CGU denuncia persecución gremial de decana en Facultad de Derecho

    La Corriente Gremial Universitaria (CGU) denuncia persecución gremial en la Facultad de Derecho por parte de la decana Dora Bagdassarián, y del Frente Zelmar Michelini (Frezelmi), grupo que apoya a la jerarca e integra la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU). Desde Frezelmi se rechazaron tajantemente estas acusaciones y se señaló que son “disparates” que tienen objetivos electorales y forman parte de una “oposición destructiva”.

    El Consejo de Facultad de Derecho está integrado por 12 personas: cinco del orden docente, tres del orden de egresados, tres estudiantes y la decana.

    De los estudiantes, dos responden a Frezelmi (grupo de la FEUU) y uno a la CGU. También cabe precisar que la escribana Bagdassarián (actual decana) asumió su cargo en junio del año pasado y fue designada por el Claustro, tal como lo establece la carta orgánica de la Universidad de la República. En el Claustro, la FEUU también tiene la mayoría en el orden estudiantil.

    Concretamente, la CGU denuncia dos grandes temas. Uno es la preocupación por designaciones en cargos remunerados de estudiantes que apoyaron a la decana para llegar al cargo y el otro asunto tiene que ver con lo que la CGU entiende que es “persecución gremial” de la decana y de los grupos que la apoyan.

    En cuanto al primer tema y los argumentos sobre los que se basa la CGU para afirmar que los estudiantes que apoyaron a la decana han sido designados para cargos, el integrante por la CGU en el Consejo, Pablo Bicudo, dio cuenta a Índice 810 de un listado con tres consejeros de Frezelmi como beneficiarios para un llamado a pasantías remuneradas en la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM), con resolución del 24 mayo de este año.

    También hay otro listado con dos consejeros de Frezelmi como beneficiarios para llamado a pasantías remuneradas en la IMM, pero con fecha de resolución del 8 de junio de este año.

    La CGU también posee un listado con un consejero de Frezelmi como beneficiario para un llamado a pasantía remunerada en facultad, pero que finalmente renunció al reconocer por escrito que su postulación era incompatible con su calidad de consejero.

    En todos estos casos, la CGU pidió que hubiera un informe de la División Jurídica de la Universidad y de la Comisión de Ética de la facultad, porque se entendió que no era ético que autoridades de la facultad se presentaran a llamados que el propio órgano que integran resuelve y designa. Bicudo señaló a Índice 810 que estos pedidos fueron denegados por mayoría en el Consejo.

    “Los motivos por los cuales se negaron los informes son por el hecho de decir simplemente que si queremos que esto salga ahora y no vamos a esperar un mes o dos semanas, o lo que lleve el informe a realizar. Lo cual es gravísimo por un tema de que cuestiona la transparencia de la administración y la posibilidad de conocer por parte de los actores universitarios si estamos procediendo bien o no. Ese fue el planteo que hice yo. A mi me consta que existe normativa- ya sea reglamentaria de la universidad como legal- que no permitiría ciertas designaciones, pero el Consejo de todas formas rechazó el pedido de informes”, señaló Bicudo.

    En cuanto a la afirmación de la CGU de persecución gremial por parte de la decana, se basan en que el Consejo resolvió “condenar” –así dice la resolución- un volante agrupacional de octubre del año pasado, en el cual la CGU criticaba la actuación de la decana. El volante decía “De Gana Dora a Defrauda Dora” y se preguntaba qué había hecho la decana en los primeros meses de gestión.

    “A nosotros la decana al momento de presentarse para las elecciones nos dice que ella iba a reducir el presupuesto del rubro de gestión de la facultad e invertir esos recursos para generar más grupos; para invertir más en educación concretamente, para que haya más docentes, más horas docentes y que hayan más grupos. De hecho, el presupuesto de gestión lejos de reducirse se incrementó. El decano anterior al fin de su gestión tenía dos asistentes académicos, o sea dos cargos de confianza, y esta decana actualmente tiene seis. No puede ser que se elijan personas como se eligió por ejemplo al secretario de la decana y no se sepa el currículum”, manifestó Bicudo.

