Panamá, Uruguay y Chile entre los países emergentes con buenas notas en inclusión

Panamá, Uruguay y Chile entre los países emergentes con buenas notas en inclusión

    Panamá, Uruguay y Chile figuran entre las diez economías emergentes más incluyentes, al registrar progresos a la hora de traducir sus políticas en una reducción de la desigualdad y fomentar así la inclusión social, según un informe publicado hoy por el Foro Económico Mundial.

    El Índice de Desarrollo Integrador (IDI) analiza 103 países en cuanto a su rendimiento en tres pilares: crecimiento y desarrollo, inclusión y equidad intergeneracional.

    El resultado de su análisis de esos países muestra que durante los últimos cinco años, pese a la recuperación de la economía mundial, la inclusión social ha empeorado o permanecido sin mejoras en 20 de las 29 economías avanzadas y que la equidad intergeneracional se ha deteriorado en 56 de 74 países emergentes.

    El informe llega a esta conclusión al analizar el PIB per cápita, el empleo, la productividad laboral, la esperanza de vida sana, los ingresos medios por hogar, la tasa de pobreza, el ahorro neto ajustado, la deuda pública, la ratio de dependencia demográfica, la intensidad de carbono y el ingreso nacional bruto.

    Entre los diez países emergentes más incluyentes destacan en la posición sexta Panamá, en la octava Uruguay y en la novena Chile.

    Esos países latinoamericanos comparten el ránking con Lituania, Hungría, Azerbaiyán, Letonia, Polonia, Croacia y Rumanía.

    En el apartado de otras economías emergentes, Perú figura en el puesto 14, Paraguay en el vigésimo y la República Dominicana en el 21. Les siguen Argentina (23), México (24), Nicaragua (29), Colombia (30), El Salvador (35), Brasil (37), Bolivia (41), Guatemala (44) y Honduras en el cuadragésimo sexto puesto.

    Para el Foro, "las economías dan prioridad a políticas que apuntalan un crecimiento a corto plazo por encima de la inclusión y la sostenibilidad, y eso pese a las inquietudes que existen sobre la desigualdad social".

    De acuerdo con el Foro, tanto los países ricos como los pobres tienen dificultades para proteger a las generaciones futuras.

    En el pilar de la equidad intergeneracional y la sostenibilidad se observa un empeoramiento en las economías tanto de ingresos altos y medios como en las de ingresos bajos desde 2012, y una mejora solo marginal del 0,6 % en las economías avanzadas.

    Según el informe del Foro, las diez economías avanzadas más incluyentes son Noruega, Islandia, Luxemburgo, Suiza, Dinamarca, Suecia, Holanda, Irlanda, Australia y Austria.

    De las economías del G7, Alemania (12), obtiene el mejor ránking, seguido de Canadá (17), Francia (18), el Reino Unido (21), Estados Unidos (23), Japón (24) e Italia (27).

    Durante los últimos cinco años solo 12 de los 29 países avanzados han conseguido reducir la pobreza y solo ocho registraron una reducción de la desigualdad por ingresos.

    Para el Foro, "las economías dan prioridad a políticas que apuntalan un crecimiento a corto plazo por encima de la inclusión y la sostenibilidad, y eso pese a las inquietudes que existen sobre la desigualdad social".

    En opinión del jefe de la Agenda Global del Foro, Richard Samans, los líderes no deberían esperar que un crecimiento más elevado sea la panacea para contrarrestar las frustraciones sociales, incluidas las de generaciones más jóvenes, sino centrarse "específicamente en progresos sostenibles en los estándares de vida". EFE