Suena Tremendo

“La opacidad de OSE es un temón, no podés saber qué calidad de agua estás tomando”

“La opacidad de OSE es un temón, no podés saber qué calidad de agua estás tomando”

Marcelo Caffera, doctor en Economía Ambiental, reafirmó su postura crítica ante la medida de OSE de subir las tarifas para cubrir los costos de potabilización del agua y dijo que es imposible saber con exactitud la calidad. También puntualizó en las pocas multas que se hacen a las empresas contaminantes, alegando que para las empresas es redituable violar algunas normas ambientales porque los beneficios de la infracción son mayores a las multas de los organismos que las controlan.

A principios de este año, OSE pasó a tener mayores costos en la potabilización del agua y, para cubrirlos, aumentó la tarifa. En ese momento, Caffera dijo que esta medida fue “el peor incentivo”.

“Lo critico porque, los que sufren la contaminación, que somos los que tomamos agua, estamos pagando por la limpieza. OSE está gastando un montón enorme de plata en carbón activado para potabilizar el agua. La opacidad de OSE es un temón, no podés saber qué calidad de agua estas tomando, creo que eso hay que corregirlo. Salieron a comprar carbón activado y la manera más fácil de conseguir plata era subir las tarifas”, contó a Suena Tremendo.

“Vos (las empresas) sos contaminador, seguís contaminando, y el otro paga el agua más cara porque a OSE le cuesta más llevarla a la calidad que sea tomable”, criticó.

Los datos de OSE en cuanto a calidad de agua no son públicos. El economista ambiental dijo que OSE “sabe exactamente” la calidad del agua, pero su argumento es “‘estoy cumpliendo, el agua es tomable, entonces no tengo por qué decirte cual es la calidad. Si me paso algún día en algún parámetro es más el lio que armo que el efecto que tiene en tu salud’”.

Por otra parte, Caffera se refirió a las multas e inspecciones realizadas a empresas contaminantes. Los únicos incentivos para que las empresas no contaminen son las multas que, según Caffera, son bajas. El economista señaló que las inspecciones son “demasiadas” pero las multas se hacen muy a menudo, pero “no sería rentable para las empresas en muchos casos hacer cambios porque las multas son bajas y no se aplican inmediatamente”. Las multas las hacen los ministerios y las intendencias.

Caffera aseguró que es muy poca la probabilidad de que se descubran inmediatamente violaciones de normativas por parte de una empresa.

“Cuando vos sos una empresa o sos un individuo, básicamente estás comparando la probabilidad de que te agarren, te descubran haciendo esto y te pongan tal multa versus los beneficios que hacés violando esta norma, por algo evaluás violarla”.

“Las multas tendrían que estar fijadas en función del beneficio que obtiene la empresa o el individuo por violar la normativa. Si las multas fueran mayores que eso, aun teniendo en cuenta la ‘multa esperada’ (la probabilidad de que te agarren por el monto de la multa), no sería rentable para la gente violar la normativa”.

Según Caffera, en Uruguay las multas no están fijadas en base a criterios económicos. El economista ambiental afirmó que desde DINAMA (Dirección Nacional de Medio Ambiente) se están trabajos para cambiar los montos de las multas pero que el esfuerzo “ha terminado en nada” ya que la fijación de pena tiene un enfoque “muy de abogado”, y los abogados “históricamente no han tenido en cuenta esto de los beneficios económicos a la hora de fijar las multas”.

“Un movimiento que está haciendo DINAMA es fijarla en función del daño que hace al ambiente, lo cual está bien pero, la decisión que yo, violador de una norma legal, tomo a la hora de decidir violarla, no es el daño que hago (a los demás) con mi contaminación sino lo que me ahorro yo de plata por hacerlo. ‘Con lo que hago te causo tremenda enfermedad y eso vale mucho más de lo que yo me ahorro pero, con que la multa cubra lo que yo me ahorro ya está’”.

Las más vistas

Registro

Suscripciones:
×