Solicitar contraseña

×
Política

Sin cambios "no hay por qué esperar resultados diferentes"

Sin cambios "no hay por qué esperar resultados diferentes"

El ministro de Interior, Eduardo Bonomi, habló con En Perspectiva respecto al rediseño que su cartera piensa aplicar para el funcionamiento policial a nivel nacional.


Uno de los cambios más evidentes supone la introducción de operaciones supra territoriales, independientemente de la zona de influencia que gestione una comisaría. “La organización de las jefaturas van a basarse en un despliegue territorial y las especialidades [Investigaciones, Inteligencia, Crimen organizado, etc.] responderán a una dirección nacional. Y no como sucede a veces, que las especialidades dependen de la Jefatura de Policía de Montevideo y luego actúan en distintos puntos del país”, explicó Bonomi.

En tanto, la comisaría debe abocarse a cuatro tareas fundamentales: información, atención al público, orden público y policía comunitaria. “Con un despliegue mucho más grande, cercano a la gente, con más policías en la calle. Pero que van a llegar hasta cierto punto cuando se comete el delito, y si no lo detienen en el momento que se está cometiendo, la investigación de ese delito lo tiene que hacer Investigaciones, que va a estar ubicado en la zona y no en la comisaría”, dijo el ministro.

Detalló que las comisarías tendrán para cada una de sus subzonas un oficial con cinco policiás a cargo abocados a responder por los delitos que suceden en su área de referencia. “Van a tener que aclarar cuentas de lo que están haciendo cotidianamente, semanalmente, mensualmente y los resultados obtenidos tendrán que ser tenidos en cuenta para su devolución posterior. No va más que, uno, durando en la Policía, sobreviviendo en la Policía por antigüedad asciende. Sino que el ascenso se va a tener que dar por méritos, lo cual requiere a su vez una modificación de la ley orgánica policial que estamos estudiando”, apuntó el jerarca.

Según Bonomi, la operatividad policial debe ser objeto de una profunda revisión, porque obedece a patrones de la década de 1960 que están obsoletos. “Si se sigue haciendo lo mismo que no ha dado resultado, no hay por qué esperar cosas diferentes. Hay que hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes. Y consideramos que no es efectivo el modelo que tenemos, que normalmente se tiende a paliar las insuficiencias con mucho más gente, pero se incorporar gente a una estructura que no funciona”, razonó.

Definió el espíritu de este cambio como “una síntesis que maneje los elementos preventivos disuasivos y represivos junto a políticas económicas y sociales con participación de la gente que cambie lo que está sucediendo”.



Foto: Presidencia

Registro

Seleccionar Newsletters:
×