Informe Rompkbzas

GlifosaNto: nuevos datos de la OMS sobre el herbicida y la salud

GlifosaNto: nuevos datos de la OMS sobre el herbicida y la salud
AdHoc Fotos

Un informe conjunto elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la FAO (La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación) concluye que se considera poco probable que el glifosato pueda provocar cáncer.

Recordemos que la IARC (Agencia Internacional de la ONU para la Investigación contra el cáncer) consideró el año pasado que el glifosato es un probable agente carcinógeno para los seres humanos.

Llama la atención que desde la OMS se emitan dos conclusiones distintas.

Una que indica que este herbicida es probablemente cancerígeno y que fue proporcionada por la IARC y el dictamen que apunta que es poco probable que sea un agente carcinógeno procede del JMPR (Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas, por sus siglas en inglés -Joint Meeting on Pesticide Residues), un organismo administrado conjuntamente por la OMS y la FAO, cuyo objetivo es evaluar el riesgo de los residuos de los plaguicidas en los alimentos y el medio ambiente.

La conclusión del Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas coincide con el informe de los análisis que realizó la EFSA (La Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) sobre el glifosato.

Los datos de la Agencia contra el Cáncer (IARC) fueron evaluados por el BFR (Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania) con el objetivo de proporcionar un informe a la Comisión Europea para que decida si incluye o no el glifosato en la lista de sustancias activas autorizadas en la Unión Europea.

El Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas está formado por el Grupo de Evaluación de la OMS y el Grupo de Expertos de la FAO sobre residuos de plaguicidas en los alimentos y el medio ambiente, en teoría se trata de un órgano independiente en el que participan especialistas reconocidos internacionalmente de carácter independiente, que actúan a título personal y no como representantes de los intereses de la industria o los gobiernos nacionales.

La OMS emitió un comunicado explicando que el trabajo que desarrollan la IARC y el JMPR (Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas) son distintos pero complementarios.

La OMS explica que las funciones de cada grupo son parte de un proceso continuo donde se identifican los posibles riesgos para la salud pública por la IARC, y posteriormente estos riesgos son evaluados por el Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas.

Es decir, los informes que emite el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS, identifican potenciales riesgos pero no calculan cuál es el nivel de riesgo para la población o el medio ambiente, tarea que recae sobre el Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas.

En el informe se explica que existe cierta evidencia científica entre la exposición al glifosato y el riesgo de linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que aparece en los linfocitos de la sangre.

Esta conclusión aparece en algunos estudios y meta-análisis, sin embargo, el informe apunta que el único estudio de cohortes de alta calidad no encontró evidencia de una asociación en cualquier nivel de exposición al glifosato.

Se apunta que el conjunto de las pruebas muestra que el glifosato y su formulación, presente en diferentes productos, no está asociado con efectos genotóxicos en dosis de hasta 2000 mg por kilo de peso corporal a través de los alimentos.

Por tanto, se concluye que el glifosato es poco probable que sea genotóxico en las exposiciones alimentarias y no es necesario establecer un límite de referencia para este herbicida o sus metabolitos dada su baja toxicidad.

Monsanto, la principal empresa productora de Glifosato para su marca Round Up celebra la conclusión emitida en este informe. En su momento la compañía mostró su desacuerdo con la IARC por sus conclusiones por considerarlas sesgadas.

Monsanto considera que la evaluación de este organismo de la FAO y la OMS es riguroso y reafirma las conclusiones obtenidas por otros organismos reguladores de todo el mundo, en las que se indica que es poco probable que el glifosato suponga un riesgo de cáncer.

Marcos Carrera, vocero de Monsanto para Uruguay dijo a Rompkbzas, que si se siguen los protocolos de uso no debería haber riesgo para la salud humana con el uso del Glifosato.

El vocero de Monsanto dijo que falta educación en la materia.

Reconoció que aunque su empresa asegura hacer lo posible para dar a conocer el buen uso de los productos es muy difícil controlar al productor.

Carrera opinó también que las alternativas al producto son más lesivas con el medio ambiente y la salud humana.

La senadora Carol Aviaga presentó un proyecto de ley para eliminar el uso de herbicidas en áreas urbanas. "Estamos sobrecargados de químicos tóxicos", declaró la legisladora en Rompkbzas en función del uso excesivo de esta sustancia. Según denunció, desde 2007 aumentó un 300% la importación de glifosato.

