Espectáculos

Mujica ante "Misión no oficial": "Demasiada joda para un tema tan serio"

Mujica ante "Misión no oficial": "Demasiada joda para un tema tan serio"

El ex presidente José Mujica fue uno de los primeros espectadores que tuvo la película “Misión No Oficial”. Lo hizo en una función muy especial, reservada para él y su esposa Lucía Topolanski, porque los tres directores del film lo habían implicado en una trama que él desconocía por completo. Al terminar la proyección, Mujica se limitó a expresar un juicio breve: “Demasiada joda para un tema tan serio”, dijo, mientras su esposa seguía riéndose de las bromas que la película le destina al ex presidente. Aquella afirmación tampoco sonó a reproche, sino a aceptación implícita de lo que Denny Brechner, Alfonso Guerrero y Marcos Hecht habían articulado, colocándolo como jefe de tres agentes especiales que van a EE.UU. a buscar la marihuana que Uruguay necesitaba tras la aprobación de la ley de 2013.

Los que no se rieron mucho en aquella función, hasta escuchar a Mujica, fueron los directores. “Fue una de esas situaciones en las que se mezclan los nervios con el entusiasmo”, asegura Guerrero. “Para nosotros sin duda era la mirada más esperada de la película. Siempre estuvo claro que no queríamos ofender al presidente y era muy importante contar con su simpatía. Mujica en oportunidades anteriores había sabido tomarse a bien el humor de las murgas con su figura. Pero estaba claro que el entreverarlo en una comedia tan depositante y con temas tan sensibles, lo estábamos exponiendo a algo que va más allá de nuestras intenciones (…) Por todo eso es que en el momento en que vio la película, en nosotros se conjugaban las ganas de que la viera con los nervios de cuál sería su experiencia y, en lo personal, lo viví con cierta tensión. No estoy seguro de que a él le haya causado mucha gracia”.

Brechner es tajante al recordar lo que sintió en aquella función. “Miedo”, responde. Y Hecht se instala en una línea media entre sus compañeros de aventura: “fue una tortura. Por dentro me dolió cada chiste y a la vez fue una de las veces que siento que me puse más en los zapatos de otra persona”.

Las interferencias que la ficción realiza sobre la realidad son los pilares sobre los que está asentada “Misión No Oficial” y en esa bisagra se produce el encuentro de las dos dimensiones, haciendo tabla rasa con todo lo que se cruza en la historia. Desde las autoridades estadounidenses que impulsaron la legalización de la marihuana en tres Estados hasta el embajador uruguayo Pita y el propio Mujica son los destinatarios de un humor implacable que obviamente nace y contagia a los tres personajes centrales de la historia. 

Por eso Guerrero aclara que “Mujica en la película es muy importante, pero desde la construcción del humor y no desde un rol político. La película es una aventura sin límites hacia el absurdo”. Y no tiene dudas de que “las posibilidades de esta película hubieran sido otras, mucho más limitadas si el presidente no hubiera sido él”.  

Registro

Suscripciones:
×