Reglamentación ley de marihuana

Javier García (PN): El cuidado de plantíos de marihuana por parte de las FFAA "es ilegal" y "es la confesión del fracaso de la ley"

Javier García. Archivo
Javier García Archivo

La reglamentación de la ley que regula el mercado de marihuana está por efectuarse. Una de las disputas que se ha generado en las últimas semanas en torno al tema es dónde serán los plantíos y quiénes los custodiarán El presidente Mujica aseguró que las Fuerzas Armadas (FFAA) estarían a cargo de estas tareas. El diputado nacionalista Javier García cuestionó duramente esta idea, incluso la consideró una ofensa. En diálogo con En Perspectiva, García se pregunto "cuál es la necesidad de custodiar una plantación con personal armado si lo que se está haciendo es legal y no es peligroso". A esto agregó que "hay que tener un poco de orden institucional" porque las FFAA "no son la ferretería del Estado".

(emitido a las 7.43 hs.)

EMILIANO COTELO:
El Poder Ejecutivo trabaja desde hace meses en la reglamentación de la ley de regulación del mercado del cannabis, la ley que después de tanta discusión fuera finalmente promulgada a fines del año pasado. Entre las interrogantes que genera el tema hay una que da mucho que hablar últimamente: ¿dónde se cultivará la marihuana?

Una de las alternativas que se maneja es que la plantación ocurra en predios militares. El primero que lo mencionó fue el presidente José Mujica, en una entrevista a mediados de marzo con el diario chileno La Tercera. Según lo planteado, el cuidado de estos plantíos oficiales estaría en manos de personal de las Fuerzas Armadas (FFAA).

Hasta que no se conozca el decreto reglamentario de la ley esto en realidad es una especulación, no habrá mucha certeza, pero la sola posibilidad de que los militares deban asumir esta tarea generó un debate, y en especial una serie de críticas dese la oposición.

El diputado Javier García, del Partido Nacional, planteó hace pocas horas en el Parlamento sus cuestionamientos a esta idea, a la que considera una ofensa. Vamos a conversar con él a partir de este momento.

ROMINA ANDRIOLI:
La idea de que el plantío de la marihuana se haga en predios militares se maneja desde hace meses. Como decía recién Emiliano, el propio presidente Mujica lo comentó en una entrevista en marzo, pero ¿a usted le confirmaron desde el Gobierno que esto va a ser lo que esté planteado en la reglamentación?

JAVIER GARCÍA:
Si el presidente de la República dice una idea y el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, la reafirma, creo que más que confirmación está la prueba. Yo le pregunté al subsecretario de Defensa, Jorge Menéndez, antes de ayer en la Comisión de Defensa que integro, porque la reglamentación estaba prevista para hoy…

RA – Sí, se aplazó.

JG – Exactamente, le pregunté qué noticia tenía de esto y dijo que él personalmente no tenía. Pero su inmediato superior, que es el ministro de Defensa, dijo que era el autor de la idea y el presidente lo mismo, desde Chile, como bien decía Emiliano recién.

Si esto se concreta no hay ninguna norma legal que lo habilite, sí hay un principio que es el de la especialidad. Las instituciones del Estado tienen que hacer determinadas cosas que fija la ley, no pueden hacer cualquier cosa y las FFAA, por más que al ministro de Defensa y al presidente de la República se les ocurra, no pueden hacer cualquier cosa, no son la ferretería del Estado.

Un día hay crisis de la basura y les ordenan levantar basura, mañana pasa tal cosa y ahí van las FFAA, y en el día de mañana hay que plantar marihuana y se tienen que encargar de cuidar. No, creo que hay un entuerto y al presidente de la República y al ministro de Defensa se les ocurre ir a la ferretería del Estado, que son las FFAA. No es así, hay que tener un poco de orden institucional.

Fíjese dónde llegará el límite: para algo que está mucho más vinculado a la seguridad del Estado, como es cuidar los perímetros de las cárceles, en determinado momento se pidió a las FFAA que hicieran la custodia perimetral en el sur del país y ¿qué hubo que hacer para que lo hicieran?, una ley. Para cuidar los perímetros de las cárceles las FFAA tienen una ley que se lo permite, porque si no hubiera ley no pueden hacerlo, entre otras cosas porque si hubiera algún enfrentamiento el militar que está llevando adelante funciones sin amparo legal puede terminar preso.

Segundo, la pregunta esta que me hacía recién, no solo es ilegal, sino que creo que es equivocado y extremadamente peligroso para la seguridad del Estado.

RA – Usted dice que no basta con que haya una ley que lo reglamente.

JG – Claro, no alcanza con que se le ordene porque están llevando a una institución a que eventualmente cometa delitos si no tiene un amparo legal. Y si fuera así, es la confección del fracaso de la ley. Fíjese qué paradójico: antes de que la ley que legalizó la marihuana se ponga en funcionamiento se confesó que fracasó. Porque el objetivo de la ley -según el razonamiento simplista del presidente de la República, que se embanderó con ella- era que como por arte de magia a partir de la legalización de la marihuana desapareciera el narcotráfico porque no había necesidad de entrar a una boca porque se compraba en el kiosco de la esquina. Ahora, si cuando legaliza la marihuana las plantaciones las tiene que custodiar con personal armado para la guerra, quiere decir que el peligro se mantiene, porque si no hubiera peligro, ¿para qué quiere personal de las FFAA custodiando las plantaciones de marihuana?

Así que no solo que es ilegal, sino que es la confesión del fracaso de la ley.

