Solicitar contraseña

×
Informe del Servicio Informativo de Radio El Espectador ganador del Concurso Eloquium 2010 en la categoría radio, organizado por Boehringer-Ingelheim. (Publicado el 16/08/2010).

EPOC: una lucha por revertir los niveles de diagnóstico

EPOC: una lucha por revertir los niveles de diagnóstico

La Enfermedad Obstructiva Crónica (EPOC) es una afección pulmonar de alta mortalidad que está subdiagnosticada en Uruguay y el mundo. Montevideo es la ciudad con mayor prevalencia de este mal en América Latina, donde de cada 100 casos, sólo dos son están diagnosticados. Informe del Servicio Informativo de Radio El Espectador.


Este es el Año del Pulmón y la EPOC forma parte de las prioridades asistenciales del Ministerio de Salud Pública para 2010. El personal de la salud apuesta a la educación para diagnosticar a tiempo.

Según el Ministerio de Salud Pública, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) tiene como principal causa el humo del cigarrillo, que genera una “respuesta inflamatoria anómala” en los pulmones. En Uruguay, el 98% de los casos están vinculados al tabaco.

Esta reacción es irreversible y por lo general progresiva. Todo depende de la etapa en que se encuentre la enfermedad cuando se realiza el diagnóstico.

Los principales síntomas de esta enfermedad son, en una primera etapa: tos que produce mucosidad en los pulmones, dificultad para respirar (falta de aliento y respiración silbante), sensación de cansancio y dificultad para dormir.

En una etapa más avanzada, se suman otros síntomas, como la acumulación de líquido en las extremidades, coloración azulada en dedos y labios y adelgazamiento.

La EPOC es la cuarta causa de muerte en el mundo y podría ser la tercera en el año 2020. Su prevalencia en América Latina oscila entre un 8% y un 20%. Montevideo es la ciudad que registra el porcentaje más alto (19,7%) según el estudio Platino realizado en 2006.

Este relevamiento se realizó a los mayores de 40 años en San Pablo (Brasil), Ciudad de México (México), Santiago de Chile (Chile), Caracas (Venezuela) y la capital de nuestro país.

La doctora Victoria López Varela, jefa del servicio del Funcional Respiratorio del Hospital Maciel y presidenta de Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT), explicó a El Espectador que si bien en todas las ciudades hay fumadores, Montevideo tiene la población más envejecida. Esto explica que la prevalencia sea tan alta, ya que es una enfermedad que se desarrolla a partir de los 40 años.

La doctora aseguró que en 2008 se repitió en Montevideo el estudio Platino, es decir, consultando a las mismas personas que en 2006. Si bien aún no están todos los resultados, se sabe que la prevalencia de EPOC aumentó y que la cantidad de fumadores disminuyó.

La explicación es sencilla: las personas estudiadas envejecieron y pudieron desarrollar la enfermedad en esos años de distancia entre un estudio y otro.

Los profesionales coinciden en afirmar que el subdiagnóstico es el principal problema a la hora de atacar la enfermedad.  Según explicó la doctora López Varela, el subdiagnóstico de la EPOC es un problema que tienen todos los países del mundo: los desarrollados y los subdesarrollados. La clave está en implementar el uso de la espirometría en todos los pacientes mayores de 40 años, que sean fumadores o ex fumadores. Consultada sobre por qué la espirometría -un mecanismo sencillo y barato para diagnosticar la enfermedad- no forma parte de un chequeo de rutina, la doctora reconoció que “hay una serie de situaciones que hay que cambiar” y contó que se está trabajando para mejorar la situación.

“Cuando tu conocés la enfermedad, la buscás. Los neumólogos que somos un poco los que debiéramos llevar adelante el conocimiento de esta enfermedad no hemos hecho suficiente trabajo en esa área. Las personas piensan que pueden morir de una enfermedad al corazón pero no piensan que pueden morir de una enfermedad respiratoria. Desde las colectividades respiratorias en el mundo estamos buscando justamente que la espirometría esté por lo menos próxima o en el primer nivel de asistencia.  Uno de los proyectos que tenemos en el hospital Maciel es llevar al primer nivel, a las policlínicas periféricas la posibilidad de hacer una espirometría”, explicó la doctora.  

López Vega afirmó que la EPOC tiene otra complejidad: los médicos saben que no todos los fumadores desarrollan este mal, pero explicó que el problema radica en que no hay “pistas” para detectar a quién sí la va a desarrollar.

