Expertos advierten sobre proyecto de tragamonedas

Expertos advierten sobre proyecto de tragamonedas

El Proyecto de Ley que pretende legalizar tres máquinas tragamonedas en bares y espacios sociales dejaría a los niños y jóvenes de nuestro país expuestos a patologías graves de ludopatía, además de implicar un considerable aumento de ludópata, según expertos que disertaron en Montevideo esta semana.


Estas consideraciones fueron destacadas por los expertos internacionales Susana Jiménez Murcia y Henrique Lópes en la I Jornada Científica sobre el juego patológico y otras adicciones, realizado esta semana en Uruguay, que contó con el apoyo de la Sociedad Uruguaya de Psiquiatría y de la Fundación Niños con Alas.

Susana Jiménez Murcia, profesional española en materia de adicciones de juego y Directora de la Unidad de Juego del Hospital Universitario de Bellvitge de Barcelona, recomendó a las autoridades uruguayas y a los partidos políticos intervenir cuanto antes en la puesta en marcha de este proyecto de ley, asegurando que en la experiencia española, donde las máquinas traga monedas fueron legalizadas en todos los bares.

“Muchas personas entraron en contacto con ese juego que representa un potencial adictivo, creciendo considerablemente el número de ludópatas. Parece un juego totalmente inocente. De hecho, muchos te dicen que empezaron jugando tirando el cambio del café, y después ya iba con amigos a la salida del trabajo, porque cada tanto les daba algún premio. Hasta han reconocido que les ha servido para “desconectarse” de todos su problemas", informó.

Por su parte Henrique Lópes reveló que la problemática aumentó a nivel exponencial en todo el mundo, y que Uruguay no es ajeno al contexto global.

El actual Presidente de la Comisión Nacional de Calidad en Salud de Portugal señaló que en los 50 países que cuentan con evaluaciones de adicción al juego las tasas son “preocupantes”, realidad calificada por la comunidad científica como una “epidemia”.

¨Tener en bares o almacenes este tipo de maquinas tragamonedas sería nefasto para niños y adolescentes, los cuales con las nuevas tecnologías y el acceso a Internet ya califican como potenciales ludópatas.

Las personas que presentan algún tipo de “fragilidad” son más propensas a caer en este tipo de adicción. Así pues, los jóvenes entre 18 y 23 años, las poblaciones reclusas, aquellos que ya poseen algún tipo de adicción y quienes han sufrido algún shock emocional, son los grupos de riesgo que deben atenderse en etapa temprana, indicó Lópes.

Foto: Flickr.com/Avodrocc