrecido millones, es la forma en que te cooptan, te ofrecen el avión, esto es algo que ha sido característico incluso del Frente Amplio acá. Nosotros no…

ECO – ¿Para usted el solo hecho de que un empresario le preste un avión para traslados de la campaña electoral es un compromiso inaceptable?

ECA – Sí, porque después te compromete.

ECO – Pero, volviendo a lo que decía, la gente por lo visto en Argentina tolera o acepta a los medio-corruptos, ¿entonces?

ECA – Porque la sociedad es medio-corrupta…

ECO – No, pero entonces, ¿cómo se sale de una situación como esta?

ECA – La lucha por la emancipación y por la libertad es larga, a veces ganás, a veces perdés, a veces te toca resignar incluso tu vida, pero una minoría cultural puede hacerse mayoría. Ahí es donde se produce el milagro, cuando un 50% se da cuenta de que el medio-corrupto es una categoría ilusoria, que se es decente o no. Cuando se da cuenta de eso y piensa que no quiere que sus hijos sean coimeros o narcotraficantes y, además, le ayuda Dios, porque yo creo que a nosotros nos ayuda Dios abriéndonos el corazón cínico y duro o no tenemos salida como nación, es la única nación que ha involucionado.

ECO – Usted habla de que es necesario un "nuevo nacimiento".

ECA – Un renacimiento, porque el nacimiento habla del olvido del pasado, es un renacimiento a partir del aprendizaje, de la historia y de la memoria. Hannah Arendt decía que cuando uno puede reflexionar distinto y sentir distinto puede obrar distinto y ahí cambia la historia. Cuando vos en la familia tomás determinados cambios porque reflexionas, cambias la familia. Muchas sociedades han cambiado así, Suecia, corrupta y fascista nazi, la más corrupta de todas, tuvo a Olof Palme y decidió cambiar con el ejemplo. Solo se cambia con el ejemplo de gobernantes incorruptibles, de maestros que se forman.

El ejemplo puede ser bueno o malo, en Argentina el ejemplo de la violencia de Guillermo Moreno y de Kirchner nos llevó a la violencia de toda Argentina…

ECO – Cuando habla de Guillermo Moreno habla…

ECA – Del secretario de Comercio que andaba armado.

También el ejemplo de la cultura, de la incorruptibilidad, de la decencia, de la sencillez, puede cambiar. Y la mejor prueba es lo que está sucediendo en la iglesia con Francisco. Yo lo conozco, soy la única que no va a Roma, pero soy la única que tenía relaciones con él. Antes me decían que como era creyente estaba loca, ahora parece que están todos locos, son todos "papistas", se han vuelto todos católicos, un espanto.

ECO – Antes usted andaba con una cruz notoria, hoy no la trajo, ¿qué pasó?

ECA – No la necesito. En ese momento teníamos miedo, estábamos muy amenazados nosotros y nuestros hijos por la Comisión de Lavado. Además un día la gente me empezó a criticar y dije que hasta que no dejaran de meterse con mi cruz yo no me la sacaba. Cuando se olvidaron de la cruz, yo me la saqué. Porque nadie tiene por qué decirle al otro si quiere andar con una corbata más chica o más grande, y nunca estuve dispuesta a ceder nada de lo que soy por clamor de la opinión pública.

***

ECO – Estamos conversando esta mañana en En Perspectiva con la diputada Elisa Carrió.

***

ECO – Diputada, en las últimas elecciones presidenciales en 2011 usted fue candidata a la presidencia por tercera vez. Y no le fue bien, tuvo una votación muy pero muy baja, ¿cuánto?

ECA – Muy chic, 1,8%, quedó la resistencia, quedaron solo los que vencieron todos los obstáculos. La verdad es que fue una muy buena elección.

ECO – ¡¿Muy buena?!

ECA – Sí, porque me permitió que se fueran los que me usaban solo para tener bancas con mis votos. Fue una elección para saber quiénes estuvieron en lo humano, de volver al instituto [en referencia a Hannah Arendt, Instituto de Formación Cultural y Política] y enseñar. El libro que presento, "Humanismo y Libertad. Tomo I", tiene fruto en ese recogimiento. Incluso los alumnos me fueron a buscar porque los chicos de mi partido me cerraron hasta las puertas del instituto, así que todo empezó de nuevo y a mí me gusta empezar de nuevo.

ECO – Pero justamente, después de aquel resultado usted dijo que había interpretado el lugar que el electorado quería darle en el panorama político y por eso anunció que no volvería a postularse a la Presidencia. ¿Qué pasó? Porque dos años después parece haber recuperado capital político y su nombre está sonando como posible candidata.

