Exposición

El encanto de Shirley Temple revive en una exposición de muñecas en Bolivia

El encanto de Shirley Temple revive en una exposición de muñecas en Bolivia

El encanto de la actriz estadounidense Shirley Temple, quien siendo apenas una niña conquistó al mundo con sus rizos rubios y su rostro angelical, revivió en Bolivia en una exposición de muñecas que también rescata el "glamour" de la moda impuesta en los años 30 y 40 por "La mimada del mundo".

Una veintena de muñecas de esa actriz conforma la muestra "Shirley Temple, estrella del cine infantil", inaugurada el viernes en La Paz en homenaje a la niña prodigio de Hollywood, explicó a Efe la directora del Museo "Elsa Paredes de Salazar", Roxana Salazar.

"Queremos rescatar la imagen de la niña con ese carisma que tenía ella, tan elegante, tan encantadora, que conquistó al mundo de Hollywood en su época", señaló Salazar, hija de la fundadora del museo, la boliviana Elsa Paredes de Salazar.

Roxana Salazar resaltó el surgimiento de la actriz infantil en plena gran depresión en Estados Unidos, en una época marcada por el desempleo, el cierre de empresas y el racismo.

"Shirley, en sus películas, lanzaba mensajes con valores que no habían y se convirtió en un entretenimiento familiar muy cotizado. Toda la gente estaba detrás de ella e iba a ver sus películas", manifestó la directora del museo.

La exposición también está dedicada a su madre, esa investigadora y gran coleccionista de muñecas fallecida hace cinco años y que en 2009 abrió ese espacio cultural en La Paz para compartir con personas de todas las edades las piezas atesoradas durante 80 años.

Cada año, el museo realiza muestras temporales con distintas temáticas, incluida una de juguetes antiguos entre los que se expuso una muñeca de Shirley Temple, aunque, según Salazar, entonces no se llegó a lucir en medio de las otras piezas.

Tiempo después les llegó la oferta de un coleccionista argentino para adquirir un lote de muñecas de la actriz y el museo hizo un esfuerzo para poder adquirirlas.

Ese grupo de muñecas se sumó a una Shirley Temple que la directora del museo recibió de su madre cuando tenía diez años. Con todos estos antecedentes, se fue gestando la idea de hacer una exposición dedicada exclusivamente a la actriz infantil.

Para la muestra, las muñecas llegadas de Argentina fueron puestas a punto por el restaurador del museo, Salvador Quispe, cuyo trabajo no se centró sólo en las piezas, sino también en la vestimenta.

"Lo que hemos querido en esta exposición es lucir los vestidos que Shirley Temple usaba en sus películas (...) Son 20 muñecas que estamos exponiendo, de diferentes tamaños. La mayoría son muñecas originales de la fábrica Ideal Toy Company, de EEUU, que fue la que las fabricó en los años 30 y 40", explicó Salazar.

Dos de las veinte piezas fueron prestadas por amigos de Salazar para la exposición. La mayoría está hecha de pasta de composición y tres de porcelana, "que son más modernas" pero también representan a Temple.

El recorrido empieza en la planta baja del museo, donde están expuestas seis muñecas, incluida una con un vestido blanco con puntos y un broche con la fotografía de la Shirley Temple original con la frase: "The world's darling" ("La mimada del mundo").

En el segundo nivel están las demás piezas, que lucen trajes como el amarillo con azul y boina del mismo color que evocan al atuendo de Temple en "Our little girl"; el conjunto de marinera de "Captain January" o el emblemático vestido con motas rojas que llevó en "Stand up and cheer", el filme que catapultó su carrera en 1934.

Algunos de los vestidos y zapatos que llevan las muñecas son los originales de fábrica, otros son réplicas y otros, en los que el paso de los años es notorio, fueron incluidos en la muestra como parte de los adornos que la complementan.

Una vitrina está dedicada a una colección de muñecas y vestidos de papel de Temple, que incluye también pequeños muebles del mismo material y paisajes de fondo.

La exposición se inauguró con un desfile de modas en el que la diseñadora boliviana Micaela Candia Scholz presentó una colección de doce vestidos para niñas de dos a seis años, que evocan la moda que impuso Temple.

"Hay vestidos, abrigos, blusones y capas. Es una colección colorida, divertida y está inspirada en las prendas de vestir que usaba la artista en las películas y en su vida cotidiana", dijo Candia a Efe.

Los trajes fueron lucidos por pequeñas modelos que volverán a subir a la pasarela el próximo martes en un té de beneficencia organizado por las damas diplomáticas de la American British International Asociation (ABIA).

El desfile se repetirá el jueves en la Cinemateca Boliviana, cuando también se proyectará el filme "Pobre niña rica" dentro de las actividades que complementan a la exposición, que permanecerá abierta hasta el próximo 10 de diciembre. EFE

Registro

Suscripciones:
×