El pasado 4 de julio una investigación de Rompkbzas reveló que la Intendencia de Montevideo emplea glifosato para combatir malezas en espacios públicos -y también autoriza a empresas privadas a hacerlo- sin establecer un protocolo sobre su aplicación.

En la exposición de motivos del proyecto señala que “el uso de glifosato y otros herbicidas se ha extendido en forma indiscriminada. (…) En la actualidad espacios verdes de uso público son fumigados con productos que son perjudiciales para nuestra salud”.

El proyecto de ley establece: en el primer artículo la prohibición del uso del químico, en el segundo que la responsabilidad será de los organismos públicos correspondientes, en el tercero que habrá un año de plazo para alcanzar el objetivo y en el cuarto la necesidad de implementar campañas de sensibilización promoviendo otras formas de desmalezamiento.

Para el texto, se basó “en legislación de países que están más avanzados en la materia”. Además, indicó que “no hay una ley nacional sobre el uso de plaguicidas, lo que sí hay son muchos decretos puntuales”.

Con respecto al uso del Glifosato en zonas urbanas, Carrera dijo a Rompkbzas que considera que es inocuo para la salud pero si su prohibición da tranquilidad, Monsanto la apoya.

Greenpeace cuestionó el informe que relativiza la peligrosidad del Glifosato. Considera que existen vínculos entre algunos expertos del Comité Conjunto Sobre Residuos de Pesticidas y la industria, no cree que exista independencia e imparcialidad, apuntando que dos de los expertos que han elaborado el informe están relacionados con el ILSI (Instituto Internacional de las Ciencias de la Vida), que está financiado por empresas privadas como Syngenta, Dow o Monsanto, fabricantes de glifosato.

Dado que el Parlamento Europeo está a favor de la renovación de la autorización para el uso del glifosato (aunque sea con condiciones), es muy probable que esta se permita.

La OMS incluyó al glifosato en el grupo 2A de carcinógenos, pero que también incluye cosas como el mate caliente (con temperaturas cercanas a los 100 grados) o trabajar de peluquero.

El Ingeniero Agrónomo Eduardo Blasina, experto en el control biológico de cultivos considera que el Glifosato bien aplicado es mejor que las técnicas anteriores sin ser inocuo.

Para el Ingeniero agrónomo hoy no es posible prescindir de pesticidas.

Blasina considera que deben ser usados con racionalidad y de acuerdo a las especificaciones del producto y las autoridades sanitarias.

Eduardo Blasina sostiene que si bien aún no están dadas las condiciones, hay aún mejores técnicas para el control de plagas y malezas. La fórmula es utilizar depredadores naturales, que dejan como residuo solamente compuestos orgánicos que además, enriquecen el suelo.

Blasina dijo que debería apoyarse el trabajo de los científicos del Instituto Clemente Estable para que generen criaderos de insectos carnívoros.

Con respecto a la exposición urbana a pesticidas como cuando se fumigan plazas, parques, jardines e interiores de residencias para combatir los mosquitos.

Para el científico podría considerarse mejor el mosquito que el piriproxifeno, -el veneno utilizado para la erradicación del Aedes Aegipty transmisor del dengue, zika y chikungunya -y de probada acción carcinogénica.

Estimó ,que desde el punto de vista de la opinión pública da tranquilidad ver a los fumigadores trabajando pero el tóxico que utilizan es peligroso.

El médico pediatra y neonatólogo Medardo Ávila, coordinador de Médicos de Pueblos Fumigados en Argentina y ex secretario de Salud de la Municipalidad de Córdoba, dijo en Rompkbzas que las investigaciones demostraron que el mosquito transmisor del Dengue, Zika y Chikungunya, puede proliferar en agua sucia y que el químico con el que se fumigó masivamente en Uruguay puede afectar el desarrollo de los fetos en su etapa temprana con efectos como la microcefalia.

El médico consideró que hay un desbalance ambiental en su país que se ha extendido a Uruguay. Ávila atribuye la expansión de enfermedades como el dengue, el zika y el chikugunya al crecimiento de cultivos transgénicos resistentes a agrotóxicos potentes. “Claramente estas enfermedades epidémicas que tenemos en nuestros países tienen que ver con el nivel de degradación ambiental que permiten la proliferación del mosquito”, dijo Ávila.

Con respecto a los riesgos de fumigar masivamente en las ciudades para evitar la expansión del mosquito aedes aegipty, explicó que el piriproxifeno afecta también a los vertebrados. Señaló que el químico actúa sobre los embriones humanos hasta la cuarta o quinta semana y dijo que “a las embarazadas vamos a estarlas enfrentando a un riesgo que es irresponsable”.

