Política

Luis Lacalle Pou (PN): "Los tiempos actuales requieren un tipo diferente de liderazgo donde se trabaje más en equipo"

El diputado Luis Lacalle Pou confirmó oficialmente que buscará ser el candidato a la presidencia de la República por el Partido Nacional. Para eso, deberá ganar la interna de Unidad Nacional, sector al que pertenece, compitiendo con Luis Alberto Heber y Ana Lía Piñeyrúa, quienes habían lanzado sus precandidaturas hace varios meses. Para conocer más sobre sus intenciones, En Perspectiva dialogó con Luis Lacalle Pou quien dijo que Aire Fresco tiene como mandamiento principal accionar y no reaccionar. También aseguró que "los liderazgos fuertes en el mundo no me convencen del todo" y que "las carreras políticas son cada vez más intensas, pero también cada vez más cortas". Además cree que con la "vertiginosidad con la que se mueve el mundo" ya no hay lugar para "líderes tan fuertes", sino "para equipos bien consolidados en los cuales en cada área estén los mejores". En cuanto a las dos corrientes del Partido Nacional, Lacalle Pou afirmó que "algunos quieren levantar una barrera entre el wilsonismo y el herrerismo, con la cual no estamos de acuerdo".

Luis Lacalle Pou (PN): "Los tiempos actuales requieren un tipo diferente de liderazgo donde se trabaje más en equipo"


(emitido a las 9.00 Hs.)

EMILIANO COTELO:
Con 39 años de edad, Luis Alberto Aparicio Alejandro Lacalle Pou será el dirigente más joven que competirá por ser el candidato del Partido Nacional en las elecciones presidenciales del año 2014.

Lacalle Pou hizo el anuncio oficial ayer, aunque desde hace varios días se conocía que finalmente, y después de mucho meditarlo, había decidido ser uno de los precandidatos que se presentarán en la interna de Unidad Nacional.

En esa carrera deberá competir con Luis Alberto Heber y Ana Lía Piñeyrúa, que ya llevan varios meses haciendo campaña.

¿Por qué decidió postularse? ¿Cuáles son sus ideas? ¿De qué manera se posicionará? De eso vamos a conversar en los próximos minutos con el diputado Luis Lacalle Pou, líder del sector Aire Fresco.

Diputado Lacalle Pou, buen día, gracias por acompañarnos.

LUIS LACALLE POU:
Buen día, con Luis alcanza.

EC – Sí, pero están todos esos nombres.

LLP – No digo que sobre, pero alcanza.

EC – ¿Cómo hace para cargar con todo esos nombres? Son cuatro, ¿no?

LLP – Sí, que tienen sus explicaciones, la primera debe ser que mis padres pensaban tener solo un hijo y ya me tiraron con la de doble caña. Pero la de Luis Alberto es público y notorio, por Luis Alberto de Herrera, Aparicio también es público y notorio, que si tienen un minuto les hago una anécdota. Cuando fui a hacer un examen para entrar en la jardinera, me preguntaron por qué me llamaba Luis Alberto Aparicio, y dije que Aparicio me llamaba por el de antes y no por el de ahora: en aquel momento gobernaba Aparicio Méndez.

Y Alejandro era mi abuelo materno, que era ginecólogo y asistía los partos de mi madre. Cuando fui a jurar a la Suprema Corte de Justicia como abogado -te leen la partida de nacimiento- una señora dice: “Como si no alcanzara con un nombre solo”. Y alcanza, Luis Lacalle Pou, ese es el que uso.

EC – Ese es el que usted está manejando últimamente, no Luis Alberto Lacalle Pou sino Luis Lacalle Pou.

LLP – Cuando hay dos personas de la misma familia en la actividad política, si bien separados etariamente y por supuesto en jerarquía, uno es Lacalle Herrera y otro Lacalle Pou, y Luis es como me han dicho históricamente.

EC – De eso vamos a hablar un poco más tarde. Pero vayamos a la decisión. Usted había dicho que no iba a buscar ser candidato a la presidencia en las próximas elecciones del 2014, sino en las siguientes, las del 2019. Entre otras cosas, usted entendía que antes de dar ese salto debía tener un período como senador, algo que todavía no ha logrado. ¿Qué lo llevó a cambiar de opinión?