ECA – Pero suena, yo todavía no soy candidata. Para que lo sea tiene que haber muchísimos argentinos dispuestos a hacer el esfuerzo de trabajar por la libertad. A mí no me gusta el poder por sí mismo, yo quiero el poder para cambiar Argentina. A diferencia de muchos otros mi vida no es la política, sino la filosofía, el arte, los amigos, los hijos, la comida, los libros, la poesía, la música, la playa, el mar. Mi deber es la política, porque como Dios y la vida me dieron privilegios y soy una privilegiada y me dio mundo y conocimiento, nuestro deber es la política porque es de todos. Mi deber es la causa de los pobres, la República, pero no muero por el poder como Cristina u otros, al contrario, creo que el poder envenena a las personas.

ECO – Falta un año y medio para las próximas elecciones y la oposición está viendo, después de muchos años, que tal vez sea posible una coalición no peronista accediendo al poder. Para usted esto implica un desafío importante, porque ha sido muy crítica con otras figuras de la propia oposición. Por ejemplo, con el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, no se ha llevado bien.

ECA – Con todos. No es que no me llevo o me llevo mal, es que yo digo la verdad.

ECO – Entonces, por un lado necesita mostrar amplitud, por otro corre el riesgo de que la tilden de incoherente…

ECA – No, porque las internas abiertas hacen que la gente se haga cargo de a quién elige.

ECO – ¿Cómo se hace ese armado?

ECA – Nosotros ya tuvimos la experiencia UNEN en capital, donde estuvimos con gente de izquierda, que yo no comparto por ejemplo, pero estuvieron. Fuimos a una interna muy valiosa, ganamos con Fernando "Pino" Solanas, de hecho gastamos dos millones de pesos frente a 1.000 millones de Macri y nos fue bárbaro porque tenemos el mismo número de diputados. Ahí tengo una reivindicación pública muy importante.

Después UNEN se presenta como un armado nacional.

ECO – La coalición UNEN.

ECA – Sí, se va a llamar Frente Amplio UNEN. Lo presentamos el 22 ya está todo arreglado, hay más de nueve fuerzas y mi intención es que también se sume Macri. Ahora, yo no pongo las manos en el fuego ni por Hermes Binner ni por ningún candidato radical, nosotros vamos con una lista y creo que el principal árbitro de esto es el pueblo, que tiene que decidir qué quiere.

ECO – ¿Pero efectivamente va a poder agrupar a la izquierda de "Pino" Solanas, la centroderecha de Macri y los viejos votantes de la Unión Cívica Radical?

ECA – Sí, ya agrupamos.

ECO – Se lo digo pensando en reacciones como la de "Pino" Solanas, tengo acá una frase textual de él: "Los presidente de los partidos que constituyeron la alianza progresista UNEN acordamos que en este espacio no tienen cabida el PRO [Propuesta Republicana] ni el Frente Renovador [de Sergio Massa]".

ECA – Eso yo no lo acordé nunca y lo decidirán las asambleas, porque en todo caso él también me llevó a mí a hacer alianzas con el radicalismo y yo no estaba dispuesta. Si yo pude estar con la izquierda, ¿por qué él no puede estar con la centroderecha? Yo soy una líder de centro que entiende que hay momentos de grandeza histórica. Ya todo va a ser, todo paso a paso.

ECO – Pero entonces, ¿de qué se trata?, ¿de sumar todo lo que no sea oficialismo?

ECA – Tener pacto institucional, una imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, un sistema de controles en el seno de la propia alianza y un debate amplio y abierto. Todos los que estamos ahí tenemos diferencias y hay que debatirlas y que la gente elija quién quiere que lidere el proceso.

ECO – De eso se trata, de todos contra el kirchnerismo.

ECA – No, contra la asociación ilícita que es el PJ en sus versiones "sciolistas" [corriente de Daniel Scioli dentro del kirchnerismo], "massistas" [corriente de Sergio Massa en la oposición] y la vinculación de todos con el narcotráfico en Argentina.

ECO – Usted acaba de hablar del PJ, justamente, ¿qué va a ocurrir con el justicialismo en las próximas elecciones? Porque, como acaba de mencionar, se ha repartido en dos movimientos: el oficialista con Scioli al frente y los escindidos con Massa.