SALE AUDIO ÁVILA

La IARC, la Agencia Internacional de la ONU para la investigación en cáncer, cada cierto tiempo realiza informes de situación, en los que clasifica sustancias en función de su carcinogenicidad, riesgo para la salud animal, etc.

Hace unos días, publicaron el informe en el que realizaban la evaluación de 5 insecticidas y herbicidas ampliamente utilizados en la agricultura a través de un artículo en Lancet Oncology. Estos herbicidas y pesticidas son el tetraclorvinfos, paratión, malatión, diazinón y el glifosato.

Según el IARC, el glifosato, el diazión y malatión han sido clasificados como “probablemente cancerígenos para los humanos” (Grupo 2A) al hallarse “evidencias limitadas” de que pueden causar cáncer (Linfoma de no-Hodgkin) mientras que los insecticidas tetraclorvinfos y paratión, han sido designados como “posiblemente cancerígenos para el ser humano” (Grupo 2B), al hallarse “evidencias convincentes” de que esos agentes causaron cáncer a animales de laboratorio.

Aunque el estudio y la revisión se realizó para 5 compuestos utilizados de forma más o menos amplia, los medios han focalizado la atención en el glifosato y en muchas ocasiones considerando que es cancerígeno aunque pocos medios se han limitado a explicar lo que dijo la IARC y a utilizar la palabra correcta de “probablemente cancerígeno”.

La IARC clasifica los compuestos en una escala decreciente de certeza: el grupo 1 es para los agentes que son definitivamente carcinógeno para los humanos; 2A, probablemente cancerígeno para los seres humanos; 2B, posiblemente carcinógeno para los humanos; 3, no clasificable; y 4, probablemente no carcinógeno para los seres humanos.

El glifosato es el herbicida más producido del mundo, con amplio uso en la agricultura y en la jardinería. Fue descubierto en 1970 por la compañía Monsanto y comercializada por esta empresa bajo el nombre comercial de “Roundup” y desde el año 2000 es producido por cualquier empresa ya que la patente expiró.

La revisión de la IARC señala que existe “evidencia limitada” de un vínculo con el cáncer en los seres humanos. A lo largo de diferentes estudios realizados desde el 2001 en Estados Unidos y Suecia, se ha visto que las personas que trabajan con este herbicida parecen estar en mayor riesgo de un tipo de cáncer llamado linfoma no Hodgkin. Además, incluyendo otros estudios en animales, se llegó a la conclusión de que el glifosato es “probablemente cancerígeno”, ya que se relacionaba con tumores en ratones y en daños en el ADN celular en la exposición al glifosato.

Estas evidencias que parecen claras en el caso de los animales, no lo son tanto en el caso de la salud humana y es el principal problema del informe, de ahí que se clasifique al glifosato en la categoría 2A como “probablemente cancerígeno”, al existir una evidencia limitada en humanos y clasificarlo en la misma categoría que trabajar como peluquero por la exposición a los productos químicos empleados en la peluquería. ¿Dejamos de ir a la peluquería? ¿Los peluqueros deberían de trabajar con trajes antirradiación?, se preguntan los redactores del estudio.

En el Estudio de Salud Ambiental de Agriculutura, se demostró que no había dicha relación entre este tipo de linfoma y el glifosato. Este estudio, realizado por el Instituto Nacional de Salud y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos se realizó entre 1993 y 2014, con el seguimiento de más de 50.000 agricultores en Iowa y Carolina del Norte, además de las esposas de estos (unas 30.000) dejando una muestra total de 80.000 personas.

En este estudio no se encontró ninguna relación el linfoma de No-Hodgkin, el principal tipo de cáncer que dice el informe de la IARC que puede causar el glifosato. Sí encontró en aumento de probabilidad y de casos de cáncer en ciertos insecticidas y en el riesgo de envenamiento, aunque no ligados al Glifosato.

Algo similar es lo analizado por el Instituto Federal para la Evaluación del Riesgo de Alemania que a inicios de 2014 publicó en un informe de revisión y de re-evaluación del riesgo, en el que el Glifosato no muestra propiedades carcinogénicas o mutagénicas, no tiene efecto tóxico en la fertilidad o en el desarrollo embrional en animales de laboratorio.

