Entrevista en D10

Rubén Sosa: “Acá tenemos pasión y genética, el fútbol lo llevamos en el ADN”

Rubén Sosa: “Acá tenemos pasión y genética, el fútbol lo llevamos en el ADN”

Rubén Sosa, exjugador de fútbol de Danubio, Nacional y de la selección uruguaya, fue entrevistado en La Tarde D10 acerca de sus inicios como jugador, su etapa en el conjunto tricolor, su escuela de fútbol llamada “Alegría, Alegría”, cómo vivió el retiro de la actividad profesional y cómo observó los hechos de violencia que se sucedieron el pasado fin de semana.

Acerca de los hechos de violencia en el fútbol y de la suspensión del complemento de la 6ª Fecha del Torneo Clausura, dijo que fue una pena y una lástima, y que los videos de lo sucedido en el encuentro entre Platense y Basañez le llegaron a través de las redes sociales. “Acá deben de decidir los árbitros, pero hay veces que los jueces van a canchas que son imposibles y van sin policía”.

Recordó que su amor y pasión por el fútbol comenzaron cuando de niño empezó a practicar en el Club Potencia, institución en donde compartió experiencias con el exjugador José “Pepe” Herrera, hasta que con el tiempo llegó a Danubio, mientras que Herrera fue traspasado a Peñarol. “Acá tenemos pasión y genética, el fútbol lo llevamos en el ADN. Nacemos con eso”, expresó Sosa.

Comentó además que junto a Rubén Paz asisten a escuelas a dar charlas a los niños sobre la violencia en el fútbol. Dijo que cuando se comienza la carrera, el futbolista tiene 300.000 amigos, pero cuando se retira le quedan cinco o seis, y que muchas veces esos amigos son simpatizantes de otros clubes.

“Fue difícil dejar de jugar al fútbol, ya que empecé a jugar a los 5 años y me retiré a los 38”, dijo el exdelantero, que explicó que decidió dejar de jugar cuando un día regresó a su casa y observó en televisión que él celebraba un gol pero que tenía dificultades para caminar y correr con normalidad porque rengueaba. “Ahí dije basta Rubén, ya está!”, expresó.

Afirmó que se casó a los 18 años, y que tuvo una carrera profesional espectacular porque tuvo compañera. Hoy tiene cinco hijos. Dijo que se fue al exterior muy joven, y estuvo 7 años en Italia, 4 años en España y un pasaje en Alemania. “Jugar lo disfruté siempre. Cuando te gusta una cosa tenes que dar al máximo, porque si no lo disfrutas te quedas en la mitad del camino”. En el mensaje que ofreció al final de su participación fue claro: “Cuiodemos al fútbol uruguayo”.

Las más vistas

Registro

Suscripciones:
×