ECA – Se van a tener que unir. Son lo mismo, después se juntan todos en el Parlamento y es todo una gran mentira. Se hacen opositores tres meses antes de las elecciones y después se juntan todos, si los delitos son los mismos. ¿O usted cree que Sergio Mazza no es íntimo amigo del jefe de gabinete, Jorge Capitanich, y que no trabajaron con Aldo Ducler* cuando pedían plata para Palito Ortega** al narcotraficante mexicano "el señor de los cielos"***? Ellos hacen de cuenta que se pelean, si están en los mismos negocios.

ECO – ¿Y la gente cómo reacciona cuando usted hace este tipo de denuncias tan fuertes? ¿Cómo se comporta frente, por ejemplo, al fenómeno Sergio Massa, a quien le está yendo muy bien?

ECA – Sí, por supuesto, al becerro de oro siempre le va muy bien.

ECO – A ver, repita esa frase.

ECA – Claro, las invenciones idolátricas siempre se pueden hacer a través de la propaganda, y cuando hay mucho dinero atrás más. Si esta sociedad sigue comprando… se compró a Kirchner, no sabía quién era, se compra a Massa, y no sabe quién es, es su problema no el mío (se ríe). Esto es así de simple, yo formo parte de un pueblo y de una minoría que quiere la República, la decencia y la justicia, pero cada integrante del pueblo es responsable. A mí no me corren las encuestas de opinión, yo no las reviso, no me importa la intención de voto, yo hago política como arte y como deber.

ECO – ¿Es posible que esté en el horizonte una Argentina sin kirchnerismo en el Gobierno?

ECA – Por supuesto, ya está.

ECO – No, ya está no…

ECA – El problema es el neokirchnerismo.

ECO – Se lo pregunto porque al kirchnerismo se lo ha dado por muerto una cantidad de veces.

ECA – Sí, pero Massa es un neokirchnerismo perfecto, es el heredero perfecto de Kirchner, es peor todavía.

ECO – ¿Y entonces?

ECA – Que decida el pueblo, si no entiende por la razón ni por el dolor, es su destino. Yo creo en la responsabilidad de los votantes. Muchos de nosotros -algunos no- perdimos todas sus comodidades, yo me empobrecí absolutamente al punto tal que este libro es para poder hacerme un techo, porque hasta en el divorcio entregué la casa en el medio de la lucha… Para mí la experiencia de la política es de empobrecimiento y de someter tu prestigio a los perros, yo era una gran jurista, escribía libros, veraneaba donde quería, viajaba a donde quería, ahora, yo ya hice lo mío, la sociedad tiene que hacer lo suyo. Y no me gusta la demagogia, no me gusta mentirle a una sociedad para obtener el poder. Tiene que ganar la verdad, por más dura que sea, en eso consiste la sanación.

***

ECO – Vamos a conversar algo sobre la relación bilateral de Argentina y Uruguay en la última parte de la entrevista con Elisa Carrió.

***

ECO – Seguimos en diálogo En Perspectiva con Elisa Carrió, diputada por la ciudad de Buenos Aires por la coalición UNEN. Tiene 57 años, nació en Resistencia, Chaco, es abogada, le dicen "Lilita".

***

ECO – Ha generado unos cuantos mensajes de los oyentes, diputada Carrió, algunos apoyándola, otros cuestionándola. Por ejemplo, Teresa escribe: "Pregúntele a cuántas sesiones del Congreso concurrió el año pasado".

ECA – A todas, ya salió, falté a una, que nunca voy, que es cuando Cristina miente, que es la apertura. Lo que es cierto es que en algunas votaciones donde se votaron treinta leyes no estuve porque se recibía mi hijo y para mí la familia es muy importante porque yo no estoy mucho con mis hijos, porque le dedico muchas horas al pueblo. Y en verdad votan pavadas, así que cuando tengo que estar estoy, en los grandes debates he estado, pero sufrirlos todo el tiempo, yo tengo diabetes y me voy a cuidar la salud, yo no me voy a morir por estar sentada en una banca.

En los grandes debates nacionales y las grandes votaciones yo estoy, para discutir el día del pastelito con parlamentarios desocupados, prefiero estar acostada.

ECO – Otro de los oyentes me dice: "Cotelo, sacá a esa mujer, está loca".

ECA – No, yo estoy sana.

ECO – Es una acusación que le hacen a menudo en el debate político argentino.

EC A – Pero usted sabe que a mí me pasó eso cuando tenía 20 años. A los 22 era profesora y a los 27 fui profesora titular por concurso de Derecho Constitucional. Entonces los otros profesores decían "Lilita es brillante pero está loca", porque no se sabe cómo tratar a una mujer con mediana inteligencia y cultura.