Situación similar fue encontrada por otros autores en 2012, donde no se encontró relación directa entre cáncer y la exposición al glifosato.

Es este problema metodológico, lo que hace que el glifosato esté en la misma categoría que el café, los teléfonos móviles, el extracto de Aloe vera y los vegetales conservados, así como profesiones como peluquero o un cocinero que trabaje con altas temperaturas por la formación de acrilamida.

Los estudios de toxicología son bastante complejos porque al hacerlo en animales de laboratorio hay que extrapolar efectos en humanos y no siempre es sencillo; por no decir imposible correlacionar efecto - dósis. Al final acabamos obteniendo falsos positivos.

“Nos preguntamos ‘¿hay evidencia de que el glifosato causa cáncer?’ y la respuesta es ‘probablemente'”, explicó el coordinador del grupo de científicos que compiló la lista, Aaron Blair.

“Eso es diferente a afirmarlo categóricamente”, recalcó el miembro de la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer.

Por si no fuera suficiente, uno de los autores de uno de los informes que sirve a la IARC para cambiar la categoría y la peligrosidad del glifosato, explica que las conclusiones a las que llega la IARC son totalmente erróneas.

Ningún herbicida o pesticida en dosis elevadas es saludable. Ni siquiera el agua es saludable en dosis elevadas.

El propio glifosato tiene unas condiciones de aplicación muy determinadas, aunque pocas veces se suele seguirlas ya que es más sencilla la aplicación indiscriminada, algo que los propios fabricantes suelen rechazar ya que a la larga reduce la efectividad del producto.

¿Es el glifosato, el ingrediente activo en el producto Round-up de Monsanto y que se utiliza con cultivos de Organismos Genéticamente Modificados, peligroso para los humanos?

Un informe muy utilizado por los detractores del uso de este agroquímico, de Stephanie Seneff y Anthony Samsel señala que el glifosato causa todo tipo de enfermedades, desde la inflamatoria intestinal, pasando por el Parkinson a la depresión.

Otro informe de un grupo de científicos franceses dirigidos por Gilles-Eric Séralini indica que el glifosato es tóxico para las células humanas.

Ambos informes fueron duramente criticados. Así como los detractores del Roundup de Monsanto dicen que los investigadores están a sueldo de multinacionales que los obligan a dar estos resultados, lo mismo hace desde la otra postura.

Dicen que Seneff y Samsel no tienen experiencia en toxicología o agricultura. Seneff es científico en computación, mientras que Samsel es un consultor de ciencia retirado.

Séralini es conocido por ser el autor de la publicación que vinculaba el cáncer con el glifosato. Según señalan se basó en un diseño experimental defectuoso - El glifosato no está expuesto directamente a las células humanas en el mundo real, aseguran. Este punto es relativizado por científicos uruguayos, como veremos más adelante.

De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el glifosato tiene una toxicidad "relativamente baja a nivel oral” y toxicidad aguda a nivel de piel.

La toxicidad es según la dosis; y esto se aplica a todas las sustancias. Algunos productos químicos como la aflatoxina y la toxina botulínica son tóxicos en dosis pequeñas, mientras que otros, como la vitamina D y la cafeína tienen baja toxicidad, volviendo peligrosas sólo a dosis más altas.

El glifosato se deriva de un aminoácido, la glicina. Actúa contra las plantas mediante la supresión de un mecanismo bioquímico esencial se encuentran comúnmente en las plantas, pero no en animales.

De acuerdo con la Red de Extensión Toxicológica, un proyecto de estudios de pesticidas de las Universidades de Cornell, Michigan, Oregón y la Universidad de California en Davis, y financiado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el glifosato no es volátil, lo que minimiza la exposición por inhalación, y afecta poco el metabolismo en el cuerpo humano.

Si se consume accidentalmente, el glifosato es en su mayoría excretado de forma inalterada en la orina y las heces, por lo que no se queda en el cuerpo y no se acumula.

La Agencia Ambiental de Estados Unidos ha determinado también que el glifosato tiene efectos ecológicos "mínimos". Dice que es sólo ligeramente tóxico para las aves y peces, y que se une fuertemente al suelo, lo que reduce las posibilidades de lixiviación.

Según el informe los microbios en el suelo descomponen el glifosato impidiendo que se acumule.

Entonces, ¿cómo es tóxico glifosato exactamente? Para examinar la toxicidad, hay que mirar el valor DL50 dado a la sustancia química en cuestión.