    Bicudo también puntualizó que los afiches que se ponen en las carteleras de la CGU recordando las promesas electorales son sacados, mientras que hay pasacalles de Frezelmi que hace tiempo que están y nadie los toca.

    “Se está generando una actitud en la cual no está  permitido discrepar, no está permitido manifestar una opinión contraria. La verdad que es inconcebible que se retaceen las libertades gremiales y la libertad de expresión, porque no solamente era un ejercicio gremial, también los estudiantes informaban en esas carteleras. Acciones en ese sentido, no solamente la de condenar volantes o sacar las carteleras, también en lo que tiene que ver por ejemplo a investigaciones administrativas que iniciaron a compañeros nuestros en base a informes que son realmente disparatados y lamentables”, agregó Bicudo.

    En tanto, los integrantes del otro bando, de Frezelmi, también opinaron  con respecto a las denuncias que hace la CGU. Daniel González, integrante de Frezelmi, dijo a Índice 810 que las acusaciones de CGU son un “disparate” y que la condena se dio porque la CGU mintió sobre la situación presupuestal de la facultad y agredió a la decana.

    “Tratándola de corrupta sin más ton ni son a la decana y a todo el Consejo. A la decana, a los consejeros, egresados y estudiantes que votamos a la decana y a los grupos que no votaron a la decana. Y el Consejo entendió que era una denuncia absoluta y completamente infundada `injuriente` para con la facultad. Y todos los docentes: estudiantes y egresados, repito de los grupos que votamos a la decana y de los que no la votamos,  condenamos esas afirmaciones porque eran injuriosas para con la facultad. A la CGU se le pidieron pruebas y lo que hizo fue retirase de sala. La CGU se fue recibiendo dos condenas por estos agravios: una por esos agravios y lo otro una aclaración de que lo que estaban diciendo era falso,  y que la fuente que citaron que era nada más y nada menos que la Contaduría lo desacreditaba y que dijo que nunca le habían pedido la información”, manifestó González.

    Sobre la cartelería, González dijo que lo que se hizo fue, a nivel de Centro de Estudiantes, decidir que cada agrupación tenga dos carteleras.

    “Hasta ahora lo que pasaba era que la agrupaciones ponían doscientas carteleras en muy mal estado y afeaban el edificio. Las carteleras se caían, se les caía arriba a la gente, en fin, era muy desprolijo. Y lo que se decidió se aprobó en el Centro de Estudiantes, lo aceptó la Comisión de Edificio con un arquitecto, lo envió al Consejo que decidió políticamente que entendía que era correcta esa propuesta y se aplicó. Y hoy todas las agrupaciones de Facultad de Derecho tienen dos carteleras, la CGU y todo el resto tiene dos carteleras. Entonces, eso no es persecución, eso es una decisión que se tomó justa”, consideró González.

    Con respecto a los llamados para pasantías laborales, el integrante de Frezelmi dijo que quienes hoy están trabajando calificaron por su buena escolaridad y que nada tiene que ver que integren el Consejo. Finalmente, Frezelmi entiende que la CGU está en una campaña de “oposición destructiva” y “electoral”.

    “Obviamente estos señores están haciendo un juego de oposición que yo supongo que a varios grupos no les debe interesar, o a varias personas. No creo que sólo a un grupejo de cinco, seis, siete estudiantes no le interese que Dora (...) La facultad fue gobernada durante 20 años y hubo ahí docentes. Yo se que hay muchos docentes que propusieron a otros candidatos y que no quieren que prevalezca y que triunfe una línea reformista de universidad. La misma línea de Arocena, de Dora, la línea de Frezelmi, de toda la Federación de Estudiantes. Es una línea reformista y progresista por oposición a conservadora, no por una cuestión partidaria”, culminó González.

    Índice 810 intentó comunicarse con la decana de la Facultad de Derecho,  pero no fue posible contactarla.