LLP – La realidad es mucho más fuerte que la teoría y las aspiraciones personales. Y los tiempos políticos, los tiempos partidarios y los tiempos del país no necesariamente acompasan los tiempos que uno se ha imaginado. El 17 de marzo de 1997, conjuntamente con un amigo, tomamos la decisión de iniciarnos en la carrera política, de ahí en más hemos tratado de ser metódicos, de pensar a largo plazo, con estrategias por supuesto a corto y mediano. En los últimos meses, después del 21 de julio, que para nosotros fue una fecha muy importante porque fue el congreso de Unidad Nacional, en el cual Aire Fresco presentó un documento que tuvo nueve borradores, fue un documento muy pensado y muy elaborado, hicimos una recorrida por todo el país que terminó el 22 de diciembre de este año. Hicimos 15 mil kilómetros en todo el país con la compañía de varios diputados y fuimos logrando adhesiones, fuimos viendo como estaba la cosa, por supuesto que uno va juntando experiencia y conocimiento del país, un país que nunca vamos a terminar de conocer, porque por más pequeño que sea es muy variado, diverso, y con muchas actividades. Estamos conformando nuestro carácter político, nuestra definición política y por supuesto que cuando uno va creciendo los desafíos son mayores.

EC – Pero usted pertenece a Unidad Nacional.

LLP – Sí.

EC – Y Unidad Nacional ya tiene dos dirigentes que se han postulado: Luis Alberto Heber y Ana Lía Piñeyrúa.

LLP – Sí.

EC – Su postulación implica que usted, y su gente, no están conformes con esos otros dos nombres.

LLP – No se trata de reacción, se trata de acción. Uno de los mandamientos que tenemos en Aire Fresco es no reaccionar, es accionar. No se trata de estar conforme o no con otros compañeros.

EC – Pero lo cierto es que ustedes no se sentían representados por esos dos nombres.

LLP – No, yo no dije eso, no sé de dónde lo sacaron.

EC – No, pero está implícito detrás del lanzamiento de otra candidatura, de otra postulación.

LLP – El crecimiento de nuestro grupo lleva a que tengamos perfiles distintos. Disculpen que hable en primera persona, pero nos tenemos confianza de que estamos determinados, sobre todo en un momento en el que los equipos son cada vez más importantes. Ya no se juega con goleadores, que patean los penales y hacen todo, creemos que estamos en tiempos de equipos. Tenemos un equipo joven, que a veces en nuestro país es un defecto pero que nosotros asumimos como una virtud. Muy joven, muy preparado, que quiere tender a la excelencia, que por supuesto quiere incluir a todo lo que está en Unidad Nacional, pero que, sobre todas las cosas, quiere generar una estructura que incluya Unidad Nacional y que gente con preparación, gente a la que le tenemos aprecio, respeto y hasta admiración dentro del Partido Nacional, y, ¿por qué no?, gente que no está incluida en la política, venga y abra la ventana y genere aire fresco. Ya no solo en el Partido Nacional, creo que en la política nacional nos debemos la comparecencia de gente que hoy está afuera y que es a veces mucho mejor técnicamente que nosotros.

EC – También de eso quiero preguntarle un poco más adelante. Hay una versión que hemos recogido de distintas fuentes que dice que en realidad otros dirigentes de Unidad Nacional lo han impulsado a que se postule porque entienden que Ana Lía Piñeyrúa y Luis Alberto Heber no despegan en las encuestas y se está necesitando otra alternativa, si es que Unidad Nacional quiere pelear en mejores condiciones la interna del Partido Nacional con Jorge Larrañaga. ¿Algo de eso hay?

LLP – A mí no me lo dijeron, y yo no lo puedo afirmar. Hay gente que con mucho respeto y mucho afecto nos ha hablado de su intención de que demos un paso adelante. Y toda nuestra campaña será hacia delante. Este paso hacia delante sugiere muchos más obligaciones que derechos. Y creo que tenemos que tener claro que cuando damos estos pasos en la actividad de gobierno, tenemos menos derechos y más obligaciones, crecer en la actividad política tiene que estar totalmente despojado de privilegios. Y en ese sentido es que muchos compañeros nos miramos e hicimos mucha autocrítica, por eso fue que demoró tanto la decisión. Y nos dimos cuenta que tenemos para aportar, que hacemos esto con mucha alegría.

