Solicitar contraseña

×

Política

Al Estado "hay que sentirlo como propiedad del pueblo"

Durante la inauguración de la planta desulfurizadora, el presidente José Mujica agradeció a los trabajadores y técnicos "de la Patria Grande" que hicieron posible la construcción y recordó a Hugo Chávez. Además se lamentó de que la oposición política uruguaya no comprenda el sentido de la obra.

Al Estado "hay que sentirlo como propiedad del pueblo"

“Hubiera querido que el sistema político de todo el Uruguay estuviera aquí y se diera cuenta de estas cosas”, dijo Mujica, quien destacó que esta refinería “no es ni para la izquierda, ni la derecha, es del pueblo uruguayo”.

"Si no se hacía esto, Ancap se transformaba en un montón de hierros inútiles" dado que “los motores nuevos no bancan más el azufre", y por tanto “nos quedamos fuera del circuito".

“Felicitamos esta obra que han logrado, para nosotros no es sólo una necesidad, es un compromiso, pero no alcanza. Las generaciones que vienen tienen que ir a más, aprender de nuestros defectos y de nuestros errores. Porque el Estado fue la cosa más brillante en la historia del Uruguay", opinó.

Mujica saludó a los trabajadores. “Mi padre fue trabajador del Estado, orgulloso porque sentían que era un rango de compromiso histórico con la nación", dijo, y agregó: "Se fueron concediendo derechos y prerrogativas y fuimos haciendo un Estado gordo, para que el Estado no tuviera esa agresividad de desarrollo y de conquista que tuvo en sus primeros 30 años".

Al Estado “hay que sentirlo como propiedad del pueblo, tenemos que exprimir nuestra capacidad creadora y multiplicar esa capacidad porque ahí está el germen del Uruguay del futuro", señaló.

Por otra parte, el mandatario se refirió a la integración y a la relación con Argentina. “La integración no es una cuestión de izquierda, de derecha o de centro, sino una cosa de ser o no ser. En el mundo de hoy tal vez dentro de un rato empiecen a los bombazos en Siria. En el mundo en que vivimos los débiles deben de juntarse con sus iguales para ser alguien en la balanza mundial o no somos nada”.

“Son malos tiempos porque son preelectorales y se calientan naturalmente todos los motores de carácter electoral. Se dicen cosas oportunistas, lamentables y dolorosas. Son cientos, miles, los compatriotas que alguna vez han recalado en Argentina y viceversa. Siempre hemos tenido conflictos, porque con quién vamos a tener conflicto: con los vecinos. Pero los países no se mudan, lo que ha sembrado el pueblo argentino es inconmensurable”, apuntó.

Foto: EFE.

Registro

Seleccionar Newsletters:
×