BM felicitó iniciativas tomadas por América Latina

    Mientras los negociadores tratan de atar algunos acuerdos a horas de la finalización de la reunión de Barcelona sobre cambio climático, el Banco Mundial (BM) presentó un informe que felicita las iniciativas que está tomando América Latina.


    Por Gonzalo Sobral, enviado especial de El Espectador


    Las áreas técnicas, en algunas de ellas con una presencia importante de Uruguay, han podido avanzar en algunos elementos en Barcelona, pero el problema  empieza a la hora de saber en cuánto se van a comprometer los países más poderosos a reducir sus emisiones y cuánto dinero están dispuestos a poner para mitigar los efectos del cambio climático en los más pequeños.

    Por su parte, Yvo De Boer, responsable de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, cree que se puede lograr un acuerdo en Copenhague y que le han asegurado desde Naciones Unidas que cerca de 40 líderes del mundo estarían presentes en esa ciudad,

    En tanto, una de las cosas más importantes  que sucedieron en Barcelona fue este jueves cuando el BM, presentó un informe sobre cambio climático que tiene América Latina como centro.

    La responsable de hacer esta presentación, la vicepresidenta de la entidad para América Latina y el Caribe, Pamela Cox, dijo que si los países de ingresos medios miran hacia América Latina -y las cosas que se están haciendo alrededor del cambio climático- se podrán encontrar maneras de avanzar en el tema.

    Expresó, por ejemplo, que la reducción de emisiones generadas por la deforestación, la separación del punto muerto en el que se encuentra el desarrollo hidroeléctrico, el mejoramiento de la eficiencia energética y en la transformación del transporte urbano está dando el ejemplo América Latina, aún cuando las transferencias de dinero que se esperan aún no empezaron.

    Por otro lado, el BM también informó que América Latina y el Caribe sí podían sufrir como consecuencias del cambio climático la baja en la productividad de entre un 12 y un 50% para el año 2100, además de reiterar el tema sobre los glaciares andinos que están desapareciendo y que ponen en peligro a ciudades como Lima.