EC – Lo cierto es que entre las personas que han planteado su candidatura hay nombres que no pertenecen a Aire Fresco, que pertenecen a Unidad Nacional. Por ejemplo, los diputados de Artigas Rodolfo Caram, y de Colonia Ricardo Planchón, o el intendente de Florida, Carlos Enciso. ¿Cómo se entienden esos apoyos?

LLP – Los valoro mucho, porque jugarse en la vida siempre es importante. Y en este caso jugarse por algo que no era oficial, ni oficialista, yo lo valoro doblemente, sobre todo viniendo de la gente que mencionó, que para mí son muy buena gente, de primer nivel y que ya está haciendo cosas importantes en su departamento. El diputado Caram, dos veces diputado, el diputado Planchón, con serias chances de ser intendente de Colonia, y el “Pájaro” Carlos Enciso, uno de los mejores intendentes del país y a quien yo le tengo un profundo respeto intelectual y aparte un enorme afecto.

EC – ¿Cómo se planta frente a la discusión que está en estos días muy firme en Unidad Nacional sobre cuál debe ser el mecanismo para designar al precandidato del sector? Recordemos, hay dos grandes alternativas que se están manejando: la del Congreso Elector, integrado por todos los dirigentes de Unidad Nacional del país que tienen algún cargo electivo; o la de una elección a padrón abierto. ¿Qué dicen ustedes?

LLP – Nosotros nos paramos con afecto, y la primera demostración del afecto es que estamos todos en el cuadro. Si esta decisión termina siendo un tironeo, en realidad no nos merecemos no ser candidatos, ni siquiera nos merecemos el afecto de nadie. El afecto se demuestra cuando hay confrontación de intereses. Es muy fácil decir nos queremos cuando todo el mundo quiere algo distinto. Pero cuando se quiere lo mismo, ahí es que se tiene que fortalecer el afecto. Y a mí y a nuestro grupo esas pruebas nos encantan porque nos probamos nosotros mismos si somos seres humanos capaces de tolerar la frustración personal, y me parece que por ahí pasa la cosa.

EC – Pero ¿de las dos alternativas?

LLP – Voy a pedir disculpas, tengo mi pensamiento pero no quiero a agregar más a esto. Hasta a la propia opinión pública se termina cansando. Porque dicen “Estos políticos siempre buscando cómo se acomodan y qué sillones agarran”. La verdad es que no soy fanático de ninguna de las dos, tengo mi propia opinión pero prefiero reservarla para la interna de nuestro sector.

EC – Ahora, si el mecanismo es un Colegio Elector, ¿usted entiende que puede ganar la interna? Se lo pregunto porque usted no pertenece orgánicamente al herrerismo, usted lidera Aire Fresco, que está dentro de Unidad Nacional, pero por fuera de esa estructura tradicional que parece bastante más grande que la de Aire Fresco. ¿Entonces?

LLP – Obviamente, después de la decisión tomada agarramos un lápiz y un papel. Hay un lápiz y un papel y hay cuentas, porque tampoco nos tiramos a una piscina que está vacía. No sé qué tanta agua tiene, por lo menos está por verse.

EC- La estructura del herrerismo parece bastante más grande que la de Aire Fresco. Y aparte está la Correntada Wilsonista. Entonces ¿de qué manera puede ganar Luis Lacalle Pou si se resuelve esto en un Congreso Elector? Supongo que hay dos posibilidades: una, que muchos dirigentes del herrerismo no acompañen a los nombres que habían salido hasta ahora, a Luis Alberto Heber y a Ana Lía Piñeyrúa; dos, que Luis Alberto Heber o Ana Lía Piñeyrúa den de baja sus candidaturas.

LLP – No sé, pero hasta acá llega mi respuesta sobre eso. Pido disculpas, reitero que si no terminamos para mí en una especie de chusmerío de la actividad política que no pretendo hacer. Entiendo la pregunta, porque la verdad que se ha hablado de esto, pero pidiendo disculpas es que prefiero no contestar más de eso. Reitero, agarramos un lápiz y un papel y tenemos nuestras propias hipótesis de resultado. Pero por suerte el tiempo es el mejor juez, y va a pasar, y ojalá que nos encuentre a todos juntos.

EC – Esos nombres que yo mencionaba, que son de Unidad Nacional y que lo han catapultado a usted: Caram, Planchón, Enciso. ¿De qué manera van a manifestar respaldo a la hora de la elección del candidato? ¿Van a hacer campaña por usted? ¿Qué es lo que van a hacer?

