ENTREVISTA A EDUARDO GUDYNAS

Los Estados no aprietan las tuercas para hacer cumplir las normas ambientales

El científico y activista ambiental Eduardo Gudynas criticó la nueva regulación del Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente sobre la presencia de fósforo en agua que aumenta los máximos permitidos. Señaló que “no es que contaminemos menos”, sino que se tolera más.

A tres años de que 23 empresas de la cuenca del río Santa Lucía fueran intimadas por el MVOTMA a cumplir una serie de cambios para evitar la contaminación del agua, sólo 14 de ellas se reconvirtieron.

Según la ministra del MVOTMA, Eneida De León, el 90% de la contaminación en la cuenca del río Santa Lucía es responsabilidad de estas 23 industrias. En declaraciones que recoge el diario El País, la ministra dijo que "se está siendo muy didáctico con las agroindustrias, se habla con las industrias, se da plazo" dado que "el convencimiento es lo que nos va a ayudar, porque es imposible crear un control absoluto sobre todo". El científico dijo sentirse impactado con estas declaraciones.

No obstante, Gudynas explicó que "las normas ambientales son bastante buenas pero los Estados no aprietan las tuercas para hacerlas cumplir".

En otro orden, el ambientalista dijo que en Brasil hay una crisis que va mucho más allá de lo político y económico y señaló el nivel de involucramiento de los sindicatos que son accionistas de las empresas contaminantes, como en el caso de Petrobras. Explicó que estas empresas buscan “apropiarse de los recursos naturales a cualquier costo” con la participación de partidos políticos y otros actores de la sociedad. También denunció que esto tiene “raíces pre políticas mucho más profundas de lo que creemos".

Gudynas agregó, en este sentido, que el asunto “está teñido de signos de corrupción en los más diversos niveles (…) y de flexibilización ambiental”. Dijo que los gobiernos de Lula y Dilma han sido emblemáticos en otorgar facilidades para la explotación de recursos con menos requisitos. También explicó que la situación se reproduce con el gobierno de Juan Manuel Santos en Colombia, donde se aprobaron leyes express que de no mediar un reclamo, la explotación queda firme. Señaló que en Perú, con el gobierno de Ollanta Humala, esto ocurre otro tanto.

Asimismo, Gudynas dijo que el Poopó, el lago boliviano que se había secado, se ha recuperado en parte gracias a las últimas lluvias. Advirtió, sin embargo, que está muy contaminado. "Los dramas ambientales se anuncian con tiempo pero las autoridades no actúan hasta que es tarde", explicó. El investigador señaló que, según la evidencia científica disponible, está claro hay un caos hídrico: "ya no existe un río mayor en estado salvaje, están todos muy intervenidos. Con muchas represas, sobre todo”. Además, afirmó que hay "un entramado cultural que menosprecia lo ambiental y a los indígenas".

Gudynas también brindó detalles del informe que presentó la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la carga de morbilidad atribuible al medio ambiente. Según la OMS hay 12,6 millones de muertes al año relacionadas a esta causa y explicó que “se calcula que 596 millones están afectados por enfermedad, discapacidad o años perdidos por muerte prematura”.

Registro

Suscripciones:
×