Matrimonio homosexual: el martes Diputados vota proyecto

Matrimonio homosexual: el martes Diputados vota proyecto

    La Comisión de Constitución y Códigos de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que habilita la unión matrimonial entre personas del mismo sexo. El proyecto pasa ahora al plenario de la Cámara de Diputados donde se prevé que sea aprobado el martes de la próxima semana. La iniciativa también plantea alternativas en cuanto al orden de los apellidos de los hijos de una pareja.

    El proyecto de ley contó con los votos a favor de los legisladores frenteamplistas por unanimidad y del Partido Colorado parcialmente. Por su parte, el nacionalista Pablo Iturralde votó solo en general.

    Iturralde, que es presidente Comisión de Constitución y Códigos, se apresta a presentar un proyecto sustitutivo con modificaciones a su articulado.

    El diputado blanco, Gustavo Borsari, por su parte, anunció que presentará en la Cámara un proyecto totalmente distinto.

    El proyecto aprobado en comisión este miércoles propone los mismos derechos del matrimonio heterosexual a las parejas homosexuales. Es decir, plantea que todos los ciudadanos que estén habilitados para casarse puedan hacerlo sin importar el sexo de la persona con quien quieran hacerlo. La iniciativa pretende que si dos mujeres o dos hombres quieren casarse entre sí tengan los mismos derechos y obligaciones que existen para la unión hombre – mujer.

    En el proyecto de ley de matrimonio homosexual se aborda el tema el orden de los apellidos de los hijos de la pareja, planteando que es la misma pareja la que debe decidir cuál irá primero.

    El socialista Julio Bango será el miembro informante el próximo martes 11 cuando el proyecto pase a la Cámara de Diputados.

    En diálogo con El Espectador, Bango sostuvo que de esta manera “se corrige una ley, amparando constitucionalmente a los ciudadanos homosexuales”.

    Bango explicó que este proyecto “lo que hace es enrasar por la vida del ejercicio pleno los derechos de todos los uruguayos y uruguayas, porque cabe recordar que la Constitución dice que salvo los talentos y las virtudes, no puede haber otra distinción entre los uruguayos”.

    “En el caso de la institución matrimonial en la medida en que estaba atada a la cuestión de género y de sexo había ciudadanos que no podían utilizarlo, por lo tanto veían perjudicado sus derechos. De esta manera estamos reparando un error o estamos corrigiendo una ley en función de los tiempos, amparando constitucionalmente a esos ciudadanos”, añadió.

    Respecto al orden de los apellidos de los hijos de una pareja, señaló: “El proyecto original planteaba la opción de optar, nosotros finalmente nos avenimos a decir que en el caso de las parejas heterosexuales se mantiene el orden, pero ampliando el derecho de esa pareja. En la medida en que ellos quisieran, podrían eventualmente de común acuerdo cambiar el orden de los apellidos. En cuanto a los homosexuales, que no hay un orden, se establecerá de común acuerdo o mediante un sorteo, porque sino se entraría en un proceso judicial en el que sería difícil establecerlo”.

    El diputado de Alianza Nacional, Pablo Iturralde, quien es presidente Comisión de Constitución y Códigos, explicó en diálogo con El Espectador por qué votó en general el proyecto de ley pero no lo votó en particular.

    “Voté en general porque me parece que las personas homosexuales tienen derecho a tener un instituto que regule su situación, al que ellos han denominado ‘matrimonio igualitario’. Me parece justo que tengan un marco que los regule. Pero no lo voté en particular porque entiendo que el matrimonio heterosexual, el matrimonio tradicional previsto en nuestro código, tiene un conjunto de normas claras y precisas que regulan una situación en la que se aplica la propia normativa del matrimonio, la sociedad conyugal, las sucesiones, etc, pero también todos temas vinculados a la filiación y a lo biológico. Y creo que hay unas partes de todas esas normas que sí se pueden aplicar a personas del mismo sexo y otras que no”.

    Según Iturralde, las que no aplican son las vinculadas a lo biológico, como la concepción de otra vida.

    “Por razones biológicas dos personas del mismo sexo no pueden concebir a otra vida. La regulación de todas esas normas no es de aplicación, por lo tanto, a mí me pareció que una normativa que pretenda modificar todo el Código Civil para que sea igual para ambos casos, no era lo apropiado. Lo apropiado es lo que yo voy a plantear este jueves, en el informe que voy a hacer con las salvedades, planteando un nuevo instituto que se denomina tal cual lo denominó el colectivo este, ‘matrimonio igualitario’ que implica la unión de dos contrayentes del mismo sexo, que se denominarán cónyuges”.

    El diputado nacionalista explicó que su proyecto sustitutivo tendrá todos los efectos previstos en Código Civil con relación a los títulos del matrimonio, de la sociedad conyugal y de las sucesiones “en cuanto fuere aplicable”.

    “¿Qué quiere decir esto? La concepción no se va a aplicar. No se puede aplicar progenitores jurídicos como plantea el proyecto del oficialismo porque progenitor jurídico no existe. En todo caso será el ‘padre’ de una ley, pero no de una persona. En este caso necesitamos otra normativa”, concluyó.