LLP – Nosotros vamos a esperar la reunión de La Paloma, vamos a esperar comprar un par de kilos de yerba y tomar unos mates con los compañeros de Unidad Nacional y ahí resolver fraternalmente. Si somos capaces de eso, somos capaces de mucho más. Si no somos capaces de eso, en realidad ni empezamos a correr la carrera.

***

EC – Antes de pasar a otros temas, me quedé pensando en una frase suya recién: “Vamos a esperar la reunión de La Paloma”, esa reunión tradicional que antes era del herrerismo, después pasó a ser de Unidad Nacional. Una reunión informal que se hace en el balneario La Paloma todos los años a fines de enero. Esta vez, ¿qué se juega ahí para usted?

LLP – No se juega nada. Creo que a un pedazo de churrasco y a algunos mates que tomamos se le da más importancia. Como se ha generado cierta expectativa, se juegan muchos aspectos de la vida: si un grupo tiene cohesión o no tiene cohesión. ¿Y la cohesión está íntimamente vinculada a qué? Al afecto y a las ideas y los programas, y a un futuro en común.

EC – ¿Para usted Unidad Nacional mantiene vigencia? Pese a que fue creado para una coyuntura muy especial, la de cinco años atrás para impulsar desde un movimiento mayor que el herrerismo, la candidatura de su padre, Luis Alberto Lacalle.

LLP- Creo que fue una excelente estrategia de Lacalle con el senador [Francisco] Gallinal, que dio sus frutos, por lo menos en la interna del Partido Nacional. Y nosotros planteamos una etapa superadora de Unidad Nacional, con Unidad Nacional pero también ampliando las bases de apoyos y de respaldos. ¿Por qué dejar afuera a gente que piensa igual y que puede caminar dentro del andarivel, con los mismos valores, los mismo principios y compartiendo una plataforma de ideas? Me parece caprichoso dejarlos afuera, y me parece que no está en la cabeza de nadie. Entonces, primero Unidad Nacional porque pertenecemos y porque si uno pertenece a un grupo, acepta las decisiones del mismo. Pero después de eso, ensanchar la base, y adelanto que estamos en eso, si bien no lo vamos a hacer público.

EC – Por ejemplo, la incorporación del diputado Javier García, que viene de Alianza Nacional, supongo que forma parte de esa estrategia.

LLP – Javier es una excelente persona, un excelente diputado, somos vecinos de despacho, hemos hablado mucho en estos años, yo lo he escuchado mucho. Me encantaría trabajar en conjunto con él y con su equipo, [el diputado] Rodrigo Goñi, [el edil] Juan Curbelo, [el diputado] Sebastián Da Silva, gente que ha participado en la actividad política. Ahora, si vamos a tener un acuerdo programático será mirándonos a los ojos, estrechándonos las manos y si tenemos fines en común. Yo creo que en las relaciones humanas, ambas partes tienen que ganar aunque no necesariamente ganar sea lo mismo para las distintas partes. Yo soy muy respetuoso de la gente y por eso no hablo de ellas y de acuerdos que todavía no existen como tales.

EC – ¿Cómo será Luis Lacalle Pou como candidato presidencial?, ¿de qué manera?, ¿cómo será su perfil? Enseguida hablamos de eso.

***

EC – El diputado Luis Lacalle Pou confirmó oficialmente ayer que buscará ser el candidato a la presidencia de la república por el Partido Nacional.

Para eso antes deberá ganar al interna de UNA, el sector al que pertenece con su grupo Aire Fresco, ahí compite con Luis Alberto Heber y Ana Lía Piñeyrúa.

Diputado, en Unidad Nacional todos reconocen que su padre, Luis Alberto Lacalle, sigue siendo el líder del sector, aunque haya anunciado que esta vez no va a ser candidato a ningún cargo, ni ahora ni en adelante. Incluso todos coinciden en que sus opiniones tienen un peso muy fuerte dentro de Unidad Nacional. Entonces, ¿su padre ha sido uno de los dirigentes con los que usted habló antes de dar este paso?

LLP – No, como factor de decisión no. Esto es una decisión grupal de Aire Fresco con compañeros extra Aire Fresco, y después una decisión personal, de la puerta de mi casa para adentro, porque cuando uno actúa en política, si bien es una actividad esencialmente de generosidad para con la gente, es un acto que puede traer aparejado algún tipo de egoísmo para la familia más cercana. Yo siempre digo que consulto más a mi mujer que a Lacalle en este sentido, así que no, no fue parte de la decisión. Obviamente fue parte de la comunicación, hay una relación filial y algún mate hemos tomado en este sentido.