RA – Uno podría decir también: si efectivamente se diera el amparo de la ley, ¿las FFAA no son las más indicadas para hacer una custodia de este tipo?

JG – Si usted tiene que custodiar una plantación legal con personal armado es porque es muy peligroso, de lo contrario no lo hace.

RA – ¿Pero quién podría custodiarla de mejor manera?

JG – ¿Cuál es la necesidad de custodiar una plantación con personal armado si lo que usted está haciendo es legal y no es peligroso? Lo estoy planteando según la tesis oficial. La ley, que es un mamarracho, dice que su objetivo es hacer desaparecer al narcotráfico, es de una ingenuidad propia de cualquiera pero no de personas con alta responsabilidad. Y tercero, es extremadamente peligroso para la seguridad del Estado.

RA – ¿Por qué?

JG – ¿Por qué usted pone personal armado? Porque está temiendo de que a pesar de esto no desaparezcan ni el narcotráfico, ni la mafia, ni la corrupción vinculada al tema de la droga. Entonces, usted va a poner a personal armado cuya misión es la defensa nacional y la seguridad del Estado en contacto directo, eventualmente, con narcotraficantes. Personal armado que participa regularmente de operativos contra narcotraficantes, por ejemplo la Prefectura Nacional Naval y la Fuerza Aérea. ¿Y usted va a poner a personal que participa en esos operativos en contacto con narcotraficantes?

RA – Pero, ¿por qué quedarían en contacto con narcotraficantes?

JG – Porque si usted tiene que poner personal armado obviamente lo expone a una tarea que es peligrosa y en la que están expuestos a que una persona que quiera participar del negocio ilícito acceda de forma corrupta. Me parece que es absolutamente peligroso, descabellado, un error inmenso para la seguridad del Estado.

Y pregunto, por último, si tiene que estar personal militar, es porque este es un tema de defensa nacional, porque el objetivo principal de las FFAA según la ley de defensa es participar de tareas que hacen a la defensa nacional. ¿Está en peligro la defensa nacional en virtud de que hay plantaciones de marihuana de acuerdo a esta ley?

Y ahora, como cierre, en un Gobierno que se dice progresista, que se ha formado en algunos manuales que hablan de la lucha de clases, mire qué foto: personal militar pobre custodiando plantaciones de marihuana de comerciantes que van a ser privados, según dijo el presidente, que van a lucrar con el comercio de la marihuana custodiado por soldados del Estado pagados por usted, por los escuchas y por mí. Es una foto de la lucha de clases que este Gobierno nos pone delante, rompiendo los ojos.

RA – ¿Usted ve que habría algún inconveniente si efectivamente se le asigna esta tarea al personal militar, entonces, en lo que es hoy en día las funciones de las FFAA? Me refiero a que se den recursos para esta tarea y no se asignen para otras cosas, por ejemplo.

JG – Es que no es tarea de las FFAA porque no ningún marco legal que las habilite a cuidar plantaciones de marihuana o de soja, lo que se le ocurra, de comerciantes.

RA – Pero es probable que si el Gobierno está previendo después lo tenga en cuenta como ley.

JG – Bueno, no ha sido ese el planteo. El planteo del presidente de la República y el ministro de Defensa fue “estamos viendo de que haya una custodia perimetral de las FFAA dentro de un predio militar. Eso sí, los que lo van a plantar son personas privadas”, se va a encargar al personal de las FFAA que custodie el negocio privado de quienes se dedican a cultivar cannabis, pagado por todos nosotros y, como le dije, en una tarea que es peligrosísima para la seguridad del Estado, esto es poner a militares en contacto con narcotraficantes, a quienes en otras circunstancias se les pide que repriman y persigan. Es de una gravedad y una peligrosidad que espero que recapaciten. No se puede vivir en el imperio del bolazo, con el presidente de la república diciendo lo que se le ocurre un día y otro también sin meditar las consecuencias. Ni el presidente, ni el ministro de Defensa, porque hubo hasta una disputa para ver de quién fue la idea original, no importa de quién fue la idea, sino que es espantosa.

RA – Si consideramos que la ley que regula el mercado de la marihuana ya es un hecho y se va a comenzar a implementar (falta la reglamentación), está claro cuáles son sus críticas a esta posición. Pero dado que la ley ya es un hecho, ¿cómo se deberían custodiar estos plantíos?

JG – No es tarea nuestra decidir eso. Nosotros no votamos la ley, creemos que es un profundo error y si tuviéramos la posibilidad en un próximo Gobierno vamos a impulsar su derogación. Sucede que ahora el Gobierno se metió en un berenjenal. Fijese que la postergación que se anunció es porque prácticamente sobre el filo del mandato legal de reglamentar la ley -son 120 días que vencen el 20 de abril- no tienen idea para dónde arrancar. No se nos puede pedir a quienes no estamos de acuerdo con la ley, quienes dijimos que es un profundo error, que a su vez les digamos cómo se resuelve. Se resuelve derogando la ley, pero obviamente eso no está en la cabeza de quienes están impulsándola. Lo que advertimos es que por más que no estemos de acuerdo la ley es derecho positivo, es legítima, y por lo tanto la reglamentación que haya la vamos a mirar con mucha atención y vamos a exigir que no se avance en ilegalidades.

RA – ¿Cómo sigue este planteo?

JG – Si esto se concreta vamos a convocar al ministro de Defensa, porque por más autoridad que sea, no puede ordenar tareas ilegales a una institución que está dependiendo de él.

***

Las más vistas

Registro

Suscripciones:
×