Africa amenaza con retirada

    La negociación de Barcelona sobre cambio climático, que había sido suspendida por la protesta de los países africanos a la falta de compromisos de los países ricos, salvó el escollo el martes pero podría naufragar el miércoles, informaron los participantes.

    "Tras muchas horas de conversaciones, hoy (martes) pudimos llegar a una solución: vamos a concentrarnos (...) en el grupo que se ocupa de los números", explicó al pleno de los delegados John Ashe, presidente del grupo de trabajo cuyas sesiones se habían visto suspendidas el lunes por la noche.

    Los países de la Unión Africana (UA), respaldados por Bolivia y Venezuela, acusaron a los países desarrollados de no comprometerse con cifras ambiciosas de recortes de emisiones de gases de efecto invernadero y se habían negado a seguir negociando otras cuestiones hasta que ésta estuviese resuelta.

    "La posición que hemos asumido no pretende bloquear el proceso sino que dispongamos de números ambiciosos que demuestren la iniciativa" de los países desarrollados, explicó el negociador de Gambia, Pa Usman Jarju, en nombre del grupo africano.

    Calificando de "inaceptables" los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero "expresados por los países desarrollados", Pa Usman Jarju reiteró la "opinión oficial" de las naciones africanas de que los países ricos deben comprometerse a por lo menos el 40%.

    Persiste así la amenaza de la Unión Africana de retirarse de la negociación si no se llega pronto a resultados ambiciosos. "Si no se llega a los resultados deseados en las discusiones de mañana del grupo sobre cifras, no quedará más solución que suspender todos los contactos", lanzó.

    La Unión Europea (UE) decidió una reducción de sus emisiones del 20% en 2020 respecto al nivel de 1990, que podría aumentar hasta el 30% si existen compromisos similares por parte de los otros países industrializados.

    Por el momento, Europa es la única en haber anunciado públicamente sus intenciones en el marco de un acuerdo multilateral obligatorio.

    El continente africano es responsable de sólo el 4% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero pero es, sin embargo, una de las regiones del mundo más vulnerables a los efectos del cambio climático.

    Para limitar el aumento de la temperatura media del planeta a dos grados centígrados, un nivel considerado soportable, los científicos advierten de que será necesario una reducción en 2020 de entre el 25% y el 40% de las emisiones de los países ricos respecto del nivel de 1990.

    La reunión de Barcelona, que comenzó el lunes y finalizará el viernes, es la última sesión preparatoria antes de la conferencia de la ONU en Copenhague, del 7 al 18 de diciembre, que tiene como misión elaborar un nuevo acuerdo internacional de lucha contra el cambio climático.