EC – Supongo.

LLP – Aparte, vamos a decir las cosas bien claras, yo creo que esto le complica no le facilita.

EC – ¿Cómo?

LLP – Y un candidato más te la termina complicando y no facilitando, pero bueno, son cosas que pasan.

EC – ¿Cómo juega el apellido en esta postulación? Podría ocurrir que los lacallistas se vieran tentados a votarlo a usted, buscando la figura que más se acerca a lo que fue la gestión del ex presidente.

LLP – Si, yo por suerte nunca he pertenecido al oficialismo del sector de Lacalle, nunca he participado de sus listas oficiales, no porque no comparta las cosas, sino porque cuando se nos votaba no había lugar a error.

Es más, yo decía “vamos a no poner la foto de Lacalle en nuestras listas para que no crean que están votando equivocado”. Recuerdo en Tala, en la elección interna, venían cuatro veteranas a votar a Lacalle y les dije “No, pero esta lista vota a Lacalle presidente”, “Sí, pero no está la foto”. Perdí cuatro votos por no poner la foto de Lacalle.

Con esta anécdota quiero decir que no sé si los lacallistas van a preferir a Lacalle Pou, yo creo que van a elegir al que elija Unidad Nacional. Luis Alberto Heber ha estado una vida al lado de Lacalle, más que yo casi, y ha estado siempre cerca del herrerismo, es una persona muy cercana en el afecto y muy cercana en la política; y Ana Lía Piñeyrúa es suplente de Lacalle en el Senado, fue la candidata a intendenta [de Montevideo] de Unidad Nacional, y aparte es diputada por la lista oficial del herrerismo.

No me gusta pensar en eso. Aparte no me gustaría que nadie se equivoque y me vote equivocado porque piense que soy parecido o igual a alguien.

EC – Veámoslo del otro lado, ¿cuáles son sus diferencias con Lacalle padre?

LLP – No, por teléfono y en la radio no.

EC – Pero diferencias por ejemplo en la acción política, en los temas que le preocupan a uno y al otro.

LLP – Quizás porque somos hijos de distintas generaciones, hay una cadena de valores y de principios que si no, no quiero decir que es idéntica porque seguramente no lo es, pero debe ser similar, y hay cuestiones en las cuales no estamos de acuerdo porque vemos el mundo de otra óptica. 32 años de diferencia, y las experiencias propias que uno ha pasado y por las cuales uno ha vivido también te van marcando.

Alguien hablaba de cuánto viene en el ADN y cuánto uno va adquiriendo con la vida. Yo soy cada vez más partidario de que el ADN no pesa tanto como las experiencias fuertes que uno va teniendo a lo largo de su vida.

EC – Por ejemplo, me llamó la atención que ayer y hoy mismo al comienzo de la entrevista usted dijera que los tiempos actuales requieren un tipo diferente de liderazgo en el que se trabaja más en equipo con los dirigentes más cercanos y con los técnicos que integran el grupo. ¿Ese mensaje es una forma de diferenciarse de su padre, de la forma de conducir políticamente de su padre?

LLP – No, yo creo que es diferenciar épocas. Creo que Uruguay tuvo líderes muy importantes, vamos a hablar de los que están vivos: [Jorge] Batlle, [Julio María] Sanguinetti, Lacalle, el propio Tabaré Vázquez, que tenían una impronta para una época, que son de liderazgos fuertes. Creo que la vertiginosidad con la cual se mueve el mundo, lo aggiornados que tenemos que estar, que los mercados y la economía sobrepasó fronteras y va por la fibra óptica y por las antenas, que un mínimo movimiento, un sismo, social, laboral, político o económico en cualquier lugar del mundo nos mueve, ya no es para líderes tan fuertes, me parece que es para equipos bien consolidados en los cuales en cada área estén los mejores. Me parece y esa es mi forma de verlo, y es parte de la autocrítica que hemos estado haciendo.