Ahora, en algún punto sí estoy loca, soy una persona sincera en un mundo hipócrita. Eso quiere decir que estoy sana, los hipócritas son los que están enfermos de cinismo y de hipocresía. Así que al señor que me dijo eso le digo: hipócrita (risas).

ECO – Quienes la critican a usted, no desde el Gobierno argentino sino desde la oposición, suelen marcarle cierto exceso a la hora de hacer denuncias por corrupción. Plantean que como usted incluye en sus denuncias a mucha gente, desde Néstor Kirchner al Gobierno español, desde Eduardo Duhalde a empresarios, termina generando en la sociedad un efecto opuesto al que usted busca, algo así como una banalización de la denuncia. ¿Cómo se defiende de ese cuestionamiento?

ECA – Si el presidente de Repsol, Antonio Brufau, con la ayuda del ex presidente español Felipe González, junto con Kirchner y con Carlos Menem antes, entregaron YPF por 200 millones de dólares en las Islas Vírgenes y después la privatizaron y la vaciaron -y si ahora la estatizan y les pagan lo que quieren- son delincuentes, punto. No me interesa defender ni a los españoles delincuentes ni a los argentinos delincuentes. Sucede que estas cosas no se hablan, los pueblos no tienen que saber los negocios entre la política y las empresas y yo digo, con nombre y apellido. El problema es los que hablan de corrupción genéricamente y no ponen nombre y apellido, porque entonces no se sabe quiénes son, ellos dicen "el problema es la corrupción" pero no señalan al corrupto y eso es ser cobarde.

ECO – Otro oyente dice: "¿la doctora Carrió no piensa que cuando sale a denunciar nombres de políticos y los relaciona con delitos, y dice que la justicia no actúa, está atentando contra la democracia?"

ECA – No, porque la denuncia penal está, junto con toda la documentación en boletines oficiales. Los que atentan contra la democracia son los jueces que no ponen presos a los corruptos y los ciudadanos que son medio-corruptos, que hacen sociedades con los corruptos políticos que quieren atacar a los que buscamos la verdad. Con nuestra complicidad no va a ser, si por eso me votan o no es secundario, porque cuando uno tiene la conciencia tranquila uno duerme bien, vive bien, y es feliz.

ECO – Hablemos de la relación entre Uruguay y Argentina, que en estos últimos años ha ido agregando problemas y trabas de todo tipo. Es difícil hoy hacer un resumen de dónde están los inconvenientes, es muy largo. ¿Es solo con nuestro país que la administración de Cristina Fernández aparece tan enfrentada?

ECA – No, es con todos los países. Pero la verdad es que con la administración de Uruguay no está enfrentada, está enfrentada con el pueblo uruguayo, y eso es lo terrible porque lo agravia y lo humilla. Pero el embajador uruguayo en Buenos Aires, Guillermo Pomi, come asados todas las semanas con todos los kirchneristas. Es íntimo amigo del secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini. Cada vez que ha habido un conflicto yo he estado en Uruguay, y si fuera presidenta a lo primero que vendría es a pedirle perdón al pueblo uruguayo, no al Gobierno, porque hacen de cuenta que se pelean pero después comen asados juntos. Esta política exterior [del Gobierno argentino] que ha denostado al pueblo uruguayo, que le ha cortado las rutas, que le ha declarado una semi guerra en Gualeguaychú, que levantó el piquete cuando quería, con lo cual está claro que lo manejaba el Gobierno argentino porque esperó que termine uno para entrar otro, se contraría con los principios de hermandad.

La relación del Mercosur es terrible, porque lo que han hecho tanto Brasil como Argentina con Uruguay y Paraguay no tiene nombre. Vos cuando integrás tenés que integrar bien, y nosotros podríamos ser un gran mercado, pero tanto Brasil como Argentina se olvidaron de Uruguay y Paraguay.

ECO – En los últimos tiempos da la impresión de que la relación de Uruguay con Brasil marcha mucho mejor que la relación con Argentina.

ECA – Por supuesto, pero Argentina ya no tiene relación con nadie. Lo que quiero decir es que no se engañen los uruguayos, ha sido contra el pueblo, pero ha tenido mucho que ver el manejo de las relaciones exteriores a través del embajador actual y su amistad con Zannini.

ECO – Más de una vez usted ha señalado al embajador Pomi con este tipo de información.

ECA – Es que no se puede ser tan parcial.

