Rompkbzas

Saturación química

Betania Núñez y Tania Ferreira. (C) Inés Sciutto
Betania Núñez y Tania Ferreira (C) Inés Sciutto

En Canelones se llevan recolectadas más de 13 mil firmas para prohibir el uso de soja transgénica para evitar la contaminación, según dijeron las periodistas Betania Núñez y Tania Ferreira del Semanario Brecha.

Con el título de "Intoxicados", las periodistas publicaron el 31 de marzo, un extenso informe en el que cuentan que hay cientos de denuncias y testimonios que dibujan el mapa de los pueblos fumigados en Uruguay.

Betania Núñez contó a Rompkbzas que el trabajo les llevó meses y que tuvieron que optaron por llegar a los datos a través de varios pedidos de acceso a la información para conocer la cantidad de denuncias que se han realizado por el mal uso de estos productos. "El único que no nos dio los datos fue el Ministerio de Ganadería", explicó Betania Núñez.

La periodista de Brecha agregó que no es difícil conocer de primera mano la situación de las personas afectadas, basta con salir un poco de Montevideo o levantar el teléfono y preguntar, dijo.

"Canelones es el que está con más problemas o al menos el que más denuncias existen de vecinos por contaminación con agrotóxicos", dijo Ferreira y agregó que en ese departamento "hay otra sensibilidad, desde los gobernantes hasta los pobladores". Por otra parte Soriano es el que menos lo hace y no son claras las explicaciones de porqué. "Hay un discurso desde la Intendencia de Soriano que son un departamento fértil y la soja es sagrada", agregó la periodista, por lo que los pobladores no deben oponerse. Sin embargo, hay un grupo de vecinos que sí están preocupados y trabajan en el tema.

Ferreira dijo que "los técnicos hablan de cocteles de químicos porque las hierbas se hacen más resistentes. Combinaciones de varios químicos aplicado a distintos cultivos". Uruguay está en el top ten de los países con mayores cultivos transgénicos. "Eso es importante resaltarlo porque está asociado al uso de transgénicos viene el uso de agrotóxicos", dijo Núñez.

En Guichón (Paysandú), explicó Ferreira, están preocupados por la deriva de agrotóxicos en el agua. "Hace tiempo hicieron un relevamiento de 23 pérdidas de embarazos. Eran muy heterogéneas las razones. Si bien ellos no son científicos, tendían a asociarlo con el consumo de agua", explicó Ferreira.

En la localidad de Armonía,  departamento de Canelones, "la Facultad de Química en 4 de los 7 pozos de agua encontró concentraciones de 5 químicos diferentes y eso es por deriva subterránea", agregó Núñez. Ahora se espera por los resultados de los actuales estudios para ver si decantó o permanecen los químicos en las fuentes de agua. Betania Nuñez aseveró que en ese departamento "ya están recolectando firmas para que no se plante más soja". Según las periodistas, la cifra ya supera las 13.000 voluntades.

Las más vistas

Registro

Suscripciones:
×