Queremos tratar de tener a los mejores para tender a la excelencia, yo decía ayer en la radio de Pando que la gente tiene el derecho o no de querer tender a la excelencia, los gobernantes no tenemos derecho, tenemos la obligación de querer tender a la excelencia. Y en ese sentido lo primero que hay que tener claro es hasta dónde estamos limitados y cuáles son nuestras fortalezas. Entendido y comprendido eso creo que es un paso enorme para ver de quién nos rodeamos, y por eso creo que los liderazgos en el mundo van a cambiar. Los liderazgos fuertes en el mundo, por lo menos lo que he observado, no me convencen del todo.

EC – Pero es una diferencia con el estilo de su padre.

LLP – Puede ser.

EC – ¿Otra diferencia?

LLP – Nunca trato de reaccionar, tratamos de accionar en nuestro grupo, y quizás por accionar no miramos tanto lo que es diferente, miramos lo que somos nosotros.

EC – Otra diferencia es que usted va bastante más rápido, Lacalle Herrera fue candidato en 1989, cuando tenía 48 años, ¿no?

LLP – 48 años.

EC – 48 años fue la primera competencia de su padre por la presidencia, y la ganó. Usted se larga ahora con 39.

LLP – Sí, entre otras cosas nuestra generación tuvo la suerte de vivir casi toda nuestra vida en democracia. No se nos truncó la vida democrática, ni la vida tanto como a otras generaciones, a mucha gente que hoy no está viva, ni se nos truncó la oportunidad de desarrollar nuestras carreras.

Creo que las carreras políticas son cada vez más intensas, pero también cada vez más cortas. Al poder no hay que prendérsele porque el exceso de poder puede generar, desde nuestro punto de vista, algunos vicios que no creemos, y estas carreras deben ser intensas pero también cortas.

EC – Usted se va a retirar antes que su padre, entonces.

LLP – En términos de años, calculo que Lacalle antes. En términos de edad seguramente los políticos nuevos, como están más sobre expuestos que los políticos de otro momento, quizás tengamos que retirarnos antes. A los políticos nos retira la gente también, no elegimos mucho nosotros.

EC – Usted insiste en que en una candidatura importan mucho las ideas, en distintas ocasiones habla de esto. ¿Qué quiere decir eso en su caso específico? Hablemos de algunas ideas, mencione algunas de las ideas que lo definen a usted.

LLP – Primero, tener claro el concepto de para qué existe el Estado y cuál es la génesis del mismo. El Estado existe para administrar, para impartir justicia, para generar seguridad, en el caso de la salud y la educación fueron funciones que el Estado fue adquiriendo y creo que hace bien en adquirirlas. Para desarrollar algunos servicios públicos que, hoy creo que no está en discusión y quedó laudado hace mucho tiempo, de quién es la propiedad, como debe ser la gestión, un Estado que debe ser regulador y controlador más que participar en muchas actividades.

Yo creo que no debe avanzar más el Estado en las que ya está, lo que no quiere decir que tenga que ceder, pero la visión es que el que hace andar, vivir, al Estado es el que se levantó hoy temprano a trabajar, el que aporta sus impuestos, al cual se debe una gestión. La concepción de que el Estado es para la gente y no la gente para el Estado, que a veces en nuestro país hay una creencia de que el Estado lo es todo, nos parece que es erróneo.

El manejo de los fondos públicos de la forma más transparentes y eficaz posible, la publicación de los balances de la gestión, el dirigente político con más obligaciones que derechos, me parece que hay instancias de sinceramiento de los dirigentes políticos que requieren de alguna medida parlamentaria y constitucional. Y sin ser un liberal 100%, porque no nos consideramos ortodoxos en nada, más bien pragmáticos siempre y cuando no violente nuestras creencias, tratar de que el Estado ya que está incidiendo tan fuerte en nuestra vida, que gestione de forma razonable. No puede ser que los presupuestos de las distintas reparticiones del Estado hayan crecido hasta dos tres y cuatro veces y la gestión es deficiente.

EC – Desde la audiencia le preguntan por algunos temas específicos que están en el debate en estos últimos tiempos.

ROMINA ANDRIOLI:
Si, Susana por ejemplo plantea “¿Qué opina Lacalle Pou del aborto?”.