El doctor Pablo Curbelo, presidente de la sociedad de Tisiología y Enfermedades de Tórax del Uruguay, coincidió con la doctora López Varela al afirmar que la clave está en un diagnóstico a tiempo y recalcó la importancia de la espirometría para cumplir este objetivo,

“En cualquier empresa para un carné laboral se tendría que hacer eventualmente una espirometría, por lo menos una vez en los pacientes mayores de 40 años que sean fumadores. No hay una pauta nacional, pero si nosotros a nivel de neumología en la cátedra pregonamos que debe hacerse y a los estudiantes de medicina y a los postgrado de neumología lo que se les enseña es eso.  En la práctica después se choca con aspectos operativos o que las mutualistas no quieren financiar o controlan la realización de algunos estudios y de alguna manera los pueden llegar a restringir. Es un estudio que no es caro, es fácil de hacer, es simplemente soplar el aire adentro de un aparatito. Para el paciente es un ratito, además. No tiene sentido que a esta altura este estudio se limite”, manifestó.

Curbelo señaló, de todos modos, que la realización del estudio es heterogénea y que depende del centro de asistencia. Lo que no parece estar en duda es que la situación en el interior del país es aún más compleja, dado que en muchas localidades ni siquiera hay neumólogos.

Los médicos son concientes de que falta información al respecto. Es por esto que para revertir esta situación,  tanto la doctora Varela como el doctor Curbelo concuerdan en que la educación es fundamental para revertir el subdiagnóstico. Y cuando hablan de educar se refieren tanto a médicos como a pacientes y funcionarios de la salud en general.

La doctora López Varela aseguró que los médicos deben tratar de comunicarse en forma sencilla y clara con el paciente sin crear “depresión” ni “angustia”.

Si las personas conocen los riesgos de una EPOC en estado avanzado, no dudarán en ir a consultar y pedir la realización de una espirometría ante cualquier síntoma, explicó la neumóloga.

El Ministerio de Salud Pública tomó a la EPOC como una prioridad asistencial para este año. Es en ese marco que se desarrollaron durante el primer semestre de este año programas de educación para médicos y funcionarios de todo el sistema de salud, tanto públicos como privados.

Justamente, la doctora López Varela fue quien estuvo a cargo de esos cursos en la Federación Médica del Interior (FEMI), la Administración de Servicios de Salud del Estado y el Hospital Maciel.

La doctora reconoció que muchas veces el personal no médico de la salud no conoce la enfermedad y no sabe cómo orientar al paciente. El objetivo es cambiar esa realidad.

El 14 de octubre se conmemora el Día de la Espirometría a nivel mundial y Uruguay pretende subir la apuesta. La nueva presidenta de la Asociación Latinoamericana del Tórax dijo a El Espectador que en esta nueva edición se pretende llegar a más pacientes aumentando la cantidad de puntos donde se realicen las espirometrías sin costo.

Según la doctora López Varela, el objetivo es contar por lo menos con cinco o seis puntos. Los años anteriores había un solo sitio en toda la ciudad. También se buscará sumar al interior del país en esta actividad.

La idea es que todas las espirometrías que se realicen en el mundo ese día se vuelquen a un solo sitio web -posiblemente el de la ALAT- para poder luego comparar resultados con los demás países y ver cuántos estudios se hicieron en el planeta.

Nuestro país también busca posicionarse a la vanguardia de los estudios sobre EPOC. Por eso en la segunda edición del Platino, se realizó, además de la espirometría y la encuesta, una extracción de sangre a todos los consultados.

Lo que se pretende es indagar en el componente genético de la enfermedad, ya que según explicó la doctora López Varela, existen casos donde, al estudiar dos pacientes fumadores, de la misma edad y similares características, se ve que uno desarrolló la EPOC y el otro no.

En el mundo no existe un estudio donde se haya seguido en dos oportunidades a la misma población y que en la segunda instancia se sume un estudio genético. Según la doctora, esto va a poner a Uruguay en un lugar muy importante a la hora de hablar sobre esta enfermedad.

Por otra parte, la neumóloga aseguró que las medidas tomadas durante el gobierno de Tabaré Vázquez en la lucha contra el tabaco van a tener sus frutos a largo plazo en lo que a la EPOC respecta.

Lo fundamental es que la gente no haga oídos sordos a los síntomas y concurra al médico y que las sociedades médicas empiecen a incluir a las espirometría como un control de rutina.


Foto: National Library for Health

Registro

Seleccionar Newsletters:
×