ECO – Pregunto: ¿Por qué usted se concentra tanto en el embajador Pomi?, ¿no corresponde a un embajador tratar de tender vínculos para que justamente esos problemas se vayan desapareciendo?

ECA – Sí, pero él solo habla con los kirchneristas.

ECO – ¿Cómo es eso?

ECA – Claro, su verdadera relación de amistad es con aquellos que maltratan al pueblo uruguayo, y eso no sé si es correcto.

ECO – ¿Qué quiere decir, que con usted, por ejemplo, no tiene vínculo?

ECA – No, conmigo no tiene vínculo. Con nosotros no tiene vínculo, mire que yo soy amada por el pueblo uruguayo pero la verdad es que nunca una embajada de Uruguay de ningún tono me invitó a nada.
 
ECO – ¿Y dice usted que el embajador tiene poco diálogo con la oposición?

ECA – Muchos van, pero él tiene sus amistades de izquierda de los 60 y los 70, lo cual me parece bien, pero en momentos de una gran agresión… Yo no vine acá a criticar al embajador, vine a pedir perdón al pueblo uruguayo y a señalar que las responsabilidades son compartidas y que no hay tanta pelea a nivel personal como se cree a nivel político.

ECO – ¿Para usted esta situación que ha quedado planteada entre Argentina y Uruguay tendrá consecuencias duraderas para el futuro?

ECA – Lo único que sé es que si yo soy presidenta el primer lugar que voy a visitar es Uruguay para pedir perdón en nombre de millones de argentinos. Eso es lo único que le puedo decir, porque nosotros somos hermanos en serio. Yo siento a Uruguay como mi segunda casa, esas cosas no se hacen. Sobre todo porque son muy ignorantes, creen que Uruguay es Punta del Este, no conocen ni el litoral, ni el interior, ni Salto, nada.

ECO – Pero, por ejemplo, una parte de ese conflicto bilateral y de las medidas que ha ido tomando Argentina, ¿no está de fondo algo que viene con la historia de esta región que es la lucha de los puertos y en especial la del puerto de Buenos Aires por dominar el movimiento marítimo, etcétera?

ECA – Pero ¿por qué?, si podemos estar integrados, podemos tener grandes puertos en todos lados. ¿Por qué en vez de pelearnos por el dominio no tenemos niveles estratégicos? Sobre todo ahora que la geopolítica pasa al Pacífico y el puerto de Montevideo pasa a ser muy importante porque el canal de Magallanes es el segundo canal después de Panamá. Piensen que ahora el centro del conflicto mundial está en el Pacífico, entonces Uruguay es potencia estratégica, Argentina también, Punta Arenas y Chile, pero si actuamos mancomunadamente es una cosa, sino vamos a ser presa de cualquier interés internacional.

 
***

*Exsocio de Capitanich, hoy investigado por lavado de dinero del narcotráfico por Estados Unidos

**Ex gobernador y senador por el PJ

***El narcotraficante Amado Carrillo, que lideró el Cártel de Juárez

Comentarios

  • Osvaldo Nicolas Pimpignano

    No se puede menos que ratificar todo lo antes dicho por los lectores, salvo que no obtuvo el 4% del los votos, fueron solamente 1,4% contra el 54% que obtuvo la primera mayoría. Realmente no se explica como un diario como El Espectador puede perder tiempo con este adefesio político, fíjense que corren el riesgo de que se les aplique aquello de, ?Mira con quien andas y te diré quien eres?

  • marcos occhipinti

    EL RESENTIMIENTO DE LOS KIRCHNER SEGURAMENTE SE REFIERE A METER PRESOS A LOS GENOCIDAS DE LOS 30000 DESAPARECIDOS, ESO HABLA DE LO QUE ES ESTE PERSONAJE

  • marcos occhipinti

    ha me olvidaba, esta señora no le puede y no debe pedirle perdon a nadie por que no puede arrogarse el derecho de representar a nadie con el 4 % de los votos, eso demuestra lo caradura que es, una IMPRESENTABLE DA ASCO ESCUCHARLA!!

  • marcos occhipinti

    esta señora es impresentable, es una vaga no va atrabajar a la camara, se ha pasado la vida denuciando causas que nunca llegaron a ningun lado, estaba casi muerta politicamente y de repente unos poquititos votos muy poquitos la devolvieron a la escena política es una mujer priquiatrica al que ninguno de los argentinos salvo los que la votaron engaña ya, esta muerta políticamente, es nefasta, mentirosa, irrespetuosa y no esta bien de la cabeza, es un claro ejemplo de lo peor de la política!!

Registro

Suscripciones:
×