LLP – Yo estoy en contra del aborto, creo que el Uruguay tiene que tener políticas de nacimientos, tiene que tener una asistencia a aquellos embarazos no deseados. Todos nos imaginamos una chiquilina embarazada con 12, 13, 14 años sintiendo mucha vergüenza, sintiendo temor, muchas veces dejada de lado y no comprendida con un desconocimiento de lo que lleva la salud de un embarazo, por supuesto que un condicionamiento económico. El Estado tiene que penetrar fuerte, y pararse entre medio de aquellos embarazos no deseados con aquellas miles de parejas en Uruguay que tratan de ser padres adoptivos y no logran serlo por un sistema bastante empastado que no se deja cambiar. Me parece que hay embarazos no deseados y padres que desean serlo sin poder conseguir un embarazo.

EC – ¿Usted ha firmado para el referéndum derogatorio de la ley de despenalización del aborto?

LLP – Si, yo firmé.

EC – Más pregunta sobre otros temas de estos días, ¿qué piensa sobre el matrimonio igualitario?

LLP – Creo que el Gobierno no debe meterse en las casas ajenas, en el sentido de la intimidad y la libertad de determinar su vida y elegir pareja.

No creo que el término sea matrimonio. En un sistema jurídico una misma palabra no puede y no debe de decir dos cosas, y el matrimonio definido en la Real Academia Española establece la heterosexualidad de los contrayentes. Creo que hay que regular las uniones, creo que hay que darles derechos, hay mucha gente que se quiere, que tiene amor, que vive en pareja y siendo del mismo sexo, no es mi decisión, es la decisión de otros, pero hay que generarles ciertos derechos para que puedan tener una vida tranquila y, entre otras cosas, lo que hace a los bienes patrimoniales.

EC – Y lo último, la marihuana. Usted impulsó un proyecto de ley para que se despenalizara el autocultivo, el cultivo de marihuana para el consumo propio. El Poder Ejecutivo, con el presidente [José] Mujica a la cabeza, ha ido por un camino más amplio, la regulación por el Estado del mercado de la marihuana. ¿Qué dice usted?

LLP – En realidad el Poder Ejecutivo lo único que hizo fue tirar una bomba, explotar todo en mil pedazos, generar una panfletización del tema, un tema que muchos actores políticos de muchos partidos, o de todos, habían abordado. Se necesita una solución, la cosa está que no aguanta más, a veces tenemos distintas visiones.

No me cabe la menor duda que estas idas y vueltas le han generado un perjuicio a la conciencia social sobre actitudes a tomar, que venía creciendo. Yo lo vengo siguiendo en las encuestas de opinión pública, cómo iba modificando el tema y después de este lanzamiento hecho sobre fin de junio, lamentablemente la opinión pública ha retornado rápidamente al enfrentamiento en esto y parándose en las antípodas. Creo que flaco favor le hicieron, sobre todo cuando metieron marcha atrás.

EC – ¿Usted no comparte la idea de que el Estado termine comercializando marihuana?

LLP – Creo que hay que separar la droga del dinero, el gran flagelo mundial es la droga conjuntamente con el dinero, la plata que hacen los narcotraficantes es el negocio ilícito más lucrativo del mundo.

EC – Entonces podría pensarse que está de acuerdo con la idea de Mujica.

LLP – No, no estoy de acuerdo, el Estado debe gestionar y no lo está haciendo bien, no debe meterse en otros campos, y debe generar una válvula de escape para aquellos que pretenden consumir. No puede ser que en nuestro país haya más de 220 ciudadanos que están presos en virtud de tener una planta en su casa.

EC – Hasta allí debe llegar la habilitación, el autoconsumo, el cultivo para consumo propio.

LLP – Yo creo que hasta ahí debería llegar, con fuertísimas medidas contra el narcotráfico. El Estado debería continuar en una posición educativa, alertar rápidamente sobre chicos que a los cinco, seis, siete años ya se les puede detectar conductas adictivas, hay que trabajar sobre eso.

Hay que trabajar sobre una asistencia a las clínicas que curan adictos, un tratamiento ambulatorio cuesta $18.000, un tratamiento con internación $36.000, no hay familia media en Uruguay que pueda bancar eso, aunque lo va a hacer por sus hijos. Y creemos que tiene que haber una resolución sobre la internación compulsiva, yo sé que retacea derechos, tenemos claro ese sentido, es un estado de necesidad, hay que proteger un bien mayor, y se sacrifica un bien menor. Y después nos acordamos de estos chiquilines cuando mataron a un guarda de ómnibus por 70 pesos, pero mientras tanto sus familias, sus madres, están viendo cómo se autodestruyen y cómo destruyen a su mundo y a su entorno. Creo que la internación compulsiva, si bien es muy discutible desde el punto de vista jurídico, es una necesidad.