DL50 es una medida estándar de la toxicidad aguda para los productos químicos, expresado en la cantidad de químicos (miligramos) por peso corporal (kg) que es necesario para matar al cincuenta por ciento de la población de animales de prueba.

El LD50 es una medida estándar, que se utiliza para comparar las toxicidades de los compuestos; cuanto menor sea el número, más tóxico que es.

El glifosato tiene una DL50 de 5600 mg / kg en base a la ingestión oral en ratas, las evaluaciones Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, colocándolo en Categoría de Toxicidad III.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos sostiene que el glifosato no causa cáncer. Para comparar, la cafeína tiene una DL50 mucho menor de 192 mg / kg en base a las ingestiones orales en ratas.

La cafeína es más de diez veces más tóxico que el glifosato. ¿Es este motivo de preocupación? ¿Hay que dejar de tomar café? No, la razón principal es que la dosis común de la cafeína no es lo suficientemente alta como para causar toxicidad.

Veamos los números. Con DL50 de 192 mg / kg, se necesitarían 12 mil 192 mg de cafeína para matar a un promedio de 63 kilos ser humano. Una típica taza de 236 mililitros de café –un pocillo de bar- sólo contiene 95 mg de cafeína, mucho más baja que la dosis requerida para la toxicidad aguda.

El mismo razonamiento se aplica a glifosato. Siguiendo los mismos cálculos, se necesitarían 369 mililitros de glifosato para matar a un ser humano promedio de 63 kilos.

Eso significa que para morir directamente hay que beber aproximadamente tres litros de Roundup.

Pero ¿qué pasa con la exposición a largo plazo a glifosato? Habida cuenta de su uso generalizado, hay una buena probabilidad de que estamos comiendo algunos residuos en los alimentos. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos consideró esto también mediante el establecimiento de niveles máximos de seguridad de los residuos llamados tolerancias.

La EPA también se aseguró de que las tolerancias eran conservadores: Según estos estudios significa que ser humano de 63 kilos puede estar expuesto como máximo los 127 mg de glifosato por día para toda la vida sin efectos adversos, según los estándares de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Para poner esto en perspectiva, el límite superior diario de suplementos de vitamina D es de 4000 UI (Unidades Internacionales) por día, o 0,1 mg.

La Toxicóloga Mabel Burger, referente en la materia en Uruguay, relativizó el alcance de los informes.

En un análisis elaborado especialmente para Rompkbzas la científica uruguaya señala que “las críticas que hacen estas personas adolece de algunos defectos, es indudable que defienden este tipo de cultivos y los insumos que se necesitan para ello, sin considerar o tener en cuenta los impactos ambientales y a la salud de las personas.”

Burger plantea que 1) La ruta de los alimentos no es la única exposición del ser humano, eso es un grave error.

2) La clasificación de la IARC en 2A Probable y 2B Posible son bien diferentes, y no hay que confundirlas, Probable es cuando ya se tiene suficiente evidencia en los animales de laboratorio, y Posible es cuando no hay suficiente evidencia en animales de laboratorio.

Por allí agrega que "No tiene efectos en el desarrollo embrionario en estudios de animales de laboratorio, eso es desconocer varios trabajos de investigación, sobre todo los del investigador Andrés Carrasco (investigador del Conicyt de la UBA Argentina), y de otros autores.

3) Por allí agregan que el Glifosato no es volátil, ese es un concepto muy arraigado para Monsanto, aquí en nuestro país logramos demostrar que aplicadores expuestos a este herbicida presentaron síntomas cutáneos, mucosos, respiratorios y digestivos luego de realizar aplicaciones con glifosato.

4) Finalmente siempre a nivel de plaguicidas se ha tenido que extrapolar los estudios de cálculo de dosis tóxicas obtenidas en animales de laboratorio al hombre, no tiene por qué haber diferencias con este producto.

Burger, actualmente en el exterior se encuentra trabajando en una ampliación de este informe que haremos público en el mes de noviembre.

Comentarios

  • Juan Carlos Gomez

    Mas allá de opiniones sobre este articulo, bastante confuso en algunos tramos, sobre la experiencia con relación al glifosato y otros estudios sobre el tema un aclaración importante. 369 mililitros no corresponden a 3 litros sino a 0,369 litros, o sea 3,69 decilitro, me parece esencial que en un articulo de este calibre se relea y corrija antes de su publicación, si se introduce este error elemental cuantos otros mas contiene el articulo?

Registro

Suscripciones:
×