Economía

ENCE formalizó su proyecto en Conchillas

La empresa española ENCE formalizó ayer su proyecto para instalar la planta de celulosa en el Paraje Pereyra, cerca de Conchillas, en el departamento de Colonia. Los documentos fueron presentados ante Presidencia y los ministerios de Vivienda e Industria y hoy serán entregados ante la Intendencia de Colonia.

La inversión total será de unos 1.250 millones de dólares, la fábrica estaría operativa en 2009 y la capacidad de producción será de un millón de toneladas de pasta de celulosa anuales. Una planta del mismo porte que la que construye Botnia en Río Negro. Inicialmente, el proyecto de ENCE era menor.

Ayer sobre el mediodía comenzaron a conocerse las primeras reacciones oficiales del gobierno uruguayo, ante el anuncio realizado en Casa Rosada por el presidente de ENCE, Juan Luis Arregui.

El presidente Tabaré Vázquez se mostró cauto y enfatizó que la autorización del proyecto es resorte de las autoridades uruguayas. "Deberá cumplir todos los trámites reglamentariamente establecidos y será el gobierno uruguayo el que dirá si autoriza o no la instalación de esa planta en el departamento de Colonia, en el lugar precitado", dijo el presidente.

Por su parte el ministro de Economía, Danilo Astori, decidió ser más pragmático y señaló que “lo importante es que se concrete la inversión”. "Los anuncios de ENCE son muy buenos para Uruguay, excelentes, porque eso revela que Uruguay sigue siendo un país capaz de recibir importantes inversiones del exterior, en este caso en el complejo industrial forestal, que tiene un impacto indirecto formidable. Cuando estén en plena operación los proyectos Botnia y ENCE, Uruguay va a alcanzar cifras de inversión y exportación que nunca conoció".

Los vecinos de Conchillas recibieron la noticia con optimismo y con la esperanza de que la planta de celulosa pueda reactivar una zona que estaba prácticamente paralizada.

"Es un pueblo muy chico, no hay trabajo y pienso que para la juventud va a ser una muy buena idea", comentó a El Espectador uno de los vecinos. Otra dijo que "va a ser para bien, que va a haber ocupación de la muchachada..." También se afirmó que en la actualidad no hay fuentes de trabajo y que el destino era el de transformarse en un pueblo fantasma. 

“Ya a los 17 o 18 años se va la juventud a trabajar para otros lados y ahora están locos de la vida. Fíjese, los padres están locos de contentos con esta noticia. El pueblo tomó muy bien la noticia”, comentó otro lugareño.

Las más vistas

Registro

Suscripciones:
×