EC – Para terminar, diputado Lacalle Pou, en caso de que usted termine siendo el candidato presidencial de Unidad Nacional. ¿Cómo sigue esto? Si miramos las encuestas, en la interna del Partido Nacional, Jorge Larrañaga está liderando muy cómodo las preferencias, con casi la mitad de la intención de voto de los simpatizantes nacionalistas. Ganarle a Larrañaga la interna se perfila difícil, entre otras cosas tendría que recoger todas las adhesiones por fuera de Larrañaga. ¿Cómo piensa hacerlo?

LLP – Primero, nosotros tenemos esta etapa que es corta, intensa, que es la definición dentro de Unidad Nacional. Seguidamente, si yo pudiera elegir nuestro cuadro, dividiría la campaña en tres momentos: uno desde marzo hasta setiembre, pura y exclusivamente territorial; de setiembre hasta diciembre programática, de formación de equipos, o de determinar la formación de equipos; y desde la primera quincena de enero del año que viene a junio, la difusión territorial y de distintas actividades que se llevan a cabo en nuestro país con los programas de gobierno.

Después de decidir lo que va a pasar en Unidad Nacional, veremos cuál es la estrategia para poder primar dentro del Partido Nacional. El doctor Larrañaga es un muy buen blanco, es una personalidad política importante dentro de nuestro país, y es muy bueno. Y lo lindo es tratar de superar a uno bueno, no a uno malo. Creo que la sociedad necesita mirarse en otros que sean buenos para poder utilizarlos como una sinergia de crecimiento, porque si cada vez que tenemos que ganar tenemos que decir que el otro es malo, estamos fritos.
 
EC – Ahora, ¿cómo va a lograr usted un movimiento que vaya más allá de Unidad Nacional?

LLP – Si le parece lo vamos conversando de a poquito, así no tengo que adelantar cosas que todavía no están planificadas. Trato de respetar la intimidad de la gente y no volcarlo ante la opinión pública hasta que no esté acordado.

EC – Pero por ejemplo, la incorporación formal del diputado Javier García dependerá de que ya esté cuajando eso otro. O sea, ¿Javier García no se va a incorporar a Unidad Nacional?

LLP – Bueno, en realidad la opinión pública y la prensa han dado por bueno más rápido que nosotros de que el diputado Javier García ya se incorporaría, o nosotros haríamos un acuerdo con Javier. Ojalá que sea así. Ni nuestro grupo, ni el grupo de Javier lo ha hablado todavía públicamente, pero aparentemente habría un ruido por ahí.

EC – ¿Entonces? ¿Sobre lo que yo le preguntaba?

LLP – La respuesta es esa.

EC – ¿Cuándo se daría esa conformación del movimiento más grande?

LLP – Primero la Unidad Nacional, dentro de casa. Después, veremos cómo se tomó la decisión, con la contención suficiente.

EC – ¿Puede usted retener en Unidad Nacional a Francisco Gallinal?, porque eso está en juego en estos días.

LLP – No, yo creo que Francisco Gallinal es grande, sabe lo que hace, es un político con muchísima experiencia. Estuvimos conversando hace pocos días y no lo retiene ni lo deja de retener ni Luis Lacalle Pou, ni otro candidato.

EC – Se lo pregunto porque Gallinal se planta como un representante de una corriente wilsonista, que ha ampliado el espectro del herrerismo. Si Gallinal se va podría pensarse que se pierde ese matiz.

LLP – Sí, Aire Fresco está conformado por gente de todos los sectores. Carlos Enciso es nacido y criado dentro del Wilsonismo Por La Patria, como tantos otros compañeros. Francisco Gallinal es un senador con mucha trayectoria, y él tiene sus lógicas aspiraciones como la tienen todos los políticos. No está mal tenerlas. Y veremos dónde se siente cómodo, ojalá que sea dentro de Unidad Nacional, y si no será siendo tan buen compañero como siempre. Pero esperemos que tenga su lugar, su comodidad y su accionar dentro de Unidad Nacional.

***

Foto: Archivo

Contenidos relacionados: Comunicado del sector Aire Fresco (PN) en la que postulan a Luis Lacalle Pou para competir en la interna del UNA por la candidatura a la Presidencia de la República - 09/01/2013

Registro

Suscripciones:
×